Archivo del blog

lunes, 9 de diciembre de 2013


DESMINTIENDO MENTIRAS PSEUDO ECOLOGISTAS – SE SIGUEN CONSTRUYENDO HIDROELÉCTRICAS Y NUCLEARES EN EL MUNDO.

 

Algunos contundentes datos de la realidad: En 2012 se construyeron muchas nuevas hidroeléctricas en el mundo, equivalentes a 10 Yacyretás. Eso equivale a aproximadamente 30 GW de hidroeléctricas convencionales, y entre 2 a 3 GW más de centrales de bombeo.

Acorde a su descomunal crecimiento económico y evidente desarrollo general, China lideró las incorporaciones de usinas hidroeléctricas, con casi la mitad del total mundial (14,4 GW y 1,5 GW respectivamente), pero otros actores asiáticos también fueron responsables de 8,6 GW más. ¿Alguien en su sano juicio puede pensar que “las presas hidroeléctricas ocasionan miseria”, como afirmó algún hippie anacrónico por estos pagos misioneros? ¿O será que los fundamentalistas ecológicos que les hacen coro a semejantes disparates, pueden suponer que los chinos y asiáticos en general son estúpidos? ¿Acaso construyen hidroeléctricas “para seguir en el atraso”? ¡Simplemente delirante, como la mayoría de los razonamientos inculcados por las transnacionales del ecologismo cavernario (Greenpeace, WWF Vida Silvestre y otras)!

En nuestro continente, la opulenta América del Norte más América Central sumaron 1,99 GW, mientras que América del Sur incorporó 1,83 GW (de estos, la mayor parte corresponde a Brasil). ¿No decían los fundamentalistas de la ecología que los países ricos ya no construyen represas “por ser tecnología obsoleta”? ¡Otro más de los tantos disparates de esos fanáticos dogmáticos descolgados de la realidad! Y eso que tanto Canadá como EEUU tienen miles de hidroeléctricas ya construidas, pero igual siguen intentando aprovechar al máximo esta energía renovable, limpia y económica.

Por su parte, Europa solo incorporó  0,85 GW y África 0,37 GW. Pero Europa construyó tan poco, porque prácticamente no le queda riacho por aprovechar para “exprimir” algunos KW más de Potencia Instalada, mientras que África no lo hace por falta de recursos, pese a tener un enorme potencial hidroeléctrico sin aprovechar. Allá también los fundamentalistas de la ecología hacen sus prédicas corrosivamente perversas, pretendiendo que acepten el subdesarrollo crónico, en nombre de “la ecología”. Incluso en algunos países con grandes potenciales hidroeléctricos, presionan para imponer eólicas, más “ecológicas”… y mucho más caras, además de técnicamente complicadas.

Otro de los dislates expresados como “actos de fe” política-energética, es afirmar que “los progresistas ‘deben’ estar con las ‘renovables’ (léase eólicas y solares, más biomasa y alguna que otra más), demonizando a las ‘grandes centrales’ y sobre todo a hidroeléctricas y nucleares…’por representar el capitalismo’..etc., etc.”. Si así fuera, ¿cómo se entiende que China, Vietnam, Nicaragua, Irán, Venezuela, Ecuador, y otros países que al menos son claramente opuestos al “capitalismo” neoliberal, están entre los países que realizan mayores inversiones totales o en proporción a sus economías?

En la generación nuclear, recientemente India inauguró el primero de dos reactores de una gran central llamada Kundankulam, de 1,83 GW de Potencia Instalada. Y además China puso en marcha otra central nuclear.

Existen 72 usinas nucleares en construcción en el mundo, de las cuales China aporta 29, que se sumarán a las 18 que tiene en actividad. El gigante oriental también lidera las construcciones de centrales nucleares en el mundo, acorde a su portentoso desarrollo socio económico.

Modesta pero orgullosamente, Argentina está terminando la tercera central nuclear, proyectando dos más (muy posiblemente con asistencia tecnológica rusa o china), además de avanzar con el proyecto propio de centrales modulares CAREM. Eso no es poco por cierto en el panorama íbero americano.

En el mundo existen 435 usinas nucleares en funcionamiento, una en parada técnica prolongada, 72 en construcción, 160 planificadas, y en proyectos a mediano plazo se estiman otras 329.

Si el mundo necesita reemplazar en la mayor medida posible, a la generación termoeléctrica basada en la combustión de combustibles fósiles (riqueza no renovable y altamente contaminante), las únicas tecnologías alternativas aptas para funcionar como centrales eléctricas de base, son las hidroeléctricas y las nucleares.

Dentro del ABC de los conocimientos energéticos, está el hecho incontrastable, que solo existen tres tecnologías técnicamente aptas para funcionar como usinas de base: termoeléctricas, hidroeléctricas y nucleares. Todas las otras tecnologías son meros complementos, y por sus severas limitaciones técnicas, carecen de las condiciones mínimas requeridas para funcionar como usinas de base; tanto por su imprevisibilidad y aleatoriedad, por las oscilaciones de voltaje y provocación de nocivas armónicas (concepto técnico específico de la transmisión eléctrica), como por su baja confiabilidad o por tener insalvables períodos “ciegos” (como la solar de noche). Y por supuesto, las tecnologías “renovables” y “nuevas fuentes de energía”, son muy caras por KWh…pero eso se cuidan muy bien de exponer, quienes hacen “lobby” para imponer eólicas y solares al como sea.

Aunque sea irracional y reñido con todo basamento técnico y científico, hoy la moda del ultra ecologismo es atacar a hidroeléctricas y nucleares, ¡Y los “progres” tan fervorosos como desinformados, se prestan entusiastamente a operar y vociferar “en contra de”! Ni se percatan que la juegan de peones de las corporaciones petroleras y otras, del “capitalismo” que tanto dicen aborrecer.

Mientras tanto, las ONGs transnacionales –Greenpeace, WWF Fund. Vida Silvestre, y otras- siguen los dictados del G 7, y básicamente de Gran Bretaña, operando como impulsores del subdesarrollo crónico; jamás proponiendo soluciones, y “mirando para otro lado” respecto a otros acuciantes problemas humanos y ambientales, que desdeñosamente consideran “fuera de agenda”.

A la vez, se refuerzan las alianzas tácitas de esas ONGs con las petroleras transnacionales de orígenes anglosajones, fuertemente sospechadas de ser financiadores principales de las transnacionales del ecologismo cavernario; petroleras a las que favorecen esas ONGs al impulsar mayores consumos de petróleo y gas, lo cual es directa consecuencia de entorpecer nuevas construcciones de hidroeléctricas y nucleares.

 

Mini glosario: GW=Unidad de medida de Potencia Eléctrica/

1 GW = 1.000 MW = 1.000.000 de KW.

 

Fuentes de datos: Revista Hidria Nº 48 – IHA -// Página web de la IAEA - //Consultas a CNEA y a INVAP -// Publicaciones energéticas varias.

 

Aclaración: por la constante variación de los datos, ante nuevas construcciones, terminaciones de obras, nuevos proyectos, etc., pueden existir pequeñas modificaciones de las cantidades expuestas, al momento de publicarse este informe.

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

Investigador de temas económicos y geopolíticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario