Archivo del blog

viernes, 29 de septiembre de 2017

LIBERALISMO - ESCLAVITUD DISFRAZADA DE LIBERTAD ABSOLUTA
La reciente “liberación” (palabrita que suena a simpática, escondiendo su intrínseca perversión en temas político – económicos) de los combustibles en Argentina, muestra descarnadamente el sentido real del concepto, tanto en ese caso puntual como en la generalidad de los temas económicos y políticos.
Esa “liberación” de precios, significa que el cerrado oligopolio productor y vendedor de combustibles de Argentina, podrá disponer a su antojo y conveniencia del mercado consumidor de naftas y gas oil, maximizando sus utilidades, al tener como prisioneros económicos a todos los consumidores directos e indirectos de combustibles, o sea a todo el pueblo argentino; pudiendo exprimirnos sin límite ni control alguno, y lógicamente sin importarles un ápice el desarrollo socio económico nacional. El Estado, manejado por el personero de Shell puesto a Ministro de Energía, ausente con aviso.
¡Esa es la mejor explicación práctica del significado real de las “liberaciones” de precios, que significan la esclavitud económica para las amplias mayorías de nuestro pueblo, llevado a los empujones y engaños a un cuadro de miseria abyecta y exclusión total!
Similar razonamiento, muy bien fundamentado, cabe realizar respecto a la “flexibilización laboral”, la cual mediante la anulación de todas las leyes de protección a los asalariados y la anulación lisa y llana de toda consideración social y humana, pretende “liberalizar” las contrataciones laborales, de forma tal que cada trabajador “libremente” negocie su salario con su patrón, de forma tal de poder “elegir” entre un salario miserable o morirse de hambre como desocupado crónico.
Es lo que con toda premura implementó el gobierno del usurpador del Poder Ejecutivo en Brasil, Michel Temer (que accedió al poder mediante un golpe de Estado mediático-legislativo), con los apoyos de la oligarquía del vecino país y los poderes plutocráticos de las potencias neocolonialistas, las mismas que fogonean imponer al como sea la globalización salvaje,
¡Y es lo mismo que en Argentina busca imponer, con toda su claque de periodistas al tanto por cuanto y sus vasallos políticos menores (como la deshilachada UCR), el neoliberalismo gobernante y que pretende erigirse en monopolio político imperante!
Otro de los tantos ejemplos de perniciosidad liberal, es la muy promocionada “libertad de comercio”, aplicada a rajatabla hoy en Argentina, logrando rápidos resultados claramente buscados…de cierres masivos de fábricas, de comercios (sobre todo en provincias fronterizas) colapsados, de aumento de la desocupación y de la miseria estructural, además de destrozar la balanza comercial aumentado acentuadamente el déficit del comercio exterior, lo cual acentúa el aumento descomunal de la deuda externa.
El “endiosamiento” de la “libertad” resignando soberanía, nos viene de lejos, de los unitarios entreguistas de los albores de nuestra patria, de la “libre navegación de los ríos” perpetrada como consecuencia de Caseros, por la cual los barcos extranjeros pasaron a navegar nuestros ríos interiores “como Juan en su casa” como su fueran aguas internacionales, y hasta los británicos se dieron el lujo de enviar una cañonera (surta en Montevideo), para “patotear” en Rosario a fines del siglo XIX, ante un conflicto suscitado entre Santa Fe y un Banco británico con sucursal en aquella ciudad.
Ya lo dijo Perón hace largas décadas: “los mercados nunca son ‘libres’, o los maneja el Estado o lo manejan las corporaciones”; y en el caso argentino, muy actual, las corporaciones extranjeras, como sucedió en largos años de nuestra azarosa y vergonzosa historia de sumisión explícita a la potencia imperial de turno, al igual que lo padecido por los países hermanos de nuestra región.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

martes, 26 de septiembre de 2017

PROVOCANDO PROVINCIAS INVIABLES
En la terrible década del ’90, que desembocó en la crisis terminal de 2001/2002, Cavallo y otros popes de la economía neoliberal apátrida, entre muchas falsedades ideológicas repetidas cuan dogmas sagrados indiscutibles, entre un puñado machacado persistentemente, dos de ellos tienen que ver con el desprecio al país profundo, al federalismo y al amor a la patria.
En vez de “economías provinciales”, fabricaron el difuso concepto de “economías regionales” como sutil forma de “ningunear” (*) a las provincias excluidas del núcleo duro central de la Pampa Húmeda, también llamado por los voceros del establishment “la pampa gringa”, denominación tampoco inocente, pues lleva implícita el racismo rampante que buscan instalar los medios masivos de la incomunicación y las tergiversaciones…pero este es un tema que podrá tratarse en otro artículo.
Otro de los neologismos instalados en aquellos años del neoliberalismo rampante, es el de “provincias inviables”, el cual no por casualidad está volviendo a mencionarse en los presentes años de neoliberalismo recargado padecido hoy.
Este concepto es de una perversidad muy refinada, pues es brutalmente excluyente, dado que para la retorcida lógica de la oligarquía CEOcrática (**), lo único que cuenta es el retorcido y deshumanizado criterio de rentabilidad, que pretenden trasplantar desde su visión oligopólica – empresaria ultra liberal, al manejo del Estado, al cual gobiernan como si fueran los dueños, mientras que los ciudadanos de a pie pareceríamos la versión anacrónica de los nuevos siervos de la gleba, atados al poder y caprichos de los amos (neo) medievales.
Además ese concepto es la reedición del más cerrado y apátrida unitarismo, centrado en la desproporcionada ciudad-puerto y la rica provincia de Buenos Aires, y socarronamente despectivo de todo el interior, con las únicas excepciones parciales de Santa Fe y Córdoba. Es evidente que la CEOcracia ultra liberal, es la heredera directa de los rivadavianos, de los mitristas y sarmientistas, achicadores del territorio, carentes de toda noción de Grandeza Nacional, y excluyente sin tapujos ni vergüenza de las grandes mayorías nacionales.
Pero lo peor es la “inviabilidad” de las “provincias marginales”, que está siendo provocada, fomentada e instalada por el propio unitarismo neoliberal hoy puesto en esta especie de suma del poder público al cual autoasumió, para anular todo conato de fundamentada oposición a su gobierno.
Las principales acciones y omisiones que reinstalan la pobreza, la desindustrialización forzosa, la desocupación masiva, la exclusión social y la futura ingobernabilidad de las provincias “menores” de Argentina, son estas:
 Achicamiento de las coparticipaciones (distribución de los impuestos nacionales) a casi todas, mientras se opera para aumentar la coparticipación de la provincia de Buenos Aires…precisamente la más rica, y curiosamente la más endeudada de todas, ante el “festival de toma de deudas” de “Heidi” Vidal; quien procede acorde al pensamiento de la vicepresidente Michetti, quien entre otras “frases célebres” dijo “es bueno endeudarse” (SIC).
 “Sugerencias” y presiones para que las provincias eliminen el Impuesto Sobre los Ingresos Brutos, que es la principal fuente de ingresos genuinos de la mayoría de las provincias, además de las coparticipaciones.
 “Invitaciones” y sutiles facilidades para que las provincias se endeuden en dólares en el exterior, configurando un cuadro de situación que cada vez se parece más a los prolegómenos de la hecatombe de 2001.
 Casi nulas obras públicas del promocionado y falaz Plan Belgrano, otra de las algazaras propagandísticas del neoliberalismo imperante.
 Anulaciones de diversos servicios ferroviarios, lo cual nos vuelve totalmente dependientes del muy caro transporte automotor para las cargas, y mata la alternativa más económica y federal para el transporte de pasajeros.
 Exclusión sin justificativos lógicos, de Misiones y Corrientes del Gasoducto del NEA, privándonos del importante servicio de gas natural; exclusión perpetrada ante la total pasividad de sectores gremiales, empresariales, políticos, intelectuales y pueblo en general de esas dos provincias. ¿Acostumbramiento al subdesarrollo crónico, ignorancia, pasividad extrema o resignación sin vuelta?
 Inacción total para construir los imprescindibles puentes carreteros nuevos que remplacen a los derrumbados ante la desidia oficial nacional y provincial, en la Ruta Nacional Nro. 12, a ambos lados de Corrientes Capital.
 Inacción total para reimplementar el muy económico transporte fluvial, que abarataría costos directamente a siete provincias, e indirectamente a varias más. Silencio total de empresarios, gobernantes, …y de ecologistas, que parecen no ver los enormes ahorros ambientales que significarían las gigantescas economías de combustible de las barcazas de carga, respecto al muy costoso y gastador transporte carretero. Además del descongestionamiento de rutas y con ello evitar las frecuentes colisiones que tantas vidas y mutilaciones permanentes cuesta, dolorosamente.
 Inacción total del gobierno nacional, ante las sangrías económicas que causa el hoy totalmente deficitario comercio fronterizo, evidenciando una total insensibilidad frente a la miseria que provoca a todo el país, y en particular a las provincias fronterizas. Muy tibios o inexistentes reclamos de sectores políticos, empresarios y gremiales, ante el tremendo cuadro de situación, que no parece tener fin ni piso de profundización.
 Problemas sociales, educativos, sanitarios y humanos de todo tipo, que causan las bajas sensibles de los salarios reales, de por si bajos en las provincias menos desarrolladas, de las quitas de subsidios a discapacitados, de subejecuciones y limitaciones presupuestarias para salud pública, educación, y entes previsionales como el PAMI; a todo lo cual se agregarían bajas programadas en las retribuciones a jubilados y pensionados. Un calco de 2001.
 Blindaje mediático casi total, que oculta y/o minimiza este dantesco cuadro de catástrofes generalizadas, provocadas por la dogmática aplicación del más crudo neoliberalismo. Todo ello mientras las ganancias siderales de las operaciones especulativas y de los grandes grupos concentrados no parecen tener techo ni limitaciones algunas.
 Instalación de la “lógica” neoliberal, según la cual “lo inviable” debe ser desechado, lo cual avalaría la mutilación territorial argentina, tal como lo habría sugerido –según trascendió y fue repudiado por Veteranos de Guerra Fueguinos- el actual vicepresidente del Banco Central Lucas Llach, y seguramente otros del sector gobernante lo expresaron, en ámbitos más reservados.
Detrás de todo esto se puede percibir, ominosa pero semi oculta para personas no informadas o muy colonizadas mentales, las amenazas no solo a la hoy menguada soberanía nacional, sino también a la integridad de nuestra nación, la cual aparece crecientemente amenazada por el peligro cierto de balcanización y o destrucción total, a consecuencia de la remozada aplicación de una nueva versión del ominoso Plan Morgenthau, ideado décadas atrás por los mega poderes plutocráticos transnacionales.
¿Exageraciones o suposiciones sin fundamento? Eso lo pueden decir los desinformados crónicos, los operadores de esas medidas destructivas, o los muy colonizados mentales; como clasemedieros sin rumbo, progres fuera de foco, o muy confusos patrioteros de bandera, entre otros.
(*) Ningunear, argentinismo que implica quitarle entidad o importancia a algún pensamiento, persona o institución.
(**) CEOcracia, gobierno de los “CEOs”, o cabezas dirigentes de grandes grupos corporativos.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

viernes, 22 de septiembre de 2017

SOBRAMOS 25 MILLONES DE ARGENTINOS
Para el retrógrado programa económico del neoliberalismo recargado, hoy ejerciendo casi la suma del poder público, que nos lleva a los empujones al feudalismo oligárquico al estilo del que en siglo XIX implementó “el régimen” mitrista; oligárquico, ultra liberal y subordinado a Gran Bretaña, vigente desde 1862 a 1916; apenas hay lugar para 20 millones de argentinos, por lo que claramente “sobramos” 25 millones de argentinos.
Y claramente busca ejercer sin límites la suma del poder público, persiguiendo a jueces y funcionarios judiciales que no les son “dóciles” o a lo sumo sutilmente subordinados, en casos “sensibles” como las múltiples causas judiciales que involucran al presidente, sus ministros y otros colaboradores (en esos casos parece funcionar la “justicia express” con rápidos sobreseimientos y descarte de pruebas contundentes y cruciales); instalando la censura periodística con diversos grados de sutileza, llegando a límites mayores en el caso de Roberto Navarro (cuyos brillantes trabajos de investigaciones muy bien fundamentadas evidentemente molestaron al establishment); con presiones sobre funcionarios inducidos a renunciar prematuramente pese a tener mandatos vigentes con cobertura constitucional o legal (como Echegaray en la AFIP y Vanoli en el Banco Central); con supuestos legisladores opositores que avalaron todos los desguaces y endeudamientos; con dirigentes de la CGT que parecen dóciles complacientes que avalan las medidas destructivas y excluyentes; con la cerrada cobertura mediática de los medios de difusión concentrados; con el claro y evidente pacto de retirados proceseros (*) de las FFAA con el neoliberalismo CEOcrático, al cual apoyan retirados e incluso seguramente buena parte del personal en actividad (lo cual evidencian en las redes mediáticas y en expresiones diversas, reconocido incluso por analistas políticos como Rosendo Fraga), que a cambio de los indultos, subas de salarios y ciertas “reivindicaciones” sectoriales, lamentablemente el grueso de los uniformados evidencian aplaudir o a lo sumo ignorar el desguace industrial, tecnológico, el empobrecimiento masivo, y las acciones vergonzosas de resignación de soberanía y de subordinación expresa a las Potencias Atlantistas (las de la OTAN y asociadas). La concepción de “patriotismo” de esos uniformados, parece agotarse en el himno y la bandera, lamentablemente; con escasos
conocimientos históricos que no pasan más allá de las tergiversaciones del mitrismo, y evidentemente con muy pobres o nulos entendimientos de Geopolítica, pues muestran palmariamente seguir encerrados en perimidos esquemas de los años ’70, “persiguiendo zurditos” mientras hoy la realidad pasa por otros carriles muy diferentes.
En ese plan político – económico, implementado por el establishment local, subordinado a los poderes financieros y colonialistas transnacionales, a duras penas y con bajísimos salarios precarizados, apenas hay lugar para 20 millones de argentinos, de los cuales al 85/90 % pretenden llevar a los empujones a niveles salariales de infra consumo, ni siquiera de subsistencia, con la falaz excusa de la “competitividad” de la economía argentina.
Refuerzan esas políticas, los “consejos” del FMI y entes similares, además de ciertos pedidos o “recomendaciones” de “empresarios exitosos”, los que alegan sesgadamente que es la única alternativa para hacer “crecer el empleo y la economía” (¡¿?!), pregonando en los hechos una vuelta a la semiesclavitud de los asalariados como imperaba en Argentina en el siglo XIX y como hoy está vigente en muchos países del mundo en los que los derechos de los trabajadores son pisoteados o directamente inexistentes.
Y ese modelo de concreto genocidio económico, con endeudamiento brutal cuyos intereses impedirán financiar los mínimos requerimientos de salud y educación pública, con millones de parias desocupados y excluidos, y sin perspectiva alguna de futuro digno ni menos aun de soberanía nacional, solo cierra con fuerte represión. Represión para la cual reflotaron larvados odios a “civilachos revoltosos y (supuestamente) vagos” –sin pensar que esos “revoltosos” son maestros con sueldos miserables, médicos de hospitales públicos precarizados y bastardeados, o trabajadores convertidos en desocupados crónicos-; odios y cerrazones mentales profundos, en su momento instalados en el “proceso” mediante sutiles pero severos cursos de adoctrinamiento dictados con formatos de la Escuela de las Américas, para que se acepte sin límites la doctrina de la seguridad nacional, dejando sin efecto la Doctrina de la Defensa Nacional, y con ello pisoteando de hecho toda noción real de soberanía nacional, reduciéndola a formalismos de himno y bandera huecos de contenido.
Muy pocos argentinos parecen tomar conciencia que todo evidencia la acelerada implementación de un nuevo Plan Morgenthau, a la medida de Argentina, no solo para condenarnos al subdesarrollo crónico, sino también para concretar la balcanización que por poco lograron con la crisis de 2001/2002, la cual evidencian querer repetir, en versión corregida y aumentada. Balcanización que a la vez, de perpetrarse, sepultará toda posibilidad de concretar el viejo anhelo de la Patria Grande, pendiente desde nuestras independencias formales en el siglo XIX;
Patria Grande que es el único camino viable en el mundo de Grandes Bloques Geopolíticos, ya claramente imperante en el siglo XXI.
(*) “Proceseros”= partidarios y/o copartícipes del gobierno cívico militar que usurpó el poder en 1976, para implementar el neoliberalismo salvaje.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

miércoles, 13 de septiembre de 2017

¡SON LOS MISMOS!
Todo un escrito...el difundido por un oficial retirado de alto rango del Ejército, el cual pese a su indiscutida caballerosidad y don de gentes, demuestra que, con aderezos actuales, sigue "anclado en los años '70", como generalicé en algún artículo de no hace mucho.
Las Instituciones Armadas y De Seguridad son muy importantes, imprescindibles, y como tales las Instituciones deben ser preservadas.
Ahora bien, habida cuenta que en varios períodos no muy lejanos de nuestra Historia Nacional, las cúpulas de esas Instituciones se sirvieron de las mismas para perpetrar tropelías de diversos tipos, incluso poniéndose de hecho al servicio del sempiterno agresor británico (claro que siempre envuelto "convenientemente" con grandilocuentes y huecas palabras de "patriotismo"); para sanar muy dolorosas heridas lo que corresponde y es asignatura pendiente, realizar un "mea culpa" público y con profunda convicción (no meros formalismos), acto que a la vez debería ser la evidencia palpable de un claro cambio de mentalidad, que consecuentemente deje de lado y para siempre la muy nefasta doctrina de la seguridad nacional, para volver a incorporar, remozada pero sólidamente, la Doctrina de la Defensa Nacional; la cual fue vilmente bastardeada por aquellos que por muy confusos o directamente por ser cipayos asumidos, priorizaron "defender al sistema" antes que defender a la Patria.
Esos confusos o cipayos, son los que continuamente priorizaron los dogmas del más crudo liberalismo económico (siendo con ello dóciles marionetas de los anglosajones y luego de las potencias atlantistas y el sistema bancario transnacional), en vez de defender los Intereses Nacionales. Son los mismos, que en vez de defender y acrecentar los legados de prohombres como el General Ingeniero Mosconi, el General Ingeniero Baldrich, el General Ingeniero Savio, el Brigadier Ingeniero y Doctor San Martín, los especialistas en Geopolítica Coronel Rodríguez Zía y General Guglialmelli y otros; en vez de eso se dedicaron a custodiar y alentar el accionar de los personeros de la dependencia y testaferros de intereses antinacionales, demostrando ser colonizados mentales, cuando no apátridas asumidos.
Son los mismos que con ferocidad propia de enajenados mentales, bombardearon y ametrallaron al pueblo en 1955; luego perpetraron el golpe de Estado que fue instigado e incluso pertrechado por los británicos; los mismos que perpetraron los fusilamientos de 1956, mientras ejecutaban un plan económico regresivo, endeudador y antiindustrial; los mismos que primero con presiones constantes, y luego con el golpe de Estado de 1962 buscaron desarticular esa Argentina tecnológica e industrial y el autoabastecimiento petrolero, todo lo cual con aciertos y errores fue realizado por el desarrollismo; los mismos que perpetraron el golpe de Estado de 1976, bajo cuyo amparo los poderes transnacionales con sus subordinados locales instalaron por la fuerza el neoliberalismo salvaje que tanto y tan profundo daño hizo al tejido social y a la estructura económica de Argentina, además de los gruesos desaciertos geopolíticos que nos ubicaron como subordinados explícitos de las potencias anglosajonas.
Son los mismos que como ignorantes de la Geopolítica, se prestaron al juego “sugerido” por el intelectual británico (en rigor canadiense radicado en GB) Harry S. Ferns, quien expresó que una guerra civil sería el único modo de desarticular completamente los grandes avances logrados por el peronismo, demostrando con su accionar ignorar que tanto la irracional guerrilla (que atacó y mató a ejecutivos y dirigentes industriales, además de dirigentes gremiales y oficiales de las FFAA, pero no agredió a la oligarquía campera y sus derivaciones, pues el objetivo real de la guerrilla era ser funcional al retorno a la vieja “Argentina sin chimeneas”, además de sembrar odios y caos); como las FFAA fueron azuzadas sutilmente por las potencias anglosajonas para instalar una virtual guerra civil, como “sugería” el intelectual británico mencionado.
Son los mismos que demostrando tanta soberbia como ignorancia total de la Historia Mundial y de la realidad geopolítica mundial, torpe y embrutecidamente se creyeron “aliados” de EEUU siendo que eran dóciles marionetas; suponiendo que esa potencia actuaría diplomáticamente a favor nuestro en la absurda Guerra del Atlántico Sur, en la cual contra toda lógica fue evidente que los altos mandos solo buscaron una “derrota decorosa”, al negarse a recibir ayudas rechazándolas por motivos ideológicos. ¡O sea, priorizaron “la lealtad al sistema” antes que las
urgencias del Interés Nacional! Desconocieron las claras enseñanzas sanmartinianas…¡y se dicen “patriotas”!
Son los mismos que apoyaron y apoyan al actual gobierno neoliberal, claramente apátrida y subordinado a las potencias atlantistas; el mismo gobierno que destruye y desfinancia los entes tecnológicos, la industria nacional, que nos endeuda brutal y peligrosamente, que entrega o prepara la entrega definitiva de soberanía en Malvinas, la Antártida Argentina, el Mar Argentino y la Patagonia Argentina; incluso colaborando activamente con varios de sus cuadros retirados en funciones relevantes de la CEOcracia neoliberal gobernante.
Son los mismos que ni se inmutan ante la paralización y extranjerización de ARSAT y la casi segura pérdida de una órbita geoestacionaria; ante las paralizaciones de obras de importancia estratégica (Atucha 3, hidroeléctricas en Santa Cruz, Central Carbonífera Río Turbio, Chihuido 1); ante los frenos evidentes al Plan Nuclear y a varios proyectos tecnológicos desarrollados por INVAP; ante la importación masiva de materiales y equipos para las Fuerzas de Seguridad, siendo que mucho de ello bien podría ser fabricado localmente, incluso a precios más reducidos.
Son los mismos que ni parecen conmoverse ante la pobreza, la miseria y la desocupación crecientes; mientras parecen “mirar para otro lado” cuando se reinstalan feroces políticas represivas contra trabajadores despedidos, docentes con salarios de hambre y otras muchas muy justificadas protestas.
Son los mismos que ahora pretenden achacar a Milagro Sala –claro, es morocha y con rasgos indígenas, además de molestar a los “poderes establecidos”- la culpa de la muerte por accidente de gendarmes que eran despachados a Jujuy para “mantener el orden” (así da a entender cierta enrevesada redacción), en vez de pensar en responsabilizar al gobernador jujeño y el gobierno nacional que instrumentaron los operativos represivos.
Son los mismos que agrandan la grieta entre unitarios y federales, luego liberales y nacionales; incluyendo en varios casos deplorables conceptos clasistas y racistas, además de fogonear la exaltación del “espíritu de cuerpo” de perimidas dirigencias de las FFAA que pretendieron instaurar pautas de castas privilegiadas; en vez de volver a las fuentes en las cuales las FFAA nutrían sus cuadros en el
pueblo, incorporándose en él en vez de instalar perniciosas divisiones entre “civilachos” y “milicotes”.
Son los mismos que rinden homenaje a un apátrida fusilador como Aramburu, mientras evidencian desconocer el Plan Morgenthau en marcha (las evidencias lo demuestran), mientras se abona el camino hacia la disolución nacional.
Son los mismos tan confusos como ciertas “progresías” muy fuera de foco, estas últimas con negativas premisas instaladas por ONGs británicas y otras extranjeras, “ecologistas”, “derecho – humanistas”, “indigenistas”, Fundaciones ultra liberales, y otros instrumentos de colonización cultural.
Muy preocupante cuadro de situación, más grave aun que lo sintéticamente descripto.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

sábado, 9 de septiembre de 2017

CONSECUENCIAS DEL NEOLIBERALISMO
Descomunal y mayor endeudamiento de la historia argentina. Aumentó en más de 100.000 millones de dólares…hasta ahora (09/2017).
Espiral de endeudamiento sin freno y desbocada.
Los intereses de la descomunal deuda externa, ya son superiores a los presupuestos de Salud y Educación, sumados.
Fuga del 80 % del monto del nuevo endeudamiento (más de 80.000 millones de dólares). Mucho a paraísos fiscales como Panamá, Bahamas, Bermudas, etc.
Timba financiera de LEBACs creada e impulsada por el Banco Central, monto inmanejable que cuando se dolarice provocará otra corrida cambiaria.
Mayor déficit comercial de la historia en 2017, según las proyecciones de exportaciones e importaciones hasta fin de año.
Descomunal déficit fiscal, a consecuencia de exenciones de impuestos a ricos (“el campo”, la minería, Bancos, autos de alta gama importados, champagne y consumos suntuarios), y de gastos desbocados, entre otros rubros por masivas contrataciones de militantes como “ñoquis gourmet” con sueldos altísimos; sin olvidar la fallida campaña de Malcorra por el sillón de la ONU, con costosos viajes por todo el mundo, etc.
Inflación considerable, en un contexto de “planchado” artificial de la valuación del peso, lo cual provoca acentuada y creciente sobrevaluación de nuestra moneda, todo lo que abarata las importaciones y encarece las exportaciones.
Desastrosa situación en provincias de frontera, donde la gente local y los “turistas de compras” van masivamente al extranjero, ocasionando cierres de industrias, comercios y servicios en todo el país, y acentuadamente en las fronteras.
Los cierres de fábricas en Argentina ya habrían superado 50.000 en año y medio.
La pobreza afecta a 1.500.000 personas más, y la indigencia a 600.000 más. Hoy uno de cada tres argentinos es pobre, y el cuadro se agrava sin visos de mejoría.
La mayoría de los docentes cobran salarios por debajo de la línea de pobreza. 
El PAMI ya no cubre todos los medicamentos, lo cual deja muy vulnerables a los jubilados.
Las pensiones por discapacidad sufrieron fortísimos recortes, dejando “a la intemperie” a miles de argentinos carenciados y discapacitados.
Las obras públicas sufrieron un “parate” total, incluyendo dos grandes obras energéticas ya comenzadas, de altísimo valor estratégico, como la Central Nuclear Atucha 3 (hasta hoy paralizada), y las dos hidroeléctricas en Santa Cruz (ídem).
Los negociados de las “energías renovables” siguen viento en popa,
fomentando energías muy caras y de muy baja calidad, con tarifas dolarizadas e indexadas, con prioridad para comercializar aunque sean mucho más caras. 
Prácticamente todo el equipamiento es importado. Casi cero apoyo a la industria argentina.
Como semejante plan de destrucción socio económica solo cierra con una brutal represión, ya se está viendo el accionar de las fuerzas de seguridad, no solo en el caso de la desaparición forzosa de Maldonado (lo cual no significa avalar el accionar separatista y violento de los “mapuches”), sino también en durísimas represiones a docentes, trabajadores despedidos, y a intempestivas intervenciones armadas en escuelas, universidades; y las agresiones a locales de entidades sociales y políticas.
Vamos a toda marcha a un nuevo 2001, como paso previo a la disolución nacional.
Algunos siguen diciendo “cualquier cosa antes que el populismo”, como lo adoctrinaron los medios concentrados, y tal vez esos algunos ni sepan definir cual y que es el supuesto “demonio” del populismo…ni cuantos beneficios tuvieron ellos y el país en los escasos años de nuestra historia en que con aciertos y errores,
salimos del encorsetamiento del liberalismo rampante.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

sábado, 2 de septiembre de 2017

UIA - FESTEJOS EN UN VELORIO
2 de setiembre, día de la Industria Argentina. Con dos días de anticipación, y en un entorno “controlado” para evitar previsibles manifestaciones “inconvenientes” de obreros despedidos y pueblo en general, el presidente Macri asistió a un deslucido acto organizado por la UIA en el Parque Industrial Pilar, acto que a la vez tuvo escasa participación en los medios, sobre todo en el múltiple entramado de “medios adictos y concentrados” que blindan el nada decoroso accionar del actual gobierno CEOcrático neoliberal.
Realmente, “festejar” el día de la industria, en un entorno de destrucción sistemática de la industria, realizada con premeditación y alevosía por los factores del poder transnacional adscriptos al neoliberalismo recargado, y claramente subordinados al bloque de poder atlantista globalizador, es una acción tan incoherente como armar un bochinchero festejo en el marco del velorio de un ser muy querido, más si el difunto ha sido asesinado a la vista de todos, por sicarios brutales y desalmados.
¿O es que acaso alguien medianamente informado, puede desconocer que con su habitual soberbia la vicepresidenta, en una de sus tantas desafortunadas opiniones públicas, expresó, conceptualmente: “basta, basta de industrias, marchamos a un modelo de economía primaria y de servicios”? En el mismo sentido, ante medios “adictos” y sin cuestionamientos “fuera de programa”, dijo “el modelo para nosotros es India”, expresado sin mayores e imposibles precisiones. Con todo respeto al milenario pueblo indio, ese es un país con profundas fracturas sociales, donde culturalmente aun sigue vigente el oprobioso sistema de castas; con grandes sectores sociales sumergidos en la pobreza.
Y todo permite indicar que lo que atrae a la Lic. Michetti es el régimen de bajos salarios y de escasa legislación social y de defensa del trabajador asalariado.
Si fuera alguien más informada, y no una simple repetidora de “clichés” huecos o faltos de sustento, la vicepresidenta debería saber que India es hoy una potencia industrial y un más que respetable productor de tecnologías propias.
También debería razonar –si no es pedirle demasiado- que India es un país superpoblado, que pronto será el país con mayor población del mundo y posiblemente con la mayor densidad poblacional, siendo que Argentina está en las antípodas; o sea que somos un país despoblado, con bajo crecimiento poblacional, y además éramos hasta 2015 un país con diferencias socio económicas relativamente poco acentuadas.
En el contexto de desindustrialización forzosa, en reedición corregida y aumentada, que supera largamente en negatividad los planes desindustrializantes de “la fusiladora” (1955-1958), de los golpistas antidesarrollistas (1962-1963, del infame “proceso” (1976-1983), y de los noventistas (1989-2001); que la Unión Industrial Argentina (UIA) haya apoyado explícitamente el actual modelo económico industricida, y que lo siga apoyando pese a los programadamente desastrosos resultados que se padecen día a día, evidencia la cortedad de miras de sus dirigencias, las que más que empresarios industriales muestran ser partes activas de las “oligarquías diversificadas”, tan bien definidas por el economista argentino Eduardo Basualdo.
Explícitamente, la actual UIA apoya activamente las políticas de precarización laboral (léase despidos indiscriminados institucionalizados a muy bajo costo), de “abaratamiento de los salarios” (léase reducciones drásticas del poder adquisitivo de los asalariados); y a cambio “ni se mosquean” (no les preocupan) los cierres masivos de cientos de PYMEs, la apertura arancelaria brutal e indiscriminada, el achicamiento sensible del mercado interno, la sobrevaluación prearmada del peso argentino (como requisito para armar la timba financiera y las masivas fugas de capitales), la desprotección económica total en zonas fronterizas que nos empobrece día a día, y otras lacras similares.
La UIA, en abierta complicidad con el gobierno neoliberal, busca el modelo socio económico vigente a nivel mundial en el siglo XIX, con trabajadores en situación de semiesclavitud y la contracara de minorías privilegiadas ahítas de riquezas y privilegios, con un sistema político excluyente monárquico o dictatorial; el cual en Argentina se instauró basado en el fraude y el poder omnímodo de las clases altas; institucionalizado por el mitrismo y sus continuadores del “régimen” oligárquico pro británico que manejó Argentina por el medio siglo largo desde 1862.
Aun en la Gran Bretaña victoriana y sus sucesores, las condiciones laborales eran deplorables, la miseria y la hacinación eran moneda corriente para los grandes sectores sociales excluidos de las mieles de la aristocracia.
Ese gran pensador y luchador que fue Friedrich List, crítico acerbo y muy bien fundamentado del liberalismo doctrinal vigente en el siglo XIX, expresó conceptualmente con sencilla contundencia “un país sin industria es como un hombre sin un brazo, está muy limitado para su desarrollo”.
List fue el impulsor de las industrializaciones y consecuentes desarrollos socio - económicos de su patria natal (la por entonces fragmentada Alemania), y su patria adoptiva, los EEUU; países en los que Otto von Bismarck y Alexander Hamilton respectivamente, pusieron en práctica sus ideas, llevando a sus patrias a la senda del desarrollo, saliendo de la trampa del “libre comercio” irrestricto y la subordinación a la industria británica, que proponían los centros de poder del viejo imperio y las respectivas oligarquías retrógradas germana y estadounidense.
Ese pacto implícito de las cúpulas de la UIA, que con tal de tener a los obreros en un marco legal y socio económico dos siglos atrasado aceptan el encorsetamiento severo de la industria argentina; se asemeja el pacto evidentemente vigente de sectores proceseros y de patrioteros de bandera, que con tal de imponer los indultos y de reeditar ciertos privilegios de supuestas castas, como lo impusieron en el “proceso”, con tal de eso ni se preocupan por la destrucción generalizada de la economía, el tejido social y la pérdida explícita de soberanía, en un marco de carencia de todo principio geopolítico propio y de una
 subordinación total a los dictados de la Banca transnacional y de las potencias atlantistas.
Unos se dicen industriales y apoyan la desindustrialización; otros se dicen patriotas y apoyan la destrucción total y la muy posible balcanización total y definitiva de nuestro país.
Pero en un caso el extremo egoísmo oligárquico, y en el otro la acentuada miopía conceptual y cerrazón mental, parecen impedir que tomen conciencia de lo negativo de sus posturas.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos.