Archivo del blog

sábado, 27 de octubre de 2018


LOGROS INTENCIONALMENTE IGNORADOS O DENOSTADOS DE LOS TRES PERIODOS PRESIDENCIALES DE LOS KIRCHNER Nac y Pop
El presupuesto del Sector Nuclear se multiplicó por once (crecimiento 1.100 %).
Por Carlos Andrés Ortiz*  

Sin perjuicio de coincidir que no todas fueron rosas en los tres períodos presidenciales de los Kirchner, e incluso que hubo acciones que a muchos nos parecieron negativas o al menos corregibles o modificables, quiero señalar algunos pocos de los muchos logros económicos, sociales y geopolíticos, los que son intencionalmente ignorados o denostados por las oligarquías apátridas y ultra liberales, así como por sectores cerradamente proceseros de nuestras Fuerzas Armadas.


Por Carlos Andrés Ortiz*
NAC&POP
27 de agosto de 2018
Sin perjuicio de coincidir que no todas fueron rosas en los tres períodos presidenciales de los Kirchner, e incluso que hubo acciones que a muchos nos parecieron negativas o al menos corregibles o modificables, quiero señalar algunos pocos de los muchos logros económicos, sociales y geopolíticos, los que son intencionalmente ignorados o denostados por las oligarquías apátridas y ultra liberales, así como por sectores cerradamente proceseros de Nuestras Fuerzas Armadas, las cuales en años anteriores lamentablemente fueron cooptadas por ideologías nefastas, contrarias al Ser Nacional, como lo es por caso el liberalismo económico en sus versiones más descarnadas.

Algunos de los principales logros económicos concretos, de los doce años de gobierno de los Kirchner, siempre cuidadosamente omitidos por opinantes, se citan seguidamente.

• Crecimiento del PBI del orden del 100 % (se duplicó).
• Crecimiento del PBI Industrial superior al 100 % (superó la duplicación).
• Resurgimiento de ramas industriales casi o totalmente extinguidas en los precedentes años de neoliberalismo económico.
• Fuertes apoyos al desarrollo tecnológico, con énfasis en los sectores nuclear, satelital, de radares, etc.

Por caso, el presupuesto del Sector Nuclear se multiplicó por once (crecimiento 1.100 %).

• Repatriación de más de 1.000 científicos.

• Creación de 9 Universidades Nacionales nuevas, 10 más en curso de creación y abortadas o ralentizadas por el macrismo, 3 Institutos Universitarios nuevos, y ampliaciones de presupuestos para las que ya existían, con sensibles mejoras en los salarios del personal docente y no docente.

• Exitoso Plan Procrear, de construcción de viviendas.

• Proyecto Qunita, modelo en el mundo, desactivado por el neoliberalismo.

• Unificación del Sistema Interconectado Nacional. (Antes existían dos sistemas, separados y con mucha menor cobertura geográfica).

• Terminación exitosa de Yacyretá, paralizada por largos años, con intermitencias.

• Terminación de la Central Nuclear Atucha 2, paralizada durante 22 años.

• Ambicioso nuevo Plan Nuclear, que incluyó 4 nuevas centrales (CAREM y tres más), dos de ellas comenzadas, rubricándose acuerdos de financiaciones y
apoyos tecnológicos de China y Rusia.

Todo paralizado por el macrismo, sin justificativos lógicos.

• Obtención de financiación de Rusia y finiquitación de todos los trámites previos a la construcción de la hidroeléctrica Chihuido 1, obra abortada por el macrismo.

• Comienzo de las grandes centrales hidroeléctricas en el Río Santa Cruz, con financiación de China. Obras paralizadas por el macrismo, sin justificativos lógicos.

• Obras Viales – 2.893 km de Autovías y Autopistas; 5.165 km de Rutas Pavimentadas; 677 Obras de Puentes Nuevos y 36.211 km de Obras de Mejoras.

Entre las que se destacan: Autopista Rosario-Córdoba, Autovía Ruta Nº 14, Eje de Capricornio, Pavimentación Ruta Nº 40 y Ampliación de la Avenida General Paz.

• Viviendas – 1.150.083 soluciones habitacionales (457.002 viviendas nuevas terminadas y 131.599 en construcción y 436.363 mejoramientos habitacionales terminados y 125.119 en ejecución) y Plan Procrear por una inversión de $ 67.190 millones (140.135 Viviendas Individuales de las cuales 95.230 están finalizadas y 29.388 Viviendas en 80 Desarrollos Urbanísticos).

• Educación – 1.906 Escuelas Terminadas (Buenos Aires: 265, CABA: 10, Catamarca: 49, Formosa: 186, Jujuy: 100, La Pampa: 44, Salta: 97, San Juan: 66, San Luis: 6, Chaco: 178, Chubut: 21, Córdoba: 109, Corrientes: 93, Entre Ríos: 66, La Rioja: 62, Mendoza: 71, Misiones: 72, Neuquén: 16, Río Negro: 39, Santa Cruz: 20, Santa Fe: 49, Sgo. del Estero: 52, Tierra del Fuego: 21, Tucumán: 214); 79 Escuelas Medias Técnicas; 45 Escuelas Especiales, 230 Obras en Universidades y creación de varias Nuevas Universidades.

• Comunicaciones y cultura – 35.000 km de Fibra Óptica; 237 Núcleos de Acceso al Conocimiento; 84 Antenas de TV Digital; Satélites ARSAT-1, ARSAT-2 y ARSAT-3; Plan de Lanzadores “TRONADOR II”; creación del Centro Cultural Kirchner; 54 Obras para la puesta en valor de Cines y Teatros, 760 Shows de Igualdad Cultural y 58 obras para la recuperación del patrimonio histórico ecuménico entre los que se encuentran los obras en la Basílica de Luján.

• Obras hídricas y de saneamiento – 17.000 km de cañerías de Agua, 22.000 km de cañerías de Cloacas, 2.500 obras hídricas en todo el País, recuperación de 2.300.000 hectáreas y creación de AYSA en el año 2006.

Para el año 2003 no había ninguna obra en ejecución, licitación o proyecto.

• Hospitales y salud – 136 obras en hospitales y centros de salud siendo que el 87% de las mismas se ejecutaron en el conurbano e interior del país entre las que se destacan los hospitales El Cruce (F.Varela), Colonia Aborigen (Chaco), Dr. Rawson (San Juan), Cuenca Alta (Cañuelas), Dr. Piedra (Chaco) y Materno Infantil (La Rioja).

• Plan “Más Cerca” – 7.311 obras en 1.682 municipios por $ 38.256 millones de inversión en ejecución (3.240 obras de pavimentación, cordón cuneta, plazas y parques, 1.115 obras en centros públicos de salud, cultura, deporte, 1.308 obras para viviendas y otras mejoras urbanas, 700 obras de redes de agua potable y 438 redes de cloaca, 250 desagües, saneamiento y defensa contra inundaciones, 52 obras de infraestructura hídrica, obras de alumbrado público urbano y rural, tendido de redes eléctricas de media y baja tensión, equipamiento y repotenciación de subestaciones eléctricas y expansión y mejoras de gasoductos y redes de distribución).

• Plan Energético Nacional – 12.285 megavatios incorporados; 5.500 km de líneas eléctricas (Sistema Patagónico: 1.915 km, NEA-NOA: 1.250 km, Comahue-San Juan: 990 km, 3º Línea Yacyretá: 920 km, Recreo-La Rioja: 194 km, Lavalle-Sgo. del Estero: 89 km y Coronda-Rosario: 66 km); 3.300 km de gasoductos troncales (3.300 km de Gasoductos Troncales (Segundo Cruce al Estrecho de Magallanes, Gasoducto Juana Azurduy, 320.000 HP en Plantas Compresoras y 2.100.000 hogares conectados a la red); hitos energéticos como el inicio del Gasoducto del NEA (2015), Yacyretá (2011), CN N. Kirchner (2015) Línea NEA-NOA (2011), CT Belgrano (2008) y 2º Cruce al Estrecho (2010).

Avance al 90 % de la Central Carbonífera de Río Turbio, paralizada por el macrismo.

• Energía Nuclear (Central Nuclear Néstor Kirchner 745 Mw, Recuperación de la Planta de Pilcaniyeu, 11 Centros de medicina nuclear, 3 Centrales a construir por 2.900 Mw, Reactor de Baja Potencia CAREM y formación de profesionales y empresas).

• Minería – Recuperación de Río Turbio, más de 700 proyectos en actividad, 7.500.000 metros perforados, 6.000 Nuevas Empresas de Servicios 100% nacionales, 400.000 nuevos puestos de trabajo y creación de la OFEMI).

• Recuperación de YPF – 33.666.476 metros perforados, 30.300 nuevos empleo directos y descubrimiento de “Vaca Muerta”.

• Reestatización y fuerte crecimiento de Aerolíneas Argentinas, empresa fundamental para integrar la conectividad del país.

• Fuertes acciones geopolíticas, que incluyeron las creaciones y fortalecimientos de la USASUR, la CELAC, desarrollo del MERCOSUR, acuerdos estratégicos con Rusia y China, entre otras.

• Terminación del corruptísimo sistema de las AFJP y paralelo fortalecimiento del ANSES, hoy en plena destrucción todo ello por parte del macrismo.

• Equipamientos básicamente con vehículos de producción nacional, a las policías, los organismos de seguridad y las FFAA.

Todo eso debe ser evaluado para hacer la suma algebraica, no cayendo en el simplismo negativo, y en muchos casos malintencionado, de perderse en supuestas consideraciones “morales” (de moralina rastrera), omitiendo datos y acciones decisivas para el desarrollo y la soberanía nacional.

El desarrollo económico, el específicamente industrial y tecnológico, así como el desarrollo social tienen que ver directamente con la defensa nacional.

¿Por qué nunca lo mencionan algun u otro destacado alto oficial del Ejército Argentino?

¿Por qué no se pone énfasis o tal vez ni menciona las acciones vergonzosas de entrega de soberanía, que en rápida sucesión perpetra el macrismo?

¿O acaso no lo saben…?

Tal vez no sea el caso del citado opinante militar, pero lamentablemente, para vastos sectores de Nuestras Fuerzas Armadas, la disolvente doctrina de la seguridad nacional, con su carga de liberalismo apátrida rampante, sigue vigente y continúa causando mucho daño.

La mayoría de sus integrantes, retirados o en actividad, parecen ni ser conscientes de ello.

Tampoco parecen ser conscientes que con esa postura, son simplemente el reverso de la misma moneda antiargentina, haciendo causa común con los sectores de las “progresías” llenas de doctrinas foráneas y carentes de todo vestigio de Pensamiento Nacional; las mismas que tanto dicen detestar.

(*) Datos de obtención propia y otros difundidos por OETEC.
*Analista de Temas Económicos y Geopolíticos
Agenda Nacional y Popular


jueves, 25 de octubre de 2018

ACERCA DE NACIONALISMOS PURAMENTE FORMALES
Un posteo muy claro acerca de los paralelismos entre Videla y Macri, realizado en algunos grupos supuestamente muy patrióticos, provocó una catarata de reacciones violentas pero nada fundamentadas, incluso algunas con caracteres de psicópatas, por parte de numerosos retirados de las FFAA y FFSS.
El problema está en que muchos que se dicen "muy nacionalistas" no son más que patrioteros de bandera, sin idea concreta de soberanía nacional, además que no saben nada de Historia, Economía y Geopolítica. Por eso, son proceseros contumaces, anclados en erróneos y perimidos dogmas de los años '70, además de lo cual, en el colmo de las contradicciones profundas, muchos se dicen "nacionalistas liberales" y apoyan al apátrida macrismo, el mismo núcleo político neoliberal que está entregando soberanía en todos los frentes, en forma descarada y alevosa. ¡Pero los proceseros y patrioteros de bandera se dicen “muy nacionalistas! ¡TIENEN UNA CONFUSIÓN DESCOMUNAL EN SUS CABEZAS!
Tienen marcada tendencia a “hablarse encima”, solo con sus “camaradas” y otros que piensan igual o muy parecido, por eso no evolucionan ni razonan un ápice, no saliéndose jamás de la abultada carga de dogmas que les inculcaron como supuestas verdades absolutas.
Dogmas repetidos en los Institutos Militares (en los que se “enseña” que –falsamente- “hay solo dos doctrinas económicas”, no se enseña nada de Historia, excepto algunos formalismos huecos del academicismo mitrista, y evidentemente no dan ni pizca de Geopolítica); parece reforzarse a diario en los cuarteles (casi totalmente huérfanos de Doctrina Nacional desde 1955), y se machaca más aun en los cursos de “formación” de la Escuela de las Américas y similares.
También se les enseña que “el enemigo es interno” y que se debe desconfiar de “los civilachos”, sobre todo si tienen formación universitaria.
Ven “comunistas” hasta en la sopa, pero no ven ni entienden que los neoliberales están destruyendo la patria. Y se enfurecen como desquiciados si se les hace ver lo equivocados que están.
Viven anclados en los años ’70, defendiendo ideas ya por entonces bastante erróneas o muy sesgadas y fuera de foco real; y hoy totalmente anacrónicas; ¡pero montan en cólera si se les pone en evidencia como muy ignorantes de la realidad y muy cargados de falsos y en muchos casos burdos prejuicios!
Por lo general creen a pies juntillas en lo que podríamos llamar “la
santificación del uniforme”. O sea que por el mero hecho de ser uniformado, cualquiera sería merecedor de credibilidad, y portador de patriotismo y buenas intenciones.
Por eso elevan al rol de supuestos “próceres” a personajes siniestros que fueron meras marionetas de los poderes anglosajones, como Aramburu, Rojas, Videla y otros (por no ir más atrás en el tiempo). Y se enfurecen hasta el paroxismo
más irracional e incluso psicópata, cuando se les demuestra palmariamente que esos nefastos individuos fueron simples traidores a la patria.
Hablan y declaman grandilocuentemente acerca de Malvinas, pero no se les mueve ni una neurona ante los brutales actos de entrega de soberanía que el macrismo –al cual apoyan casi sin fisuras- perpetra a diario y sistemáticamente.
Odian o recelan de Rusia y China, sea por “solidaridad” con EEUU y la UE, o por asimilar a esas dos Potencias Continentalistas con un perimido “comunismo subversivo” de los años ’70. Por esa misma cerrazón mental extrema, algunos – incluso altos oficiales retirados- despotrican y recelan de Venezuela y de su buen 
armamento ruso y chino, ignorando que precisamente esas alianzas estratégicas del país hermano cuna de Bolívar, son las que obran de formidable contrapeso ante las intenciones de agresión militar que evidencian las Potencias Atlantistas (EEUU, UE y otros), más los “cuzquitos dóciles de gobiernos subordinados a ellos de nuestro continente.
Tampoco entienden que los militares venezolanos les podrían dictar cátedra de auténtico patriotismo, pues mientras aquellos priorizan su patria sobre “el sistema”, por estos lares olvidaron el patriotismo o lo distorsionaron por completo, para ser únicamente defensores “del sistema anticomunista”. Dicho de otra forma, acá entronizan la doctrina de la seguridad nacional, no aprendiendo nada en 40 años, mientras sepultan la necesaria Doctrina de la Defensa Nacional, 
bajo cuyas enseñanzas llegamos a tener muchos señeros patriotas de uniforme.
Como no entienden nada fuera de la “lógica” cuartelera – liberal
recalcitrante, ignoran que la soberanía se respalda con industria y tecnología propia, con un pueblo culto y sano además de patriota, con un territorio integrado y con una economía sana y desendeudada; no les importa e incluso se alegran ante los cierres de fábricas, las paralizaciones de proyectos tecnológicos y las
cancelaciones de obras públicas estratégicas, y no tienen ni idea de lo perverso de los acuerdos con el FMI y el brutal endeudamiento que hoy nos atenaza.
Desprecian a los obreros, siendo que los orígenes de la mayor parte de los suboficiales son del sector de clase media baja, al igual que el grueso de los obreros; a los que reprimen con ferocidad e incluso sadismo.
Los oficiales provienen mayoritariamente de la clase media (hay estudios que lo prueban, como uno meduloso del sociólogo Luis De Imaz), pero se asimilan por lo general muy fácilmente a las oligarquías (y sus intereses clasistas y antinacionales), a las que algunos llegan, sea por pasar a ser “generales de empresas”, o por braguetazos u otras vinculaciones oportunas. Por algo, desde 1955 les inculcan el desprecio por “el populismo”. Hay excepciones, tal vez unas cuantas.
Lo dicho a comienzos de los años ’80, por el historiador y gran patriota José María Rosa, en un fuerte editorial de la revista Línea, a la cual dirigía, a propósito del fallecimiento de gran Guglialmelli, parecería aun hoy tener –lamentablemente  mucha vigencia, al expresar “ha muerto el último General de la Patria, ahora solo 
quedan generales de empresa”.
Podríamos actualizar esa contundente frase, diciendo: “ahora solo parecen quedar militares de alto rango retirados, integrantes de la versión castrense del NED; National Endowment for Democracy”, o “CIA de buenos modales”, con la que cooptan políticos, jueces, sindicalistas y otros, que demuestren “flexibilidad” ante las “sugerencias” del establishment neoliberal transnacional y los intereses de las Potencias Atlantistas. De otra forma, cuesta entender como pese a la preparación que deben tener, y los fáciles accesos a informaciones de primera mano, puedan sostener posturas tan carentes de lógica y del elemental patriotismo. Claro que siempre hay honrosas excepciones.
El tema no se agota. Necesitamos Fuerzas Armadas, pero dotadas de espíritu y mentalidad Nacional; lejos de confusos en grados crónicos y cipayos asumidos.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

jueves, 18 de octubre de 2018

EL CABALLO DE TROYA ENQUISTADO EN ARGENTINA
Tienen los accesos mentales taponados por gruesas y sucesivas capas de colonización cultural, lo cual se refuerza por la escasez de lecturas de libros formativos –o si las hay, raramente, solo de tono monocorde o muy superficiales-, y completando la cerrazón mental, la tendencia a “hablarse encima” casi exclusivamente entre sus pares o a lo sumo en otros de reconocida afinidad a los pensamientos “correctos”.
Esa costra de taponamiento mental es muy frágil, no resiste el menor análisis serio ni la mínima crítica bien intencionada pero certeramente expresada. Y como no pueden contestar, tienen una tendencia marcada a enfurecerse, cuando no a reaccionar muy agresivamente, pues consideran insultante (¡¿?!) que se les haga ver cuan equivocados están y cuan carentes de todo fundamento se hallan inmersos.
Son el tipo potencialmente más peligroso de los colonizados mentales, por varios motivos.
Porque son relativamente fáciles de confundir con patriotas auténticos, pues gritan a voz en cuello su supuesto patriotismo, meramente formal, mientras con una cerrazón mental extrema apoyan a gobiernos y personajes claramente nefastos para los Intereses Nacionales y para la Soberanía Nacional. Como no razonan, y actúan por impulsos y reciben “instrucciones e interpretaciones” de la realidad nacional –por canales muy bien aceitados formales e informales-, difícilmente entiendan cuanto y cuan profundo es el daño que hicieron y siguen haciendo.
Porque son muy proclives a la violencia, y en algunos o muchos casos, son meros psicópatas ansiosos por aplicar violencia extrema a quienes se los indiquen, pues para eso tienen los reflejos condicionados, y en determinados casos parecen simples represores sedientos de sangre.
Para formar psicópatas que repriman sin ningún reparo e incluso con “orgullo”, en los años ’60 y ’70, fueron “instruidos” por expertos extranjeros, trascendiendo que nuevamente hay ese tipo de expertos, de orígenes distintos a los de épocas anteriores.
El más complicado sector del amplio abanico de los colonizados mentales y confusos varios, está integrado por los proceseros y sus vinculados patrioteros de bandera, sean civiles o militares de esa ideología, que forman un verdadero Caballo de Troya enquistado en nuestro país, operando abiertamente en contra de los Intereses Nacionales....aunque muchos de ellos ni se dan cuenta; a tanto puede llegar la ignorancia y la profundidad de los procesos severos de colonización cultural que se les aplicaron.
Como expresó mi distinguido amigo el Dr. Labaké, “no aprendieron nada”, y eso que transcurrieron más de cuatro décadas, tiempo más que suficiente para hacer análisis bien fundamentados y para rectificar posturas y actitudes muy erróneas e incluso realizar profundos “mea culpa” ante los profundos daños hechos. Pero eso requiere apertura mental y una dosis fuerte de humildad, atributos positivos que no suelen ser muy frecuentes en ese tipo de  colonizados  mentales.
Detallar la sumatoria de incoherencias e incluso aberraciones conceptuales que tozuda e ignorantemente siguen defendiendo los proceseros y patrioteros de bandera, requeriría redactar un volumen enciclopédico. Se analizan las más relevantes y recurrentes.
 El único o el principal enemigo (varía el concepto según el grado de aridez mental del opinante) para esas mentalidades momificadas, sigue siendo “el comunismo”, y sus variantes conceptuales “subversivos”, “rojos”, etc. No entienden ni razonan que hoy el enemigo principal de los Intereses Nacionales está en el sector de los globalizadores a ultranza, manipulado por el mega poder financiero transnacional y sostenido por las Potencias Atlantistas. Muchos, por malicia o ignorancia, asimilar al peronismo con el marxismo, lo cual es como mezclar agua con aceite.
 Siguen mentalmente presos de premisas de los años ’70, hoy anacrónicas y en su momento sesgadas, parciales y erróneas.
 Solo entienden el cerrado concepto binario amigo – enemigo, siendo incapaces de advertir y menos aun de analizar objetivamente diversos matices que plantean diversas y muy reales opciones doctrinales alternativas.
 Por lo precedente, en forma harto burda e incluso necia en muchos casos, asimilan al demonizado concepto de “subversivos” y “marxistas” a toda ideología política y/o escuela económica que se oponga y por ello no se subordine al neoliberalismo; doctrina esta última que aceptan irracionalmente sin cortapisas...o peor aun, ni se lo plantean.
 Seguramente como un abstruso mecanismo psicológico de autoexculpación por las aberraciones cometidas y/o apoyadas en el nefasto “proceso”,
apoyan como borregos obedientes al apátrida neoliberalismo macrista, pues este gobierno es la continuidad de aquel de 1976 y del noventista de la partidocracia cleptocrática. Es como el degenerado o el violador, que como autojustificación, supone degenerados o violadores a todos.
 Con indisimulada altanería y nula autocrítica, pretenden que el pueblo les esté “agradecido”, e incluso “muy reconocido” por haber usurpado el poder en 1976 y por la sumatoria de atroces errores e incluso aberraciones de todo tipo perpetradas. ¿Agradecidos de que, de haber impuesto el neoliberalismo apátrida y genocida económico, bajo custodia de las bayonetas, con Nuestra Fuerzas Armadas operando como tropas de ocupación al servicio de los poderes plutocráticos transnacionales y de los dictados de las potencias anglosajonas?
 Echan culpas totales del estado de indefensión total en que nos hallamos ahora, exclusivamente a los gobiernos civiles, pretendiendo tapar que el desguace mayúsculo de nuestro potencial de defensa ocurrió a consecuencia de la Guerra del Atlántico Sur, burda e irracionalmente conducida desde lo geopolítico, lo estratégico y lo táctico como prueba palmaria del profundo grado de colonización mental de las cúpulas proceseras y sus continuadores. 
 Grandilocuentemente hablan que “libraron dos guerras”, rematando el concepto afirmando “¿que más se nos puede pedir?”. Como mínimo, se les debe exigir –no solo pedir- el profundo “mea culpa” por la desastrosa conducción de ambas circunstancias de armas, pues en las dos operaron como dóciles mascotas a las órdenes dictadas por ambas potencias anglosajonas y la OTAN.
 En el colmo de la colonización cultural en grado superlativo, algunos llegan a afirmar que “no existen enemigos externos, los únicos enemigos los tenemos adentro, y estamos listos para reprimirlos”. Esa estupidez no requiere mayores explicaciones.
 Todos sin excepción, se dicen “muy malvineros”, pero ninguno de ellos critica las viles acciones de entrega de soberanía que vergonzosamente está perpetrando el macrismo. No saben nada de Geopolítica, ni de Historia ni de Economía, salvo rarísimas excepciones que alguna idea tienen, pero escasa y distorsionada.
 Se dicen “patriotas y liberales” (algunos ni lo piensan siquiera), y los que lo dicen, no tienen ni conciencia que esa afirmación es un oxímoron sin solución. Es como decirse “varonilmente femenino”, por dar un ejemplo muy claro de una incoherencia similar.
 Creen en “la santificación del uniforme”, o sea que alguien, por el mero hecho de portar uniforme, supuestamente para ellos ya merece credibilidad.
Por eso les cuesta tanto asumir que personajes como Aramburu, Rojas y Videla, entre otros, fueron simples y vulgares traidores a la patria, marionetas de los anglosajones.
 No tienen ni idea que el concepto de soberanía incluye la defensa estricta de la población (abarcativo eso de la Salud y la Instrucción Pública, vivienda digna y protección integral desde la niñez a la vejez), ni que incluye también a la protección y desarrollo industrial, tecnológico, de infraestructura, y la no sumisión a los poderes financieros extranjeros por la vía del endeudamiento.
 Suelen citar a auténticos patriotas que fueron militares, como Mosconi, Savio y algún otro, pero ni tienen conciencia que con sus apoyos abiertos a gobiernos ultra liberales o directamente neoliberales, actúan en contra de los principios que defendieron esos patriotas que por cierto los hubo dentro de Nuestras Fuerzas Armadas. Citar a Mosconi y Savio, mientras apoyan a Martínez De Hoz, Macri, Aranguren y Sturzenegger; es como predicar santidad desde un prostíbulo, incluso regenteándolo.
Como dijo un esclarecido amigo, “hoy, los patrioteros de bandera no solo no aportan a solucionar la crisis terminal que soporta nuestro país, son parte del problema”.
Para ser muy explícito, el citado Dr. Labaké es un referente del Pensamiento Nacional, corriente de pensamiento y acción, a la que también adherimos el amigo citado al final, y quien suscribe. O sea en las antípodas del “marxismo” o “pensamiento gramsciano” con el que con tan poca lucidez como tanta rapidez, catalogan los proceseros y patrioteros de bandera, a los que ponemos en evidencia sus profundas contradicciones e insalvables incoherencias de pensamiento.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

sábado, 13 de octubre de 2018

PERDUELLIS, CIPAYOS, VELETAS Y ANALFABETOS POLÍTICOS
El desastroso estado actual de Argentina, en marcha desenfrenada hacia la disolución nacional, no es casual ni fortuito, pues existe una sumatoria de factores internos y externos que nos empujaron a esto, y quienes desde las sombras comandan todo el siniestro operativo evidencian estar decididos a llevar a cabo su siniestro objetivo hasta las últimas consecuencias.
En ese contexto, los colonizados mentales y otros confusos varios, juegan voluntaria o involuntariamente sus roles en contra de los Intereses Nacionales.
Entre otros destacados y patrióticos pensadores que tuvo Argentina, dos de ellos abordaron el tema con notable profundidad y muy precisa visión: el hoy menos conocido José Luis Torres y el notable referente del Pensamiento Nacional Arturo Jauretche.
Torres impuso el hoy casi desconocido concepto de “perduellis”, tomado del latín, y que significa “enemigo interno”, a diferencia de “hostis”, “enemigo externo”.
Jauretche creó el contundente concepto de “cipayo”, para definir a los que agreden y odian a propio pueblo y traicionan a la patria, tomando el nombre del regimiento homónimo de La India Colonial, tropa conocida por la ferocidad con la que reprimían a su propio pueblo, operando para los invasores británicos.
Este concepto es contundente, y en una sola palabra define una serie de lacras conductuales muy nefastas para nuestra patria, hoy tan agredida.
Desde hace mucho padecemos las muy negativas influencias de distintos tipos de cipayos en nuestro país, así como también en la Patria Grande que es Sudamérica.
Algunos se autodefinen solos, como ciertos “progres” llenos de fraseologías e ideologías foráneas, todas disolventes y sumamente agresivas, como los ultra ecologistas, los indigenistas, las feroces feministas (que llegan hasta a odiar “al macho”, pretendiendo un mundo sin hombres y sobre todo sin familia heterosexual), los antiteos revulsivos que pretenden imponer el ateísmo al como sea; y otros grupos minúsculos pero generalmente muy violentos en sus prédicas y a veces de hecho, como trotskistas, anarquistas y similares. Todos estos últimos, por pretendida “pureza ideológica” terminan siempre jugando a favor de las oligarquías apátridas y otros grupos antinacionales.
Por lo general casi todos ellos no se consideran argentinos y desprecian al sano patriotismo, con pretendidos descalificativos como “facho”, “concepto burgués” y otras muletillas que muchas veces no saben definir con precisión. Estos claramente se definen como cipayos asumidos. No hay confusiones.
Están los muy soberbios oligarcas, y sus claques de los sectores medios – altos que se les asimilan…aunque estén lejos social y económicamente. Su “patriotismo” es claramente clasista, racista y circunscripto a su casta y sus intereses. Se los ubica fácil, aunque cierto periodismo complaciente los proteja al tanto por cuanto. El “patriotismo” de esa gente se mide en los bolsillos, en los privilegios de “alcurnias” de estancias y billeteras, así como en las prebendas de clase.
Algo más difusos pero fácilmente perceptibles, son los acomodaticios de clases medias, volubles y carentes de convicciones, se sienten cercanos a las oligarquías a las que admiran, sin entender que son despreciados y marginados por esos núcleos del poder. A su vez suelen despreciar o “asquearse” de los pobres, no comprendiendo que apenas están uno o dos escaloncitos por sobre ellos en la escala socio económica, y que fácilmente pueden “descender” en el marco de gobiernos liberales, o sea antipopulares y antinacionales.
Hoy dicen odiar al “populismo” (los gobiernos populares), pues así les inculcaron los medios concentrados; olvidando que la Universidad gratuita, las mejoras sociales y otros avances notables, se los debemos a los gobiernos nacionales y populares, sobre todo al peronismo, mal que les pese o pretendan ignorarlo; o lo tapen con dosis descomunales de odios irracionales.
Incluso dentro de las clases medias, están los que odian a “los negros vagos” (y otros conceptos racistas), pese a que muchos odiadores distan mucho de ser nórdicos de pura cepa…u otras aberraciones similares.
Pero los que forman el Caballo de Troya, disfrazados de exultantes patriotas que gritan a voz en cuello el supuesto nacionalismo (meramente cosmético) que practican, son los patrioteros de bandera y sus mentores e impulsores principales de las últimas décadas, los proceseros cerrados y contumaces.
Como el patriotismo declamativo confunde a incautos y desprevenidos, así como dado el rol de fuerza pretoriana al servicio de las oligarquías apátridas y los intereses antinacionales, este sector del cipayaje es potencialmente mucho más funesto, amerita un análisis más exhaustivo.
Ese rol antinacional lo hicieron en la década infame (1930 / 1943), sobre todo desde el “justismo” (Agustín P. Justo, el General aliado de la oligarquía campera y subordinado a los británicos), desde “la fusiladora” (1955) en adelante con pocas excepciones, y muy acentuadamente desde el “proceso” (1976); revelando en sus mentores la intención de ser continuadores del anglófilo mitrismo ultra liberal y feudal campero, vigente desde 1862 hasta el advenimiento del Yrigoyenismo, con muy pocas excepciones positivas en esos largos años.
Al Caballo de Troya de proceseros y patrioteros de bandera, me referiré en artículo aparte, en mérito a la brevedad, Dios mediante.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

miércoles, 10 de octubre de 2018

RESPUESTA A NOTA DE UN ALTO OFICIAL RETIRADO DEL EJÉRCITO
Lleno de enojo en su escrito, no exento de errores de redacción y de
ortografía (no le cargue las tintas a su secretaria, los correos electrónicos son esencialmente una forma de comunicación personal, y es elemental controlar su corrección, más si –lo dudo- se deja a otra persona el tipeo).
Vuelve a demostrar su cerrazón muy de procesero, poniéndose en dueño de la verdad suprema. Y sigue encerrado en su concepción fuertemente sectaria, excluyente, claramente poniendo distancias entre los uniformados y los civiles, como si fueran de una categoría superior. No son más y tampoco menos, pero ese espíritu de casta que evidencia, hizo y hace mucho mal a nuestro país.
Nuestras Fuerzas Armadas son instituciones básicas para la patria, pero deben estar dotadas de claro pensamiento y doctrina nacional, para evitar que vuelvan a ser meras tropas de ocupación al servicio de la plutocracia transnacional, como lo han sido y evidentemente muchos quieren que vuelvan a ser.
Por supuesto, ni pizca de arrepentimiento de su parte, por haber formado “orgullosamente” de las tropas de ocupación en el propio territorio, para cuidar los intereses de los que nos impusieron el neoliberalismo salvaje, en el siniestro y apátrida “proceso”.
Hicieron mucho daño, un verdadero genocidio económico (el cual gente como Ud. nunca reconocerá) y lo siguen haciendo, al apoyar la genocida política económica actual; posiblemente en profundos vericuetos mentales como intento de justificar las tropelías anteriores “lavándolas” con el apoyo al apátrida macrismo, continuación directa del “proceso” y de los noventistas.
Su concepción de la realidad geopolítica actual, es tan cerrada y nula como la que demostraron tener los comandantes proceseros, los mismos que antes que defender a La Patria, prefirieron ser “leales al sistema”, y así nos fue. Necios que se creyeron “aliados” de EEUU, siendo que solo fueron marionetas descartables.
Son décadas, en las cuales les enseñaron a ser subordinados mentales a los anglosajones, y de ahí su concepción de la realidad actual, totalmente identificada con el Bloque Atlantista, por encima incluso de los Intereses Nacionales.
Por eso toma como inapelable, el papel de los países subordinados a EEUU y la UE, que cargan las tintas contra Venezuela, pues la quieren dócil, sumisa proveedora de materias primas y sin criterio ni concepto de Lo Nacional.
Por supuesto, a Ud. no le llama la atención que las claras violaciones a los derechos humanos en el régimen feudal de Arabia Saudita, no se midan con la misma vara con la que denostan a Venezuela. Ni tampoco parece analizar que la excusa de los “derechos humanos” es una de las constantes de las Potencias
Atlantistas para agredir y destrozar naciones, como lo hicieron en Yugoeslavia, Libia, Iraq, Siria, y como lo quieren perpetrar en Irán (y lo hicieron en varios países muy pobres y desguarnecidos de África).
Si es por “violar derechos humanos”, ¿por qué no analiza con objetividad (difícil pedirla a los proceseros), lo que está perpetrando en nuestro país el infame y apátrida macrismo…al cual apoyan sin cortapisas los proceseros, y bajo sus nefastas influencias, la mayoría de los uniformados? Por algo les dan 
conocimientos tan sesgados y distorsionados en los Institutos Militares. Por caso les enseñan que solo hay dos Escuelas Económicas, tal como lo expresé en un par de mis artículos, uno de ellos muy reciente. Y de Historia Argentina, solo conocen algo de las mentiras al cuento de Don Bartolo, sin pizca de análisis amplio, como lo hacen muchos muy buenos historiadores revisionistas. Pero la historia revisionista,
no es “políticamente correcta” para algunos.
Para los proceseros y los patrioteros de bandera, todo lo que “tiene la osadía” de cuestionar los cerrados dogmas que les inculcaron, es
automáticamente “sospechoso de marxismo”. Por eso, en forma bastante burda, cita Gramsci, para “catalogar” mis muy bien fundadas opiniones. Con eso parece colocarse al nivel de algún suboficial, e incluso algunos oficiales muy poco cultivados, para quienes el Pensamiento Nacional (y dentro de él al peronismo) es “la misma cosa” que el marxismo y sus variantes trotskistas, gramscianas, etc.
Sé de muchos proceseros, que en sus cerrazones mentales, asimilan al peronismo y a todo el Sector Nacional, con el comunismo, lo cual es aberrante, pero así les inculcaron y así lo siguen “razonando”.
Y no entienden que los liberales y los neoliberales, son tan apátridas como los marxistas. Siguen torpemente encerrados mentalmente en los años ’70, no dándose cuenta que la juegan de marionetas descartables, al servicio de los anglosajones, las Potencias Atlantistas y el mega poder financiero  transnacional. ¡Cero en Geopolitica!
La recurrente mención tanatológica seguramente no es casual en los
proceseros. Además de ser amenazas encubiertas, muchos son simples psicópatas ansiosos por volver a reprimir, no importa como, ni cuando ni contra quien. Eso se pudo ver en las actitudes feroces no exentas de sadismo, de las FFSS al reprimir a obreros, maestros, gente en situación de calle, despedidos y  desocupados, científicos echados de sus trabajos bajo la estulticia de los procederes macristas, etc. Todo eso avalado por algunos retirados, tal como lo hicieron saber públicamente.
Respecto a los usos de las bayonetas, claro que no sirven para sentarse encima, pero tampoco deberían servir para atacar al propio pueblo provocado por planes de gobierno apátridas y económicamente genocidas.
En lo que hace a veteranos de guerra y/o “veteranos” de acciones militares internas en el siniestro “proceso”, la postura que Ud. exhibe y defiende parecería afirmar rotundamente, que solo en base a esos antecedentes, no deberían ser juzgados por otros delitos; lo cual es una incoherencia total. Pongamos por caso un sádico violador, que por esas vueltas de la vida, haya estado en el conflicto bélico de 1982…¿acaso eso lo exime de purgar sus cuentas por los delitos cometidos? Y le aclaro que no conozco los casos de los dos militares de altos rangos que Ud. cita.
Respecto a Venezuela, sé que adquirieron armamentos de Rusia y China…¿y que hay con eso, le “escandaliza” que no sea un país dócil a los dictados de los Atlantistas?
Se nota claramente que –como en los ya vetustos años ’70- para Ud. es más importante defender “al sistema” antes que a La Patria Misma.
Cada vez estoy más convencido que existe una versión militar del NED. De otra forma, cuesta entender tanto pensamiento enrevesado, por parte de prominentes retirados.
Atentamente.
C A O

lunes, 8 de octubre de 2018

LAS CONSTANTES ANTEOJERAS DE LA COLONIZACIÓN CULTURAL
Cuatro opinantes que son claros ejemplos del liberalismo extremo imperante en las Fuerzas Armadas de Argentina. Omito los nombres, que los conozco, por no ser necesario para el análisis.
Largo y farragoso escrito de un Coronel (R). Habiendo sido de Inteligencia Militar, y diciéndose patriota, nunca puede entenderse como apoyó sin cortapisas al macrismo, pese a los claros antecedentes antinacionales y mafiosos de los que hoy nos (des)gobiernan, y lo siguió apoyando explícita y enjundiosamente hasta hace muy poco, ¿nunca vio las claras acciones de entrega de soberanía, por no citar la destrucción socio económica generalizada adrede tan visible, el endeudamiento feroz y el desguace del poder residual que quedaba de las FFAA?
Sus escritos solo denotaron un rechazo visceral al peronismo, en particular del gobierno de los Kirchner, repitiendo lugares comunes de la “prensa adicta” al establishment, que enfatizan la supuesta “corrupción total” y otros cargos similares, nunca demostrados en la supuesta generalidad que pretende enrostrarse para el descrédito total. Es la misma metodología deleznable que la oligarquía siempre clasista, racista y apátrida, uso contra Rosas, Yrigoyen, Perón, M.E.M. de Perón, Frondizi y otros. Metodología que sirvió de marco y falaz justificativo para perpetrar destierros forzosos, cárceles por motivos políticos, torturas e incluso asesinatos a mansalva, para “aleccionar” a los “muy osados” que defendieron las Causas Nacionales, las que de un modo u otro fueron asumidas por los gobernantes citados.
Nunca hizo un análisis objetivo y basado en sólidos datos macro económicos, macro sociales y geopolíticos, de los doce años de gobiernos de los Kirchner, cuyos indicadores dan saldos claramente positivos, pese a los errores y algunos hechos muy discutibles, que por cierto hubo; pero omite sistemáticamente todo análisis bien fundamentado. Solo denosta…¿Por qué?
No es casual que mezcle en un combo imposible, a Rosas (patriota y referente de la Causa Nacional) con un traidor serial como Urquiza, vendido a los treinta denarios de enemigos de la patria, y con un feroz racista inverso (que odió a criollos, gauchos, indios y negros, pese a que ese era su origen), como Sarmiento. El mismo que alentaba degollar a mansalva a gauchos, diciendo que para lo único que sirven es para abonar la tierra con su sangre, siendo que de gauchos, indios y negros se nutrió el Ejército Libertador de San Martín y los otros muchos ejércitos formados para defender a la patria en el siglo XIX.
No es casual que el Coronel cite como referencia al Facundo, libro que el propio Sarmiento reconociera que era una suma de mentiras al cuento, hecho como folleto antirrosista y pro liberal (o sea antipatria). El mismo libro Facundo, que con meridiana claridad Jauretche citó como una de las principales zonceras argentinas de colonización cultural.
No es casual que con claro pero sutil pensamiento unitario y racista, se muestre partidario de la supuesta “civilización” centrada en “la ciudad” (que estuvo y está cargada de prejuicios anglófilos, sectarios y europeizantes antinacionales), y denigre al pueblo humilde, con menos conocimientos formales pero imbuido del Ser Nacional, que es el del interior profundo, así como el de los barrios populares de la extranjerizada capital nacional y el Gran Buenos Aires.
Notable ese pensamiento cargado de racismo implícito en un oficial, que no desconoce que la gran mayoría de los suboficiales provienen del Norte Grande, y por ello son mayoritariamente morochos de las diversas cruzas étnicas que forjaron nuestro país.
Tampoco puede omitirse que en su particular listado de referentes históricos, “casualmente” omitió a Perón y Frondizi, grandes estadistas del siglo XX, a quienes dijo admirar (pero no lo refrenda con sus escritos tan cargados de liberalismo apátrida).
Como sea, no puede sorprender la impronta ultra liberal en lo económico, y muy mitrista en su interpretación histórica (ni asomo del mucho más fundamentado revisionismo histórico ni de una visión político - económica por fuera del ultra liberalismo), tal como se inculca en forma excluyente en los Institutos Militares…lastimosamente.
Tampoco nunca contradijo ni “llamó al orden” a un ex subordinado suyo (lo llama “mi Coro”), de tan pocas luces que ese personaje se dice “sanmartiniano” siendo que su rastrera prédica es violentamente rivadaviana –lo cual nunca entendió ese opinante-, pero tan grave como eso es la cerrada concepción ideológica y ¿geopolítica? que afirmó con su enjundia y poco elaborada redacción, que “no hay enemigos externos, los únicos que hay los tenemos adentro: los peronistas y los comunistas” (a quienes burdamente incluyó en la misma bolsa).
Tan obtuso pensamiento del subordinado, nunca fue corregido ni menos refutado, por el Coronel opinante. Y el que calla, otorga…
El Coronel, así como otro Teniente Coronel también asiduo opinante, mencionaron a Mosconi y Savio, dos prohombres sin duda y grandes Militares de la Patria, pero olvidaron a otros como Baldrich, el Brigadier San Martín, Perón, Rodríguez Zía y Guglialmelli, entre otros también militares que fueron auténticos patriotas. Claro que para lo procesero “militarmente correcto”, varios de esos grandes nombres son impronunciables, y pretenden condenarlos al olvido, sino al oprobio.
Y omitieron señalar que varios de ellos fueron perseguidos por el
establishment apátrida y pro anglosajón, con el concurso principalísimo de varios militares ultra liberales.
El Tte. Coronel asiduo opinante, dijo en tono solemne, que “hay un solo Ejército”, como si el pensamiento predominante hubiese sido monolítico. Parece ignorar que todos los historiadores serios y bien documentados, afirmaron la clara existencia de dos corrientes doctrinales claramente contrapuestas: los liberales y los Nacionales o Nacionalistas. Esas dos corrientes existieron siempre en pugna, así sea bajo formalidades castrenses, pero en muchos casos con sórdidos enfrentamientos, que llegaron a las armas en algunas ocasiones, como en “la fusiladora” y en los hechos de armas entre Azules y Colorados. Claro que desde 1955 y sobre todo desde el “proceso” se excluyó al Pensamiento Nacional, lo cual es claro en virtud de los contenidos dictados en los Institutos Militares, según trascendió, así como en otros formalismos importantes, como homenajear al anglófilo y genocida Aramburu, con su nombre en la Escuela de Infantería.
Un cuarto opinante, habitualmente muy enjundioso y “muy malvinero”, civil vinculado fuertemente a las FFAA, nunca demostró ninguna reacción ante las políticas de entrega de soberanía que a diario perpetra el macrismo; y en varias ocasiones defendió al polifuncionario Gómez Centurión, por su carácter de militar y veterano de guerra, como si eso lo excluyera de toda culpa. Nunca consideró las acusaciones que pesan sobre el mismo, por su responsabilidad en el incendio y muerte en Iron Mountain, cuya aprobación de funcionamiento por la CABA fue de su directa incumbencia. Tampoco manifestó nada, al ser nombrado el citado polifuncionario, como vicepresidente del Banco Nación (no trascendió que acredite conocimientos específicos para dicho cargo), y en el mismo existen fundadas sospechas que sea funcional al desguace por partes, que por presiones de la Banca transnacional y por las convicciones neoliberales del macrismo, se estaría consumando; lo cual es de recordar motivó la renuncia de Melconian, pese al conocido liberalismo extremo de este economista muy afín al establishment.
Cuatro opinantes que son exponentes del crudo liberalismo hoy imperante en Nuestras Fuerzas Armadas. Y no es redundante recordar que el liberalismo, junto al marxismo, son doctrinas económicas claramente antinacionales.
Todo muy afín a la nefasta doctrina de la seguridad nacional. Muy lejos de la Doctrina de la Defensa Nacional, que desde el “proceso” parecería tirada al desván de lo inservible…lamentablemente.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

viernes, 5 de octubre de 2018

PROCESEROS Y PATRIOTEROS DE BANDERA
No son los únicos casos de colonizados mentales en grados superlativos, hay progres fuera de foco, clasemedieros muy confusos y otros; no obstante los acá analizados, juraron defender a La Patria, pero evidentemente adolecen al menos de muy severos enredos conceptuales, o en algunos casos cabe inferir que intencionalmente juegan en contra de los Intereses Nacionales.
Dicen ser “muy patriotas”, pero no van allá de meros formalismos de himno y bandera (patriotismo cromático y musical, dijera el Dr. Julio C. González, ex preso político del infame “proceso” por el mero “delito” de ser auténtico patriota).
Siguen conceptualmente encerrados en perimidos dogmas de los años ’70, que eran tergiversados y erróneos en su momento, y hoy además son anacrónicos.
En los años ’70 fueron marionetas de los poderes que impusieron a sangre y fuego el genocidio económico para impedir nuestro desarrollo, luego institucionalizado como El Consenso de Washington.
No entienden nada, pero tampoco quieren entender, pues los enfurece que se los contradiga, y mucho más si se pone en evidencia lo inconsistente y profundamente erróneo de los dogmas que les grabaron como supuestas “verdades absolutas”.
Como además –salvo excepciones- leen poco o nada, y nunca fuera de lo “militarmente correcto”, y además “se hablan encima” (o sea que solo hablan entre ellos, salvo excepciones), sus conocimientos rara vez salen de los cerrados moldes asumidos como verdades absolutas y excluyentes, por más incoherentes o incluso aberrantes.
Hicieron mucho daño, pues operaron indignamente como simples tropas de ocupación en el propio territorio nacional, al servicio del poder financiero transnacional y de las potencias anglosajonas. Pero nunca lo entendieron, nunca lo razonaron, y muchos de ellos carecen de los mínimos conocimientos de Historia, Economía y Geopolítica, como para darse cuenta.
Se autojustifican diciendo que “sacaron al país del caos”, siendo que en realidad lo sumieron en el caos espantoso del subdesarrollo que significó el neoliberalismo, con sus genocidas secuelas de miseria, desocupación, desindustrialización, pérdida de soberanía real, desarticulación social y pisoteo de la soberanía.
Como muchos no entienden nada, se justifican tildando de “subversivos” a todos los que ponemos los puntos sobre las íes, demostrando cuanto daño hicieron. Y por supuesto no quieren reconocer ni por asomo, que así como en Tucumán se combatió a la violencia guerrillera apátrida, dentro del marco legal y constitucional, también era perfectamente factible neutralizar la violencia subversiva sin violentar la constitución ni tomar por asalto el poder.
Por supuesto, el Operativo Dorrego, experimento exitoso que de proseguir hubiera neutralizado y extinguido casi toda la violencia armada posteriormente desatada, ese operativo fue condenado al olvido. Triunfó la postura de los “halcones” sedientos de sangre, venganza y resentimiento.
Les enfurece que se les haga ver que la finalidad real del golpe de Estado fue servir de severo marco represivo para anular toda posible protesta en contra de la entrega vil de soberanía y renuncia al desarrollo, que significó el plan económico orquestado por Martínez De Hoz y sus secuaces, imponiendo el neoliberalismo apátrida como supuesto “pensamiento único”.
Ese marco de terrorismo de Estado comenzó con el asesinato del Mayor (Tte. Coronel Post Mortem) Bernardo Alberte, la misma noche nefasta del golpe, seguramente por el “delito” de haber dirigido una nota a Videla en la cual hizo ver los estragos que provocaría la asonada ya en plena preparación. El jefe de la patota asesina luego llegaría a General; el instigador pocas dudas quedan que fue Jorge Rafael Medusa (las medusas no tienen cerebro, pero si púas venenosas).
Terrorismo de Estado que provocó el secuestro y desaparición del sindicalista Oscar Smith, después de haberse entrevistado con el usurpador Videla para decirle que se opondría a los negociados que los “Chicago’s Boys” iban a hacer en el Sector Eléctrico; lo cual perpetraron después ya sin oposición posible.
Terrorismo de Estado que asesinó al querido cantautor Jorge Cafrune, embestido cuando iba a caballo rumbo a Yapeyú a homenajear a San Martin (debía morir, dijo como una sentencia, sin asomo de arrepentimiento, algún procesero tan soberbio como poco pensante).
Terrorismo de Estado que se usó para apoderarse de Papel Prensa en beneficio de los medios concentrados (¡y algunos proceseros hablan del golpe necesario para terminar la corrupción!).
Por supuesto, los proceseros y patrioteros de bandera ignoran que tanto ellos como la violencia guerrillera, fueron simples peones dóciles a la operatoria sugerida por el británico Harry S. Ferns, que indicó que una guerra civil sería el único modo de destruir los notables avances sociales, económicos y tecnológicos logrados por el peronismo. Por algo mientras los anglos los alentaron a asaltar el poder a los militares liberales anglófilos, enviaron armas y municiones destinadas a las guerrillas, tal como con sordina se informó al detectarse dos cargamentos bajados de una nave y un avión británicos
Después de 63 años de lavaje cerebral intenso perpetrado por medio de los cursos de la Escuela de las Américas y de los contenidos curriculares de los Institutos Militares, lograron un adoctrinamiento ultra liberal (o sea antinacional) casi sin resquicios.
Solo algo de Historia Argentina académica-mitrista, evidentemente poco de Historia Mundial, poco o nada de Geopolítica, y de Economía la excluyente visión dual de la dupla liberalismo – marxismo. De Política Argentina un odio visceral al peronismo, casi como constante.
En ese contexto, inculcan la supuesta existencia de solo dos doctrinas económicas (liberalismo y marxismo), omitiendo deliberadamente el contexto en el cual se desarrollaron las nuevas potencias económicas, con fuerte intervencionismo estatal y cerrado proteccionismo; lo cual es lo mismo que en su momento aplicaron las actuales potencias en la Segunda Revolución Industrial. La mayoría desconoce que es el Capitalismo de Estado, el Keynesianismo, el New Deal y otras doctrinas por fuera del liberalismo decimonónico y cavernario.
Algunas de las muchas aberraciones institucionalizadas como verdades indiscutibles entre los proceseros y patrioteros de bandera son las siguientes.
 En su momento, demostrando ignorancia total en Historia y Geopolítica, se consideraron “aliados” de EEUU (fueron solo marionetas dóciles y descartables), suponiendo que en la guerra de 1982, EEUU sería neutral o más aun, que estaría de parte nuestra.
 La recuperación de las Malvinas, sin asegurarse apoyos externos a la altura de las circunstancias, habiendo desechado ofrecimientos de ayuda estratégica rusa -¡horror, como iban a aceptar “sacar los pies del plato” y recibir ayuda del “ogro” comunista!-, y la propia desastrosa conducción del conflicto, con cada Fuerza peleando separadamente su guerra particular, mostró el grado de improvisación, falta de preparación y miras estratégicas muy escasas, todo lo cual nos costó muy caro. Olvidaron un principio elemental en toda guerra: “todo enemigo de mi enemigo es mi amigo”, y que “en la guerra todo está permitido, con tal de defender a La Patria”. Pero de tan colonizados mentales, prefirieron ser leales “al sistema” antes que a los Intereses Nacionales.
 Después de existir claramente dos sectores internos diferenciados en las FFAA, los liberales y lo nacionalistas, desde 1955 instalaron el liberalismo como única doctrina político económica “correcta”. El espíritu de casta supuestamente superior, es una de sus consecuencias nefastas. Oponerse a todos los gobiernos de mentalidad nacional, proteccionista e industrialista, es otra de las constantes.
 Se consideraron (¿consideran aun?) “la reserva moral de la patria”, omitiendo la sumatoria de aberraciones y negociados perpetrados y/o tolerados por los gobiernos cívico – militares; e incluso por el macrismo (al cual apoyan fervorosamente), con tal de “oponerse al avance del marxismo”, calificativo este último fácil de endilgar a todos los no subordinados al liberalismo apátrida.
 Votaron masivamente al neoliberalismo macrista. ¿Acaso no sabían sus evidentes antecedentes de la “patria contratista” y otras maniobras mafiosas, así como su clara mentalidad antinacional? A casi 3 años de (des) gobierno neoliberal, y pese a la destrucción socio - económica generalizada y la entrega vil de soberanía, lo siguen apoyando. ¿Es eso real patriotismo…o solo patrioterismo de opereta?
 Algunos retirados, muy verborrágicos, afirman no existir enemigos externos, considerando los únicos enemigos al marxismo y al peronismo (poniéndolos en una sola bolsa, como si fueran la misma cosa), asimilando la malicia y cortedad de miras de la cerrada oligarquía.
 Muchos expresan con claridad o algunos en forma subrepticia, sus anglofilias en grados superlativos. Demuestran con ello cuan hondo caló la persistente colonización cultural a la que fueron sometidos. Sobran anécdotas que dan asco y vergüenza ajena. Algunas se citan siguidamente.
 Varios se mostraron exultantes al vaciarse y desguazarse el proyecto ARSAT, bajo la obtusa mirada de ser “un proyecto kirchnerista”, ignorando su enorme importancia estratégica y el hecho básico que era un Proyecto Argentino. El odio los ciega y la ignorancia los pierde.
 Escuché de tres “intelectuales inteligentes” decir con impostada ironía: “preferimos cualquier cosa antes que los Kirchner”, y lo siguen prefiriendo, cerrando los ojos y manteniendo nulo el entendimiento, ante el rumbo de disolución nacional al que hoy nos llevan.
 Quieren degradar las FFAA a un simple rol policíaco, y nadie parece molestarse por eso, incluyendo a muchos verborrágicos retirados.
 Impresentables negociados inmobiliarios del macrismo amenazan propiedades de las FFAA, como Campo de Mayo…y nadie parece molestarse.
 Se desguaza Fabricaciones Militares, ante la pasividad total de las FFAA y de los retirados en particular.
 Se entrega vilmente la soberanía en Malvinas, La Antártida, el Mar Argentino, mientras se desguarnece La Patagonia, y se pretende llevar al olvido el ARA San Juan…y los proceseros y patrioteros no dicen ni mu.
 Nadie parece entender que la industria y la tecnología nacional, son pilares de la soberanía. Pocos saben la enorme importancia estratégica de fabricar los propios armamentos e insumos bélicos. Décadas de esfuerzo y el notable Plan Europa, que modernizó a las FFAA bajo la visión estratégica de Guglialmelli, nadie en las propias FFAA parece recordarlos.
 En los prolegómenos de la guerra contra Chile (que gracias al Papa no se dio), un alto oficial de La Marina, a la sazón Ministro en Misiones, ante una crítica mía a la política de desindustrialización del “proceso” y su negativa incidencia
estratégica, en forma cortante respondió: “señor, las armas no se fabrican, se compran”. Clara demostración de pensamiento de subordinación a las potencias industriales.
Las anécdotas no se agotan.
Las FFAA son instituciones importantes para nuestro país, pero las necesitamos dotadas de Pensamiento Nacional, no confusas doctrinalmente y como meras receptoras y difusoras del liberalismo, doctrina que es apátrida por excelencia.
Como con sagacidad hace poco dijera un amigo, preocupado por el estado de situación actual que nos lleva a la disolución nacional, y a paso forzado: “lamentablemente hoy las FFAA no aportan a la solución, sino que son parte del problema”.
¿Resurgirán el Pensamiento Nacional y la Doctrina de la Defensa Nacional, o seguiremos al garete hacia la disolución nacional?
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos