Archivo del blog

domingo, 24 de junio de 2018

INYECTANDO DROGA A LA GRAN ORGÍA
Argentina está padeciendo una gigantesca orgía financiera, la mayor y más perversa de nuestra historia, en la cual una “selecta” minoría de especuladores, oligarcas y arribistas varios, así como principalmente los poderes financieros transnacionales se están haciendo un festín; todo eso a costa de la miseria, la exclusión, el hambre y la indignidad de la mayoría inmensa de los 44 millones de argentinos, y de las generaciones futuras.
Esa brutal orgía, disfrutada impúdica y desenfrenadamente por unos pocos apátridas y por el mega capital financiero transnacional, recientemente recibió otra inyección de droga para continuar con el orgiástico saqueo de Argentina, institucionalizado por el gobierno CEOcrático neoliberal de Cambiemos. Esa droga adicional es el anticipo del mega crédito del FMI, el cual rápidamente fue puesto a disposición de especuladores y fugadores de divisas, destino en el cual solo podrá durar unas pocas semanas o un puñado de meses, mientras que la enorme deuda adicional queda pesando sobre los 44 millones de argentinos.
Y nada de esa enorme masa de dinero se destina al desarrollo nacional, todo va a la especulación financiera desenfrenada, a la orgía económica financiera de la ínfima minoría que se enriquece mientras empobrece a todo el país y le destroza la soberanía.
Para los desinformados, incautos, o los crédulos ilusos de los espejitos de colores que a diario muestran los mercenarios de la incomunicación, el tremendo endeudamiento que día a día se agiganta y nos atenaza toda posibilidad no solo de desarrollo –lo cual ya es brutal, pues es una condena cierta a la miseria permanente-, sino también está preparando las condiciones para que se perpetren las “tareas inconclusas” que dejaron estos mismos perpetradores en los años ’90, que buscaron la desarticulación total de nuestro país, la separación y muerte de los proyectos de integración regional con una visión geopolítica de grandeza, sino que incluso buscan claramente la disolución nacional.
A muchas mentalidades no solo no informadas, sino a las de criterios estrechos, el fundamentado planteo precedente, -en rigor una advertencia compartida por otros analistas geopolíticos y comunicadores esclarecidos, que pese a su gravedad parecería estar cayendo en saco roto-, es claramente evidente, con solo analizar la acelerada y a la vez minuciosa tarea de destrucción total que está siendo llevada a cabo, con tanta hipocresía como ferocidad, todo bajo la apariencia de los “buenos modales”, mientras preparan mecanismos y operativos represivos en gran escala, pues saben que la conciencia del pueblo común empieza a despertar y a ganar las calles.
En ese aquelarre de indignidades y de saqueos alevosos de guante blanco que a diario perpetran y agigantan los CEOcratas gobernantes –que atienden de los dos lados del mostrador, como se demostró en muchos casos del propio presidente y de casi todos sus ministros y subsecretarios-, a ese endeudamiento absolutamente irracional contraído en tan solo dos años y medio de deplorable gestión, se le agrega ahora la enorme deuda tomada con el FMI, con el nocivo adicional de sus consabidos condicionamientos, los cuales es sabido solo buscan perpetuar nuestras actuales negativas condiciones y acentuar nuestra dependencia, impidiendo todo plan de desarrollo autónomo e independiente.
Por otra parte, las lesivas condiciones impuestas por el FMI son totalmente incumplibles, por más que se quiere meter al país en un encorsetamiento perversamente ahogante como lo quieren hacer los apátridas de adentro y de afuera.
Salvo una represión de carácter extremadamente brutal, que empequeñecería las metodologías del “proceso”, este plan no cierra por ningún lado, y es muy claro que el mega crédito cuotificado, no podrá pasar del primer adelanto, y en pocos meses se estarán dando todas las condiciones para un nuevo “default” (cese de pagos por imposibilidad financiera), dado que todo el programa económico intrínsecamente destructivo sigue vigente, lo cual más antes que después provocará un colapso de magnitudes tal vez impensables.
¿Será por eso que la minoría apátrida gobernante está convocando a tropas extranjeras, como según varios testimonios se las ve paseando a sus anchas en Buenos Aires y en otros lugares de nuestro país, que se hacen operativos de “entrenamiento” con tropas de EEUU, que se aprueban las instalaciones de bases militares prácticamente sin restricciones, y que según trascendió, la Inteligencia está cooptada por Israel y Gran Bretaña?
Mientras tanto, el grueso de la población parece seguir sumida en el sopor de la profunda colonización mental en la que se la ha adormecido.
Y por su parte, la mayoría de los retirados de las FFAA y FFSS dan reiteradas muestras de estar “anclados en los años ‘70”, pues siguen en las persecuciones patológicas viendo “zurditos” por todos lados y continúan con su antiperonismo visceral, mientras los apátridas neoliberales entregan soberanía en todos los ámbitos y avanzan rápidamente en su perversa tarea de disolución nacional.
De eso último, de la destrucción nacional –e incluso del desguace del patrimonio militar, como Fanazul, entre muchos-, y del patrimonio con alto valor estratégico hoy en curso de destrucción o paralizado por falta de presupuesto –como el Plan Nuclear, el Satelital, radares y otros-, los usualmente estentóreos y agresivos opinantes de la “familia militar ultra liberal”, guardan silencio total, incluyendo a los hasta hace poco constantes opinadores de retirados altos rangos, de supuestos fervorosos “patriotas” malvineros que hoy no ven la genuflexia pro británica del gobierno; así como la cadena de “mensajitos” internos mal orientados de apoyos implícitos o explícitos al apátrida neoliberalismo “reinante”, con los que algunos muy colonizados mentales o tal vez mercenarios al tanto por cuanto, nutren de confusiones a la tropa subalterna retirada, la cual evidencia no conocer la realidad, pues casi excluyentemente se comunican entre ellos y solo parecería que se hablan encima, excluyendo todo razonamiento que no provenga de la “propia tropa”.
Y suelen enfurecerse si se les quiere hacer razonar cuestionando el pensamiento “correcto” de las élites militares ultra liberales.
Todo eso muy lejos del pensamiento de grandes Generales de la Patria y otros señeros Altos Oficiales que Nuestras Fuerzas Armadas Supieron tener.
Lamentable y muy preocupante cuadro de la realidad nacional.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

jueves, 21 de junio de 2018

LOS GENOCIDAS FINANCIEROS
El genocidio financiero suele ser más letal que el genocidio “convencional”, definiendo a este último como el que utiliza la violencia física para masacrar poblaciones o grandes grupos de ellas, sea por cuestiones políticas, aberrantes concepciones geopolíticas, raciales, religiosas, etc.
El genocidio “convencional” causa inmediata repulsión por la extrema violencia física que lo caracteriza, y es muy difícil de ocultar a la opinión pública y al juicio de La Historia; lo que por lógica consecuencia implica una alta posibilidad de condenas a sus perpetradores, incluso cuando gozan de cierta protección mediática o las coberturas sutiles pero poderosas de los poderes establecidos.
Ejemplo de eso último (y no es el único), son las condenas judiciales de Iraq a Aznar, Blair y Bush (h), considerados los perpetradores del genocidio bélico que significó la invasión al citado país árabe asiático con sus secuelas de miles de muertes civiles y la devastación del país. No se puede desconocer que esa condena no tendrá efectos prácticos, pero el escrache queda, y el juicio de la historia objetiva también.
En cambio, los genocidas financieros, que empobrecen a millones de personas en forma brutal e inmisericorde, que hacen vegetar en la miseria abyecta a millones de excluidos de la selva financiera, causan o aceleran muertes por desnutrición, falta de atención sanitaria, por desamparo crónico (como pasa con los sin techo), y por desesperación que lleva a la depresión crónica y al suicidio; esos genocidas tienen un accionar silencioso y en muchos casos inicialmente imperceptible, por una sumatoria de motivos.
Esa sutilidad que hace pasar desapercibidos los efectos iniciales de las operaciones de genocidios financieros, obedece a diversas causas, entre ellas el tecnicismo de muchas de las medidas que las hacen poco visibles o inicialmente incomprensibles para mucha gente; la fuerte cobertura mediática que desvía la atención o las cubre con falsedades y distorsiones; las acciones de agentes de desinformación que operan desde múltiples frentes, etc.
Son los mismos que promueven la globalización salvaje, la misma que aspira a convertir en simples números desechables a la mayoría de la población, sobre todo la de los países excluidos del núcleo de las Potencias Atlantistas.
Son los que buscan y presionan de diversas formas, para desarmar totalmente el Estado del Bienestar, el mismo que fue el motor que produjo los llamados “treinta años gloriosos”, desde fines de la Segunda Guerra Mundial hasta mediados de los años ’70, durante los cuales se aplicaron políticas económicas keynesianas, que produjeron no solo crecimiento sino también desarrollo general con mejor distribución de la riqueza, en fenómenos a escala planetaria, que además como efecto colateral terminaron con casi todos los casos de colonialismo territorial en el mundo, con las positivas secuelas de procesos de independencia en África y Asia, así como retrocesos significativos en casos recalcitrantes de racismos institucionalizados, como los de EEUU, Sudáfrica y otros.
Los genocidas financieros son los que buscan la desaparición de los Estados nacionales, buscando la esclavización de las poblaciones a los dictados tiránicos de la élite financiera global, contando con las complicidades de las potencias atlantistas y sus socios menores.
Pero los genocidas financieros no tienen plazos concretos, tienen objetivos permanentes que avanzan si encuentran terreno propicio, previamente “ablandado” por sus operadores mediáticos y otros en las sombras (como los de ciertos “servicios” expertos en tareas de difamaciones y de instalación de falsedades y verdades a medias). Retroceden si se los enfrenta con coherencia, lo cual no significa que no vuelvan a intentar encaramarse al poder para perpetrar sus fines, mientras siguen con sus infames tareas de zapa.
La creación de condiciones propicias para instalar rígidos esquemas de genocidio financiero tiene diversas metodologías, pudiendo señalarse sin ser las únicas las siguientes: la compra de voluntades, la siembra de confusiones y descontentos, la instalación de pautas profundas de colonización cultural, las presiones económico – financieras y/o judiciales, y de última la violencia interna prefabricada, o si eso fallara, la agresión externa directa, como lo hicieron por caso en Iraq, Libia, en cierta forma Ucrania, como quisieron hacerlo en Irán, y ahora se estaría por desatar en Venezuela y Nicaragua.
Los genocidas financieros utilizan arteros métodos usando a personeros enquistados en los sistemas políticos, para desguazar los organismos regionales, que de haberse consolidado, fortalecerían a nuestras naciones y a nuestros pueblos.
En los países en los que se asientan y logran imponer sus nefastas políticas, destruyen sus industrias, sus sistemas educativos, sanitarios y previsionales, desguazan sus entes tecnológicos, y transforman sus fuerzas armadas en simples policías cuando no en esbirros al servicio del sistema financiero transnacional, previa cooptación de voluntades mediante prebendas y con un severo y a la vez sutil proceso de colonización cultural en grado superlativo, prácticamente a niveles de descerebramiento total, como se hizo con vastos sectores de clases medias y muchos cuadros de las FFAA y FFSS (*) en Argentina en los últimos 63 años, y sobre todo a partir del nefasto “proceso”, el cual utilizó a las propias fuerzas armadas como tropas de ocupación al servicio de los intereses antinacionales…¡pero eso si, con mucho himno y bandera!
Eso es lo que el patriota Dr. Julio Carlos González llama “patriotismo cromático y musical”, que se agota en los simbolismos careciendo de contenido.
Los genocidas financieros, desde Rivadavia en adelante, operaron constantemente, con claros picos de exacerbación de sus acciones en largos años de gobiernos reaccionarios –ultra conservadores en lo político y ultra liberales en lo económico-, con muy pocas y honrosas excepciones durante los pocos gobiernos de orientación Nacional que hemos tenido.
En esos períodos de excepción a las constantes liberales, como la época de Rosas, los gobiernos de Yrigoyen, de Perón, y de los Kirchner, y como lo intentó Frondizi; o no se tomó nueva deuda externa, o se canceló totalmente, o se disminuyeron sustancialmente los montos de deudas totales. Y a la historia real con datos sólidos –no la edulcorada historia al cuento del mitrismo y sus continuadores- podemos remitirnos para corroborar eso.
A partir del siniestro “proceso” (**) con la dupla Videla – Martínez De Hoz, se instaló el neoliberalismo en Argentina, con todas sus secuelas nefastas, continuando casi sin solución de continuidad desde 1976 a 2001, cuando eclosionó todo, agravándose a partir de la profundización de las “recetas” del FMI, el Banco Mundial y el Consenso de Washington en el menemato y el delarruato.
Con el macrismo, volvieron las mismas “recetas” en versiones recargadas, dispuestos claramente a llevarse todo por delante, y esta vez en rumbo acelerado a la disolución nacional, que era el objetivo de máxima en 2001 (no tuvieron tiempo y les estalló el modelo apátrida en las manos, ante la reacción popular).
El crédito descomunal pedido (rogado) al FMI es la excusa perfecta para aplicar sin misericordia alguna lo que resta para el desguace total, con el país inerme para resistir presiones y con buena parte de la población mentalmente anestesiada por el constante martillar de los medios adictos (casi todos), en operatorias ya desenmascaradas de fuertes acciones psicológicas y sociológicas muy estudiadas y perfeccionadas, para cooptar voluntades y manejar a gusto a la opinión pública, como se difundió en el sonado caso de Analytica Cambridge (del cual en Argentina casi nadie sabe nada del tema, por el cerco mediático).
En poco más de dos siglos de existencia, nunca estuvimos tan al borde de la hecatombe general, y en plena marcha hacia el abismo. Solo los estúpidos, o colonizados mentales en grado superlativo, o los muy mal pensados, pueden atribuir este desastre al infantil argumento de “la pesada herencia”.
(*) Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad.
(**) Proceso de Reorganización Nacional, nombre autoasignado al gobierno del golpe de Estado Neoliberal de 1976.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

sábado, 16 de junio de 2018

TIERRA ARRASADA – EL OBJETIVO REAL DEL GOBIERNO NEOLIBERAL
Hoy ya no pueden seguir mintiendo con el cuento de “la pesada herencia” (que por cierto era la gran herencia un país desendeudado, en crecimiento, industrializado, con desarrollos tecnológicos importantes, con importantes obras públicas en ejecución, con una clara línea de acción geopolítica soberana, con desocupación a la baja, etc.); no, hoy se ve claramente que el desastre generalizado actual es directa consecuencia del accionar del actual gobierno, de crudo y apátrida corte neoliberal.
A todo eso, que no es poco por supuesto (malicia y dogmatismo neoliberal, encorsetando al país en un modelo que no solo nos queda muy chico, sino que es claramente nocivo), se le agregan dosis mayúsculas de impericia, improvisaciones y notorias faltas de coordinación entre la CEOcracia apátrida gobernante, en la cual cada uno evidencia actuar en función de los intereses de su grupo empresario, sin importarles nada el Interés Nacional; y peor aun, dando muestras claras de operar para forzar al como sea la disolución nacional.
Los déficits gemelos (presupuestario y de la Balanza Comercial), fueron provocados adrede, por un conjunto desenfrenado y desmadrado de irracionales medidas macroeconómicas, a saber:
El aumento exponencial del déficit presupuestario
 Abrupta anulación o reducciones drásticas de las retenciones a las exportaciones de soja y cereales; así como a las exportaciones de la minería.
 Bajas en los impuestos a autos importados de alta gama, al champagne, en el Impuesto Sobre los Bienes Personales, y en general, a los impuestos que gravan a los sectores socio - económicos de mayores ingresos.
 Modificaciones legales que permitieron a La Banca (básicamente extranjera) incrementar fuertemente sus utilidades, encareciendo todas las operatorias y promoviendo la timba financiera, de la cual la operatoria de las LEBACs es el más nocivo instrumento.
 Se llenó la administración pública de “ñoquis gourmet”, con parientes, amigos, amantes y allegados de los CEOcratas, todos con sueldos altísimos, incluso inventando cargos insólitos (como la Dirección Nacional de Movilidad en Bicicleta), mientras se echó brutalmente a científicos, personal técnico calificado y otros, como parte del desguace en perpetración del Estado Argentino.
Estas medidas, y varias otras más, provocaron un fuerte crecimiento del déficit presupuestario nacional, el cual con malicia o irracionalidad, se financió con deuda externa, en divisas. O sea transformaron deuda interna en pesos, a deuda externa en dólares.
El descomunal déficit de la Balanza de Pagos.
Entre muchas causas, intencionalmente perpetradas, cabe acotar.
 La apertura comercial indiscriminada, que nos convirtió no solo en importadores netos de cuantos bienes manufacturados existen (muchos de los cuales se fabrican o fabricaban en Argentina), sino también en importadores de alimentos, como manzanas y vinos chilenos, cerdos de Dinamarca y EEUU y un larguísimo etcétera.
 El aluvión de automotores importados, que pega fuertemente en la industria nacional y aumenta la sangría de divisas, incrementada por los cierres de autopartistas nacionales, lo que aumenta los porcentajes de insumos importados en los automotores producidos localmente.
 Las dificultades crecientes para exportar bienes industriales, a consecuencia de la sobrevaluación de nuestra moneda, conseguida en base a la creciente inflación que licuó los efectos de las abruptas devaluaciones, convertidas solo en negocios fáciles de los especuladores financieros, varios de ellos en el gobierno, tal como se señaló con precisión en casos de ejecutivos de Bancos y entes financieros extranjeros puestos a ministros y otros altos cargos.
 Las facilidades financieras de todo tipo para la fuga de divisas y operaciones financieras meramente especulativas; las “libertades” (libertinajes)  que permiten a los grandes exportadores no traer las divisas al país y eventualmente no volcarlas al sistema bancario argentino.
 El creciente saldo negativo del turismo internacional, por el doble efecto de las facilidades extremas para comprar divisas con ese y otros objetivos, además de los altísimos costos locales a consecuencia de la virtual dolarización de nuestra economía y de la imparable inflación que nos castiga.
El descomunal endeudamiento externo se utilizó para financiar los crecientes e imparables (dentro de este esquema dogmático neoliberal) déficits gemelos. En lo interno, se opera una gigantesca transferencia de recursos, no solo al exterior, sino interna a favor de la oligarquía tradicional y de las nuevas oligarquías
especuladoras, financieras, petroleras-gasíferas, mineras y otras.
Claramente se busca “domesticar” a los asalariados, en base a la
desocupación creciente y a la miseria que se instala en todas partes.
En lo geopolítico, un objetivo declarado es la pérdida total de soberanía, buscándose la resignación al rol de colonia dócil, para luego fragmentarnos territorial y políticamente como es el claro objetivo de los poderes globalizadores
transnacionales. En esto juegan fuertemente los factores de la colonización cultural extrema, que incluso llevan a que supuestos “patriotas” veteranos de guerra, retirados y proceseros varios, hayan apoyado y sigan apoyando estas tropelías en grado superlativo que se perpetran y profundizan día a día.
Más allá de la suma de desajustes e improvisaciones múltiples, de evidentes tironeos entre los distintos grupos de poder que cuentan con sus CEOs abulonados en diversos ministerios y otros sectores del Poder (incluyendo en el concepto a parte del Poder Legislativo, a sectores impresentables del Poder Judicial, así como a la –aparentemente- monolítica prensa adicta y/o subordinada, a dirigentes “opositores” tibios y gremialistas “suaves y amistosos”); más allá de groseros errores de cálculo y de gruesas falencias en los análisis estratégicos; pese a todo eso cabe afirmar que la CEOcracia neoliberal implementó un plan “exitoso”.
Es “exitoso” pues está cumpliendo su objetivo básico que es practicar a rajatabla y sin atisbo de misericordia, la política de tierra arrasada, con mayor ferocidad y destruyendo hasta los cimientos todo atisbo de desarrollo, dignidad nacional y justicia social, para reinstalar el feudalismo oligárquico campero del siglo XIX; y como objetivo de máxima, convirtiéndonos en un Estado inviable para luego perpetrar la disolución nacional.
El brutal plan de acciones destructivas abarca todas las áreas económicas, sociales y políticas, y sería excesivamente extenso mencionar todo lo que se está destruyendo, como una gigantesca topadora que arrasa con todo…o con casi todo,
Así es pues permite enriquecerse sin límites al centenar o poco más de familias de la “rancia” oligarquía vacuna-sojera; a sus pocas ramificaciones en las provincias; y sobre todo a los sectores concentrados manejados casi excluyentemente por capitales transnacionales, como las energéticas, la minería, los pools sojeros, los Bancos y financieras; y los especuladores e intermediarios de importaciones, fugas de divisas y otras actividades similares; por no mencionar actividades claramente ilegales como la droga, que parece estar en auge, como lo probarían sus personeros instalados en algunos municipios y posiblemente en cargos de mayores relevancias. 
Lo que están destruyendo es la Argentina Industrial, Tecnológica,
Socialmente Justa con preeminencia de clase media (hoy en franca extinción), con amplio acceso a la Instrucción Pública y con buena e incluso muy buena cobertura en Salud Pública, además con Dignidad Nacional y Proyección Geopolítica Internacional.
Dicho más claramente, nos llevan a los empujones a aquella Argentina semi feudal y colonia económica británica, que éramos desde la segunda mitad del siglo XIX, con muy pocos gobiernos posteriores que no se subordinaron e intentaron nuestra real independencia político – económica.
La miseria y la desocupación crecientes, aumentan la tensión social que no encuentra eco en algunas dirigencias no acordes a las crueles circunstancias actuales, pudiendo producirse estallidos sociales, que el gobierno neoliberal demuestra estar decidido a reprimir como sea.
Este plan económico que siguen aplicando a rajatabla, ahora con la
pretendida subordinación total a las genocidas directivas del FMI, es totalmente inviable, salvo que se acepte pasivamente la disolución nacional.
Ya no se trata de formalidades democráticas que esconden un régimen apátrida y represivo. Se trata de defender los Intereses Nacionales, gravemente afectados tras durísimos dos años y medio de destrucción sistemática.
No se puede seguir permitiendo pasivamente que sigan aplicando un plan económico que nos lleva al caos, la miseria y la destrucción total; mientras se apropian de nuestras riquezas y nos subordinan a los dictados de la Banca transnacional y las conveniencias de las potencias neocolonialistas y sus aliados menores.
Y no se trata de frases destituyentes ni mucho menos. El propio gobierno CEOcrático neoliberal está creando e incrementando las siniestras condiciones de ingobernabilidad total, en un marco de caos socio económico y de pérdida creciente y hoy casi total de todo atisbo de soberanía.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

lunes, 11 de junio de 2018

RECORDANDO A UN GENERAL DE LA PATRIA
En rigor cabe recordar a dos patriotas a carta cabal, quienes pusieron sus vidas y sus mejores esfuerzos a favor de la patria, con acciones concretas dotadas de muy preclara visión estratégica y nociones muy precisas de Grandeza Nacional.
Cada uno de ellos tuvo el doble rol de ser General e Ingeniero, y ambos sumaron sus esfuerzos y sus insobornables sentimientos de patriotismo, para fortalecer la economía nacional desde el muy estratégico Sector Energético, al cual con toda lógica vieron como la piedra basal desde la cual se fortalecería todo el país y se desarrollaría nuestra industria, nuestra tecnología, y se avanzaría decididamente hacia la debida integración territorial plena; a la vez que concibieron el concepto de Patria Grande (tal vez sin llamarlo así) al proyectar sus claras acciones a todo el amplio espectro de Íbero América, e incluso al mundo, pues sus nombres y sus acciones sirvieron de ejemplo para los desarrollos de las empresas petroleras estatales de nuestras naciones hermanas y de otras incluso del mundo industrializado, como el ENI de Italia, por citar un caso.
Más aun, YPF pasó a ser el modelo y la referencia obligada de todas las empresas petroleras estatales que se constituirían en las décadas siguientes, rompiendo el nefasto oligopolio de las petroleras anglosajonas nucleadas en “Las Siete Hermanas”, como las definió Enrico Mattei en los años ’50, luego del inicialmente secreto pacto de Achnacarry, perpetrado en 1928, con el que se constituyó formalmente el oligopolio citado.
YPF se fortaleció a partir del accionar de Enrique Mosconi y su principal colaborador, Alonso Baldrich, constituidos en ejemplos de Generales de la Patria; concepto totalmente diferente al de vulgares Generales de empresa, como genialmente los definió a los Generales proceseros y a toda la caterva de generalotes (y Almirantes y Brigadieres) liberales y por ende apátridas, el historiador revisionista y gran luchador del Pensamiento Nacional, el Dr. José María Rosa.
Ambos patriotas, como tantos más en nuestra turbulenta historia, sufrieron persecuciones encarnizadas, e incluso cárcel en el caso de Baldrich, claramente por el “delito” de ser leales a la Patria y a sus elevados e insobornables ideales.
La metodología de persecuciones encarnizadas, destierros, asesinatos y todo tipo de presiones, que son la constante de gobiernos apátridas y entreguistas de nuestra soberanía y nuestros recursos, los describí en mi libro Tormentosa Argentina, al cual me remito (http://caoenergia.blogspot.com/), en mérito a la brevedad.
Hay coincidencia prácticamente unánime entre los historiadores (excepto los que la juegan de tinterillos del establishment), definiendo que el golpe de Estado de 1930 “tuvo fuerte olor a petróleo”, pues la pujante YPF molestaba a las dos petroleras anglosajonas, que no querían competencia y pretendían volver a vender combustibles y lubricantes, según precios internacionales, para multiplicar sus ganancias, en vez de ajustarse a los mucho menores costos de producción de Argentina.
El 4 de junio se cumplió un nuevo aniversario del paso a la inmortalidad del patriota General Ingeniero Enrique Mosconi.
Ante el feroz lavaje y colonización cultural perpetrado en Nuestras Fuerzas Armadas desde 1955 en adelante, acentuado desde 1962 y 1976, es casi seguro que los nombres señeros de Mosconi y Baldrich son totalmente desconocidos para la mayoría de los suboficiales, y muy poco conocidos para muchos oficiales, tan afectados y confusos a consecuencia de la aplicación de la doctrina de la seguridad nacional, del liberalismo rampante y de la historia mitrista que se imparte casi sin excepción en los institutos de formación militar. ¡Por algo uno de ellos homenajea al fusilador funcional a los británicos Pedro Eugenio Aramburu!
Prueba irrefutable de lo expuesto en el párrafo anterior, son los pesados y densos silencios ante las maniobras de entrega de soberanía y de destrucción nacional que con desparpajo implementan día a día los neoliberales hoy enquistados en el poder formal de Argentina.
Similares grados de desconocimiento de la Historia Argentina y del Pensamiento Nacional, suelen adolecer los sectores “progres”, usualmente fervorosos adictos a causas prearmadas por los centros del poder mundial, como el ultra ecologismo, el feminismo a niveles de paroxismo, la doctrina del género y otras de similares tenores. Suelen referenciar así sea superficialmente a Gramsci, a Marx y al Che, entre otros; pero usualmente desconocen o desprecian a referentes del Pensamiento Nacional, bajo el fácil y multifuncional calificativo de “fachos”, que muchos de ellos ni siquiera saben definir bien.
Vaya este recordatorio y los mayores respetos para los patriotas Mosconi y Baldrich, tan olvidados hoy en día.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

miércoles, 6 de junio de 2018

DESASTRE ENERGÉTICO - IMPRESENTABLES ABERRACIONES
Son dos criterios opuestos e irreconciliables. Para algunos, sin sentido alguno de patriotismo y carentes de toda sensibilidad social, el Sector Energético es un campo fértil para recoger cuantiosas ganancias, las que se potencian en un marco de política económica neoliberal, con un Estado ausente o peor aun manejado por los CEOS de las energéticas extranjeras y/o de la oligarquía “nacional”; eso en la ley de la selva en la que todo vale y en el que los poderosos oprimen al resto sin importarles.
En ese contexto –el actual en Argentina-, solo importa el cortoplacismo y el único objetivo de esas élites excluyentes es asegurar sus sobreutilidades. Por supuesto, para esas egoístas concepciones, los bienes y servicios del Sector Energético son simples mercancías y servicios transables, que suponen (o quieren hacer suponer) son iguales que cualquier otro.
En postura totalmente opuesta, los que pensamos y actuamos “en clave nacional”, sabemos que La Energía, en todas sus formas, es un insumo estratégico e insustituible, de primerísima importancia, motivo por el cual ninguna nación digna, con criterio de Grandeza Nacional, puede dejar al Sector Energético como esclavo de las maniobras y negociados de todo tipo, que al carecer de control, perpetran siempre “los mercados”, concepto ese que es un eufemismo que esconde el real factor de poder, que son las grandes corporaciones energéticas transnacionales, sus aliados / subordinados locales, y los mega poderes financieros mundiales, aliados estos al accionar neocolonialista de las potencias atlantistas y sus subordinados menores.
Simplificando, o La Energía la manejan los “privados” (eufemismo, pues dentro de ellos están también poderosas empresas estatales de las potencias neocolonialistas), buscando ganancias siderales sin oposición ni controles efectivos; o la maneja el Estado Nacional como herramienta del Desarrollo Nacional y del bienestar y progreso de la propia población.
Pero la cosa es mucho más grave en Argentina, no solo se trata del cortoplacismo en la visión, solo centrada en las ganancias inmediatas, que claramente demuestra la CEOcracia “virreynante”, con el “cónsul” de Shell mandando en Energía, y con los barones eléctricos y petroleros/gasíferos del
entorno macrista manejando todo poco menos que a sus antojos. Mucho peor, pues el desguace programado y ejecutado con la impudicia sobradora de los que se sienten todopoderosos y por encima de las normas legales vigentes para el resto de los argentinos, se está perpetrando no solo para hacernos retroceder un siglo y medio, llevándonos a los empujones, a los carpetazos, golpes de chequera, presiones mediáticas, y con el recurso extremo de la represión violenta y descarnada; no, lo que claramente buscan es transformarnos en una republiqueta ingobernable, que en lo energético estará atada a leoninos contratos con las ineficientes “renovables” eólicas y solares, y carecerá de la mínima base energética imprescindible para encarar cualquier proceso ulterior de desarrollo integral, desarticulando el país y haciéndolo padecer una crónica pobreza energética, de forma tal que la miseria generalizada y el desaliento les permita “ordeñar” sin oposición nuestras riquezas energéticas (que no son pocas), y como objetivo de máxima, que ese aquelarre de aberraciones energéticas sea otro factor que nos empuje a la disolución nacional.
Analicemos los pasos que con siniestra eficiencia antinacional se están perpetrando en rápida sucesión.
 Se repitió machaconamente la muletilla de “la crisis energética heredada”, lo cual es falso, pues no estábamos en crisis, las producciones de petróleo, gas y electricidad venían aumentando, y se habían comenzado varias importantes obras de generación (Atucha 3, las dos hidroeléctricas en el Río Santa Cruz, estaba planificado completar los ciclos combinados de las centrales Brigadier López, Almirante Brown, Ensenada de Barragán, Timbúes, Belgrano, Vuelta de Obligado; hubo una oferta concreta de Rusia para hacer Chihuido I desestimada por Macri bajo absurdos pretextos; las actividades en el mega yacimiento de Vaca Muerta estaban en crecimiento, etc.). Lo real es que los neoliberales necesitaban instalar el concepto falaz de crisis, para perpetrar las aberraciones tarifarias, las importaciones de gas al como sea, y todo el largo rosario de acciones negativas que ahora se constatan.
 Por dogmatismo neoliberal, o para consumar negociados al estilo de la autocondonación de deudas del Correo Argentino (que buscó hacer Macri “atendiendo de los dos lados del mostrador”, ahora buscan privatizar las centrales termoeléctricas recientemente construidas. Inversiones del Estado, beneficios para los amigos del poder.
 Disminuyeron las producciones de petróleo y gas, con lo cual se favorecen las importaciones, que no por casualidad masivamente favorecen a Shell y subsidiarias, más otras anglosajonas.
 Se frenó Atucha 3 bajo falsas excusas de “transparencia”, solo para cancelarla sin motivos valederos. El desguace del Sector Nuclear –orgullo tecnológico nacional- se ve claramente como uno de los muy perversos objetivos de este gobierno. La desarticulación de la Planta Industrial de Agua Pesada, otro de los grandes logros nucleares, ya fue anunciada con vergonzosa impudicia apátrida. De la misma forma, achicaron el presupuesto de la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica) y el del INVAP, muy posiblemente buscando destruir el Proyecto CAREM, que llegó a ser el más avanzado del mundo en su tipo –Central Nuclear Modular- (en su momento paralizado desde los años ’80), cuando Jorge Lapeña dirigía la CNEA y asesoraba a Alfonsín.
 Se vuelven a permitir sin controles las exportaciones e importaciones de hidrocarburos, sin la obligación de liquidar las divisas dentro de nuestro país, con lo cual vuelven a consumar un vaciamiento de reservas tal como la perpetrada en los siniestros años ’90.
 Se fogonean contratos muy lesivos al Interés Nacional en lo referente a las “energías renovables”, bajo presiones de las transnacionales británicas del ecologismo fundamentalista. Los contratos son dolarizados e indexados, y con prioridad para la venta de energía sin importar el precio, además de exenciones impositivas y otras prerrogativas sin las que esas ineficientes energías no podrían competir.
 Se pretende basar el sistema eléctrico argentino en eólicas y solares, siendo que por sus características técnicas (intermitencias y otras) son inútiles como centrales de base; con lo cual –de concretarse- será caótico el Sistema Interconectado Nacional.
 Los tarifazos, de proporciones salvajes, a costa de la miseria de los sectores medios y bajos, del ahogo de pymes y minipymes, e incluso de empresas de gran magnitud, han provocado una brutal transferencia de ingresos, los que en el rubro eléctrico “casualmente” beneficiaron en un monto total (hasta ahora) estimado en 11.300 millones de pesos, a tres poderosos empresarios vinculados directamente al macrismo (Caputo, Mindlin, Lewis), entre otros amigos del poder. El pretexto es que los tarifazos son para financiar inversiones, lo que según analistas de conocida seriedad y solvencia técnica, es otra mentira monstruosa.
 La excusa de asignar valores internacionales a los combustibles, es otra falacia, pues los costos de producción en Argentina son mucho menores, y la mayor parte del petróleo y el gas que se consumen son de producción nacional. Eso se hace para asegurar utilidades desmesuradas a las petroleras y gasíferas, a costa de la miseria general.
 Impúdicamente se instala la pobreza energética, un concepto crítica y brillantemente expuesto por Federico Bernal, de OETEC.
 Se miente diciendo que en el mundo no existen subsidios a la energía, siendo que son usuales sobre todo en los países que cuidan sus poblaciones y sus mercados internos.
 El litio, que es el “combustible” de los automotores eléctricos del futuro cercano, tiene los mayores yacimientos en Argentina, Bolivia y Chile, lo cual reviste gran importancia estratégica. Pero en vez de realizar acciones mancomunadas entre las tres naciones, en nuestro país el Estado Nacional es el gran ausente, y la actividad es otro coto de caza de las transnacionales, con lo cual los beneficios para Argentina, en ese esquema de subordinación explícita, serán minúsculos, miserables.
 Mientras que con rapidez se hacen gasoductos para exportar a Chile, se margina a regiones y provincias argentinas, como en el caso de la cancelación del GASNEA dejando afuera a Misiones y Corrientes, ante la pasividad de las dirigencias y sectores académicos, empresariales, sindicales, etc., de ambas provincias.
El preocupante tema no se agota, mientras amplios sectores de las clases medias y pobres, siguen hipnotizados y anulados por los medios masivos mercenarios al servicio del desguace nacional; y la mayoría de “la familia militar” y sus prolongaciones de la fuerzas de seguridad, siguen encerrados en perimidos enfoques de los años ’70, ignorantes o desinformados de la actualidad, con lo cual se hacen cómplices y copartícipes del actual acentuado y rápido proceso de desguace nacional.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

viernes, 1 de junio de 2018

DESASTRE ENERGÉTICO - SÍNTESIS HISTÓRICA DE ENTREGAS Y DESMANES DE GOBIERNOS LIBERALES
No son solo los brutales tarifazos, que vuelven impagables los servicios públicos esenciales. Es la cadena interminable de aberraciones de todo tipo lesivas al Interés Nacional perpetradas sin solución de continuidad por el actual gobierno neoliberal de Argentina; cuando no de maniobras y/o negociados escandalosos, que superan con creces acciones vergonzosas que marcaron el accionar de diversos gobiernos liberales –antinacionales por definición-, en sucesivos y largos períodos de la historia energética argentina.
Una breve síntesis histórica muestra las constantes del accionar liberal antinacional:
 La dependencia del carbón británico en el siglo XIX y comienzos del XX se mantuvo e incluso profundizó, mientras se frenaba la explotación petrolífera y se argumentaba la inexistencia de petróleo, gas y carbón nacionales, pese a las contundentes evidencias en contrario; ni la crisis de abastecimiento de carbón, a consecuencia de la primera guerra mundial, hizo cambiar el enfoque dependiente, mantenido por la oligarquía argentina y los intereses creados fuertemente subordinados a los británicos.
 Los manejos oligopólicos de las petroleras anglosajonas, con precios artificialmente caros (el repetido argumento de “los precios internacionales”, reflotado hoy por Macri – Aranguren y sus operadores), fueron una constante, que solo el accionar de YPF revirtió en los breves períodos históricos en los que se enfatizó el rol estratégico de la petrolera estatal al servicio del desarrollo nacional.
 Los negociados vinculados a las concesiones de los servicios de electricidad, antes manejadas por los concejales de cada ciudad (principalmente de Buenos Aires), con tarifas caras con sobreutilidades avaladas por los municipios, dieron lugar al concepto de “concejales chadistas” (en alusión a la por entonces poderosa empresa generadora eléctrica CHADE, de capitales extranjeros, luego redenominada CADE y después CIADE).
 Durante “el proceso”, con el respaldo de Videla y sus secuaces, Martínez De Hoz consumó un atroz negociado, comprando las chatarras de CIADE por un valor muy superior al real. No por casualidad, el impresentable ministro estaba vinculado a la CIADE.
 Los ataques a la petrolera estatal, aun antes de crearse YPF con legisladores conservadores como ariete y las petroleras extranjeras como instigadoras, conforman una vergonzosa constante histórica de los gobiernos de orientación económica liberal; pues la oligarquía campera se oponía (y sigue oponiéndose) tenazmente a todo lo que pudiera cambiar la economía pastoril, subordinada a Gran Bretaña (hoy a las potencias atlantistas), con una cerrazón mental que excluía (y excluye aun hoy) toda posibilidad de desarrollo industrial y tecnológico nacional, y a alterar el esquema socio económico semi feudal con patrones ahítos de riquezas y poder, con la contraparte de peones y obreros pobres y carentes de todo derecho social.
 Las mendaces campañas anti hidroeléctricas en la primera mitad del siglo XX, como extorsivas medidas para impedir competencia a las centrales movidas a petróleo o carbón (que incluso llevaron a encarcelar con difamaciones al Ing. Carlos Cassaffousth y al emprendedor Juan Bialet Massé, que construyeron el Dique e Hidroeléctrica San Roque); luego pasarían a ser suplantadas por falaces argumentos de “sobreinversiones innecesarias”, o de “costos financieros de inversión no competitivos” u otras falsedades similares, esgrimidas por los tecnócratas personeros de los intereses termoeléctricos, vinculados con los consumos de petróleo y gas.
 Desde los años ’80 del siglo pasado, las transnacionales del ecologismo cavernario – principalmente británicas- fueron el nuevo ariete utilizado contra la generación hidroeléctrica y la nuclear, con una retahíla de mentiras sin sustento técnico basadas en instigar miedos irracionales, defendidas como dogmas pseudo religiosos con los cuales engañan a la gente y motivan a “progresías” fuera de foco.
 Las compras de combustible a la Unión Soviética, como canje de productos primarios argentinos y en condiciones ventajosas respecto a las importaciones provenientes de “las siete hermanas” oligopólicas anglosajonas, concretadas a principios del siglo XX, fueron duramente criticadas por los diarios conservadores y legisladores del establishment, simplemente por cuestiones ideológicas, como excusas para impedirlas.
 El golpe de Estado “con olor a petróleo” de 1930, tuvo fuertes indicios de haber sido instigado por Shell y Esso para aumentar los precios internos de los combustibles y debilitar a YPF, que dominaba el mercado, merced al accionar de los patriotas Generales Ingenieros Mosconi y Baldrich (que serían perseguido y encarcelado respectivamente, como clara venganza del establishment liberal apátrida, por defender los Intereses Nacionales).
 Las sucesivas maniobras de descrédito contra YPF (petrolera), Gas del Estado, YCF (carbonífera) y la CNEA (nuclear), fueron operadas tras bambalinas por personeros al servicio de oscuros intereses, sospechados o con fuertes indicios de ser funcionales a los intereses de las petroleras extranjeras oligopólicas que operaban en nuestro país. A partir del tristemente célebre “proceso”, se perpetró un endeudamiento irracional de las empresas estatales, asumiendo abultados créditos que iban a enjugar los desmanejos del Tesoro Nacional perpetrados por “Joe” Martínez De Hoz y sus continuadores, bajo la cobertura de las FFAA y FFSS operando como tropas de ocupación al servicio de los intereses extranjeros. Dolorosa realidad que los militares proceseros – liberales se niegan a asumir y mucho menos a rectificar tan erróneas y apátridas posturas, insistiendo en apoyar a gobiernos antinacionales bajo una falsa pátina de formalidades huecas supuestamente “patrióticas y nacionalistas”. Este punto amerita un análisis en artículo separado.
 La fatídica década del ’90 (1989-2001) con el neoliberalismo salvaje vestido con ropaje “democrático” y modales “suaves” de persuasión a base de presiones y/o golpes de billetera instaló la partidocracia cleptocrática al final fuertemente represiva, bajo cuyo marco se completaron las “tareas sucias” de desguace estatal, muy acentuadas en el Sector Energético, comenzadas por el proceso y no alteradas en su esencia por el interregno de Alfonsín. Se desguazaron y “privatizaron” (eufemismo de extranjerización en muchos casos) empresas de enorme valor estratégico, como YPF, Gas del Estado, YCF, precarizándose presupuestos del Sector Nuclear y se hizo desaparecer Agua y Energía Eléctrica, perdiéndose valiosos archivos con décadas de informaciones técnicas; permitiéndose el saqueo ilimitado y las fugas de divisas resultantes de nuestras valiosas reservas de petróleo y gas, trabajosamente logradas en largos años del accionar de YPF y Gas del Estado, dilapidadas con alevosía en esos pocos años. Priorizaron exportar (fugando las divisas) antes que atender a los consumidores argentinos. Se puede ver que la historia se repite hoy, como constante de gobiernos liberales, o sea opuestos a los Intereses Nacionales.
 En los últimos años, el ecologismo transnacional de tipo cavernario, fogonea las costosas, ineficientes y poco competitivas energías solar y eólica, incapaces de funcionar como energías de base, atándonos a condiciones contractuales leoninas, con tarifas dolarizadas e indexadas y con privilegios para la venta de energía sin importar los precios mayores que vamos a soportar, lo cual agregará precariedad y falta de competitividad a la ya muy castigada economía argentina. Greenpeace, WWF y similares (transnacionales británicas del ultra ecologismo), operan como aliadas de las petroleras, y sus personeros ocupan puestos relevantes en el esquema de gobierno del neoliberalismo en Argentina.
En esencia, la discusión pasa por el rol que se les da a los insumos energéticos, degradados como simples mercancías y servicios comunes por los voceros del liberalismo apátrida; para ocultar maliciosamente el importantísimo rol estratégico que revisten y que hacen imprescindible un activo rol de Estado en tan importantes rubros de la economía.
Hoy el personero de la británica – holandesa Shell, el actual ministro de energía Aranguren, repite la falacia largamente sostenida por los liberales, pretendiendo quitarle importancia al autoabastecimiento y al enorme rol estratégico del Sector Energético; mientras se encadena el futuro del país a una desastrosa realidad energética. Esto se analizará por separado.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

miércoles, 23 de mayo de 2018

POR QUE NO ASISTIRÉ
Con el mayor respeto a personas e instituciones que pudieron hacer invitaciones públicas, e incluso una invitación personal, a asistir a los diversos actos con los que se conmemorará un nuevo aniversario del 25 de Mayo de 1810, una de las dos fechas máximas de Nuestra Nacionalidad, decidí no asistir a ninguno de dichos actos.
Cabe acotar, para dar el debido contexto histórico, que en rigor las fechas liminares de nuestra nacionalidad a conmemorarse, deberían ser tres, incluyendo a la olvidada Declaración de la Independencia de Los Pueblos Libres unificados por el caudillo federal José Gervasio de Artigas, el 29 de junio de 1815. Caudillo federal nacido en La Banda Oriental, quien, bueno es recordarlo, nunca dejó de considerarse Argentino de la Banda Oriental, no aceptando nunca el cercenamiento y balcanización del Río de la Plata, impuesto por el insidioso accionar de la diplomacia británica, y sus acólitos portuarios que desde antes conspiraban desde los egoístas y apátridas círculos de poder de mercachifles e intermediarios de la aldea de Buenos Aires.
Pero volviendo al tema, no tengo ánimo ni estómago para estar en actos patrióticos en los que se exalte el Amor a la Patria, mientras en nuestras narices y burlándose de todo el Pueblo Argentino, se perpetran y acentúan día a día los peores y más viles actos de entrega de soberanía a manos británicas y de sus socios de las Potencias Atlantistas y los poderes financieros transnacionales, mientras se acentúan infames políticas económicas que buscan nuestra regresión y achicamiento a aquella economía pastoril, primaria y subordinada a los centros del poder mundial, que fuimos desde la segunda mitad del siglo XIX y la mitad del siglo XX, casi sin solución de continuidad hasta 1943, lamentable situación rediviva en varias oportunidades posteriores, y ahora acentuada con premeditación, alevosía y total falta de todo atisbo de patriotismo, desde la asunción al poder por parte del actual gobierno CEOcrático neoliberal, que no es más que un noventismo recargado y con prácticas crecientemente violentas como las utilizadas en épocas pasadas.
Aunque muchos no lo entiendan (o no lo quieran entender), la soberanía también se defiende y afianza, fomentando y fortaleciendo la industria nacional; los entes tecnológicos, sus proyectos y concreciones tecnológicas (como el Plan Nuclear, el satelital, los radares y otros muchos), defendiendo y fortaleciendo la Educación y la Salud Públicas; defendiendo a nuestro pueblo y no agrediéndolo con políticas represivas sistemáticas; sosteniendo acciones geopolíticas con criterio de grandeza y con visión integradora de la Patria Grande; evitando el endeudamiento externo dispendioso que nos condiciona y subordina (incluyendo en el concepto a las imposiciones siempre recesivas del FMI); defendiendo y apoyando a las Empresas del Estado –sobre todo a las involucradas en áreas muy sensibles y de extremo valor estratégico-, y otras acciones similares.
Como hoy se está haciendo todo lo contrario a la necesaria defensa de los Intereses Nacionales, y se entrega dispendiosa y vergonzosamente todo lo referente a la soberanía largamente reclamada en Malvinas y los otros dos archipiélagos australes, se entrega el manejo y custodia del Mar Argentino a la potencia agresora, se le facilita inmiscuirse junto a argentinos en las misiones a la Antártida Argentina, se perpetran acciones de despoblamiento de La Patagonia, y se fomentan las condiciones que de proseguir nos llevarán a la disolución nacional; por todo ello y mucho más que conforma esta dolorosa y preocupante realidad nacional, implementada adrede por los personeros de los intereses antinacionales; entiendo que no están dadas las mínimas condiciones para celebrar condignamente una fecha cargada de sana argentinidad, y me abstengo voluntariamente de participar en todo acto público vinculado a la misma, el cual en estas lamentables circunstancias no será más que a lo sumo, una expresión formal que no se condice en nada con nuestra lamentable realidad.
¡Dios se apiade de Nuestra Pobre Patria Argentina, hoy transformada nuevamente en dócil colonia político – económica de las Potencias Neocolonialistas y los intereses que ellas representan y defienden!
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ