Archivo del blog

miércoles, 13 de septiembre de 2017

¡SON LOS MISMOS!
Todo un escrito...el difundido por un oficial retirado de alto rango del Ejército, el cual pese a su indiscutida caballerosidad y don de gentes, demuestra que, con aderezos actuales, sigue "anclado en los años '70", como generalicé en algún artículo de no hace mucho.
Las Instituciones Armadas y De Seguridad son muy importantes, imprescindibles, y como tales las Instituciones deben ser preservadas.
Ahora bien, habida cuenta que en varios períodos no muy lejanos de nuestra Historia Nacional, las cúpulas de esas Instituciones se sirvieron de las mismas para perpetrar tropelías de diversos tipos, incluso poniéndose de hecho al servicio del sempiterno agresor británico (claro que siempre envuelto "convenientemente" con grandilocuentes y huecas palabras de "patriotismo"); para sanar muy dolorosas heridas lo que corresponde y es asignatura pendiente, realizar un "mea culpa" público y con profunda convicción (no meros formalismos), acto que a la vez debería ser la evidencia palpable de un claro cambio de mentalidad, que consecuentemente deje de lado y para siempre la muy nefasta doctrina de la seguridad nacional, para volver a incorporar, remozada pero sólidamente, la Doctrina de la Defensa Nacional; la cual fue vilmente bastardeada por aquellos que por muy confusos o directamente por ser cipayos asumidos, priorizaron "defender al sistema" antes que defender a la Patria.
Esos confusos o cipayos, son los que continuamente priorizaron los dogmas del más crudo liberalismo económico (siendo con ello dóciles marionetas de los anglosajones y luego de las potencias atlantistas y el sistema bancario transnacional), en vez de defender los Intereses Nacionales. Son los mismos, que en vez de defender y acrecentar los legados de prohombres como el General Ingeniero Mosconi, el General Ingeniero Baldrich, el General Ingeniero Savio, el Brigadier Ingeniero y Doctor San Martín, los especialistas en Geopolítica Coronel Rodríguez Zía y General Guglialmelli y otros; en vez de eso se dedicaron a custodiar y alentar el accionar de los personeros de la dependencia y testaferros de intereses antinacionales, demostrando ser colonizados mentales, cuando no apátridas asumidos.
Son los mismos que con ferocidad propia de enajenados mentales, bombardearon y ametrallaron al pueblo en 1955; luego perpetraron el golpe de Estado que fue instigado e incluso pertrechado por los británicos; los mismos que perpetraron los fusilamientos de 1956, mientras ejecutaban un plan económico regresivo, endeudador y antiindustrial; los mismos que primero con presiones constantes, y luego con el golpe de Estado de 1962 buscaron desarticular esa Argentina tecnológica e industrial y el autoabastecimiento petrolero, todo lo cual con aciertos y errores fue realizado por el desarrollismo; los mismos que perpetraron el golpe de Estado de 1976, bajo cuyo amparo los poderes transnacionales con sus subordinados locales instalaron por la fuerza el neoliberalismo salvaje que tanto y tan profundo daño hizo al tejido social y a la estructura económica de Argentina, además de los gruesos desaciertos geopolíticos que nos ubicaron como subordinados explícitos de las potencias anglosajonas.
Son los mismos que como ignorantes de la Geopolítica, se prestaron al juego “sugerido” por el intelectual británico (en rigor canadiense radicado en GB) Harry S. Ferns, quien expresó que una guerra civil sería el único modo de desarticular completamente los grandes avances logrados por el peronismo, demostrando con su accionar ignorar que tanto la irracional guerrilla (que atacó y mató a ejecutivos y dirigentes industriales, además de dirigentes gremiales y oficiales de las FFAA, pero no agredió a la oligarquía campera y sus derivaciones, pues el objetivo real de la guerrilla era ser funcional al retorno a la vieja “Argentina sin chimeneas”, además de sembrar odios y caos); como las FFAA fueron azuzadas sutilmente por las potencias anglosajonas para instalar una virtual guerra civil, como “sugería” el intelectual británico mencionado.
Son los mismos que demostrando tanta soberbia como ignorancia total de la Historia Mundial y de la realidad geopolítica mundial, torpe y embrutecidamente se creyeron “aliados” de EEUU siendo que eran dóciles marionetas; suponiendo que esa potencia actuaría diplomáticamente a favor nuestro en la absurda Guerra del Atlántico Sur, en la cual contra toda lógica fue evidente que los altos mandos solo buscaron una “derrota decorosa”, al negarse a recibir ayudas rechazándolas por motivos ideológicos. ¡O sea, priorizaron “la lealtad al sistema” antes que las
urgencias del Interés Nacional! Desconocieron las claras enseñanzas sanmartinianas…¡y se dicen “patriotas”!
Son los mismos que apoyaron y apoyan al actual gobierno neoliberal, claramente apátrida y subordinado a las potencias atlantistas; el mismo gobierno que destruye y desfinancia los entes tecnológicos, la industria nacional, que nos endeuda brutal y peligrosamente, que entrega o prepara la entrega definitiva de soberanía en Malvinas, la Antártida Argentina, el Mar Argentino y la Patagonia Argentina; incluso colaborando activamente con varios de sus cuadros retirados en funciones relevantes de la CEOcracia neoliberal gobernante.
Son los mismos que ni se inmutan ante la paralización y extranjerización de ARSAT y la casi segura pérdida de una órbita geoestacionaria; ante las paralizaciones de obras de importancia estratégica (Atucha 3, hidroeléctricas en Santa Cruz, Central Carbonífera Río Turbio, Chihuido 1); ante los frenos evidentes al Plan Nuclear y a varios proyectos tecnológicos desarrollados por INVAP; ante la importación masiva de materiales y equipos para las Fuerzas de Seguridad, siendo que mucho de ello bien podría ser fabricado localmente, incluso a precios más reducidos.
Son los mismos que ni parecen conmoverse ante la pobreza, la miseria y la desocupación crecientes; mientras parecen “mirar para otro lado” cuando se reinstalan feroces políticas represivas contra trabajadores despedidos, docentes con salarios de hambre y otras muchas muy justificadas protestas.
Son los mismos que ahora pretenden achacar a Milagro Sala –claro, es morocha y con rasgos indígenas, además de molestar a los “poderes establecidos”- la culpa de la muerte por accidente de gendarmes que eran despachados a Jujuy para “mantener el orden” (así da a entender cierta enrevesada redacción), en vez de pensar en responsabilizar al gobernador jujeño y el gobierno nacional que instrumentaron los operativos represivos.
Son los mismos que agrandan la grieta entre unitarios y federales, luego liberales y nacionales; incluyendo en varios casos deplorables conceptos clasistas y racistas, además de fogonear la exaltación del “espíritu de cuerpo” de perimidas dirigencias de las FFAA que pretendieron instaurar pautas de castas privilegiadas; en vez de volver a las fuentes en las cuales las FFAA nutrían sus cuadros en el
pueblo, incorporándose en él en vez de instalar perniciosas divisiones entre “civilachos” y “milicotes”.
Son los mismos que rinden homenaje a un apátrida fusilador como Aramburu, mientras evidencian desconocer el Plan Morgenthau en marcha (las evidencias lo demuestran), mientras se abona el camino hacia la disolución nacional.
Son los mismos tan confusos como ciertas “progresías” muy fuera de foco, estas últimas con negativas premisas instaladas por ONGs británicas y otras extranjeras, “ecologistas”, “derecho – humanistas”, “indigenistas”, Fundaciones ultra liberales, y otros instrumentos de colonización cultural.
Muy preocupante cuadro de situación, más grave aun que lo sintéticamente descripto.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario