Archivo del blog

viernes, 18 de noviembre de 2016

GEOPOLÍTICA: EL NEOLIBERALISMO OPERA CONTRA LOS INTERESES NACIONALES
Objetivamente analizadas, todas las acciones e iniciativas realizadas o en curso de ejecución en estos primeros once meses de gobierno, que directa o indirectamente tienen fuertes connotaciones geopolíticas, tienen una clara orientación contraria a los Intereses Nacionales; e inclusive casi todas ellas, sino todas, son muy funcionales a la potencia agresora usurpadora territorial y amenazante permanente de otros espacios geográficos argentinos, así como también son favorables en mayor o menor medida a los intereses geopolíticos de las potencias neocolonialistas del siglo XXI (además de G.B., EEUU y Francia), cuyo brazo armado es la OTAN. Es un gobierno de corte crudamente neoliberal.
Tal es la variedad y gravedad de las acciones depredatorias realizadas o en curso de ejecución, claramente lesivas a los Intereses Nacionales, que en el breve contexto de un artículo no podrían señalarse todas.
Para un mejor orden expositivo, se agrupan por sectores.
Operaciones que inducen la pérdida de La Patagonia.
Es bien sabido que la escasa población debilita la posición geopolítica argentina en nuestros territorios australes continentales y de Tierra Del Fuego. A la vez, la diversificación y desarrollo económico constituye sin duda uno de los factores del “poder blando” que Argentina necesita fortalecer en toda esa vasta y poco poblada porción de nuestro país. Todas las acciones realizadas tienden a entorpecer la radicación de pobladores, expulsar a muchos de los afincados y a frenar el desarrollo económico en La Patagonia.
- Interrupción y posible cancelación, o al menos achicamiento sin motivos técnicamente bien fundados, del Complejo Hidroeléctrico Néstor Kirchner – Jorge Cepernic. Las obras ya habían comenzado, contando con una muy favorable financiación de China, y para pararlas, se apeló a falaces argumentaciones (que hasta provocaron la firme protesta de China). Más de 2.000 trabajadores directos calificados perdieron o no comenzaron su trabajo. Sumando los trabajos indirectos que siempre son consecuencia positiva de ese tipo de grandes obras, puede estimarse en 10.000 los puestos de trabajo perdidos, muchos de los cuales si las obras se hubieran concretado en tiempo y forma, se habrían asentado permanentemente en Santa Cruz. Por otra parte, los embalses hubiesen sido muy útiles para asegurar agua a las poblaciones, realizar regadíos y facilitar radicaciones industriales, amén de ser nuevos atractivos turísticos. Todo ello hubiera facilitado la radicación de más pobladores, hoy anulado.
La postura del gobierno neoliberal es coincidente con los “mandatos” de las ONGs pseudos ecologistas británicas Greenpeace y WWF Fundación Vida Silvestre, varios de cuyos miembros están hoy en el gobierno y/o el Estado Nacional. ONGs que buscan el subdesarrollo crónico de Argentina.
- Siguiendo los dictados de esas ONGs británicas, desde el comienzo de su gestión, Macri se dedicó a denostar la Central Carbonífera de Río Turbio, cuya finalización fue paralizada y aparentemente se la reduciría al 50 % del proyecto original; siempre con las remanidas excusas de “la corrupción” (mismos argumentos utilizados por la oligarquía contra Yrigoyen, Perón y Frondizi, con los mismos objetivos de destruir todos los avances que nos saquen del modelo de país estancia manejado por los anglosajones). Incluso llegó más allá, argumentando huecamente que “el carbón de Chile es de mejor calidad”, siendo que es de la misma formación geológica. Sin la mina y sin la usina, Río Turbio sería prontamente un pueblo fantasma, siendo que hoy es muy importante para afirmar la soberanía argentina en el extremo sur oeste continental. Claramente son acciones tendientes a despoblar La Patagonia.
- Costó muchos años, esfuerzo y dinero, montar la industria electrónica de Tierra del Fuego, instalada casi toda en Río Grande, principal población del sector argentino de ese territorio insular austral. En base a esa industria, la población de Tierra del Fuego aumentó considerablemente, así como su Producto Bruto Provincial. Es claramente de prioritario interés geopolítico  argentino mantener esa rama industrial –así sea parcialmente de ensamblado-, pues es un sector tecnológico de avanzada, y además su ubicación no es casual, pues fue concebida para promover la radicación de población en aquel despoblado extremo austral nacional. Ahora, abruptamente (pero no causa sorpresa, pues desde el comienzo de esta desastrosa gestión se hizo con otras ramas industriales e incluso con producciones primarias), se le quita toda protección arancelaria desde enero de 2017. Ya hubo varios miles de despidos, y la sombra del vaciamiento  empresario y despoblación acentuada, sobrevuela ominosa a la hasta hace poco pujante ciudad de Río Grande.
- La Central Hidroeléctrica Chihuido, gran proyecto ubicado en el norte patagónico, al norte de Neuquén, contaba con ventajosa financiación rusa, y después de largas tratativas (prácticamente completadas en el gobierno nacional precedente, e innecesariamente prolongadas y complicadas por el macrismo), se había llegado a un acuerdo para comenzar prontamente la obra. Prácticamente buscando excusas para entorpecer la construcción, con su ya habitual torpeza diplomática (Macri parece creer que las relaciones internacionales se manejan en función de sus cortas miras de política de muy bajo vuelo local), por dos veces el presidente argentino solicitó a su par ruso la reducción de la tasa de interés. La primera vez Putin accedió, y a la segunda cortó las tratativas. Ahora Macri tiene la “excusa perfecta” para justificar la dilación de la obra por muchos meses, o incluso para postergarla indefinidamente. Todo a la medida de los dictados de las ONGs pseudo ecologistas británicas, y de las petroleras anglosajonas, ambos grupos de poderosos intereses extranjeros hoy en el gobierno; y de “su graciosa  majestad” y sus aliados atlantistas, que claramente buscan nuestra balcanización.
- La enrevesadamente antinacional política económica, facilita la importación de combustibles, con lo cual afecta la actividad petrolera y gasífera argentina, con la petrolera estatal como principal perjudicada. La Patagonia es fuerte productora de hidrocarburos, con lo cual, ante la caída de la actividad, se están provocando despidos. Debilidad económica, desarraigo y éxodo poblacional son las consecuencias directas de esos intencionales desmanejos.
- Las crecientes agresiones y provocaciones de los sectores separatistas “mapuches”, que cuentan con apoyo y financiación de Gran Bretaña (según fuertes indicios, muy claros), solo tienen como contrapartida la inacción total del gobierno nacional. Esa inacción es funcional a las acciones segregacionistas de los sectores ultra indigenistas, apoyados no solo por los británicos, sino por la UE y EEUU.
Ataques al desarrollo tecnológico argentino.
El desarrollo tecnológico propio, es el gran factor que conduce a superar el subdesarrollo. No sorprende que un gobierno que pretende retrotraernos a la economía pastoril y primaria del siglo XIX, ataque con saña feroz a todo lo relacionado con el desarrollo tecnológico nacional, tal como se resume.
- Absurda paralización de la Central Nuclear Atucha III, sin justificativo real.
Además de despedir a más de 2.000 trabajadores altamente calificados, el lucro cesante por la dilación de la obra, es cuantioso (*). Y el daño a la prosecución del Plan Nuclear, estratégicamente muy perjudicial.
- Paralización total del Proyecto Arsat, cancelación de los proyectos en ejecución Arsat 3 y 4, y subordinación (según transcendió) a Francia de todo el proyecto, hoy manejado por un abogado sin antecedentes en el tema.
- Paralización total del Proyecto Tronador, vector para colocar nuestros satélites en órbita. Supuestamente se ordenó desguazar todo.
- Paralización de las construcciones de radares por el INVAP. Puede deducirse por el silencio total del tema.
- Paralización de proyectos de Fabricaciones Militares, institución que supo ser señera en el desarrollo industrial argentino. No solo la producción de vagones de carga fue frenada, sino según trascendió también la de elementos de defensa, como chalecos antibala y drones de usos civiles y militares, elementos ambos que ahora presurosamente la Ministra Bulrich quiere importar de Israel.
- Paralización de FADEA (ex Fábrica Militar de Aviones) y de varios proyectos en curso. En la misma línea, en vez de repotenciar los eficientes y probados Pucará, silenciosamente trascendió que se los planea desactivar, importando en su reemplazo algunos aviones brasileños y/o norteamericanos.
- Desfinanciación abrupta del CONICET, y claros desestímulos a toda la actividad científica, volviendo a promover el éxodo de cerebros altamente calificados.
- Desfinanciación del emblemático INTA.
- Desfinanciación de las Universidades Nacionales, proceso más acentuado en las que no están ubicadas en la “zona central” (grandes ciudades de la Pampa Húmeda); además de desatar un proceso de persecución judicial previa instigación mediática, rápidamente acatada (según marcan los hechos).
Acciones tendientes a extranjerizar entes estatales muy importantes.
- Claras operaciones en tal sentido, “preparando el terreno” para desfinanciar y luego reextranjerizar los fondos previsionales (ANSES), YPF y Aerolíneas Argentinas. Ya lo están haciendo con las grandes generadoras eléctricas, con la excusa de completar los ciclos combinados (turbinas de vapor adicionadas a las turbinas de gas).
Reendeudamiento, ejecutado a ritmo desenfrenado, y en tres frentes.
- A un ritmo mucho más acelerado que en el infame “proceso” (**) y que en la siniestra década del ’90, el reendeudamiento irracional nos está subordinando a los poderes plutocráticos transnacionales, con los tremendos costos geopolíticos, sociales y económicos consecuentes. Sin que casi nadie lo perciba, la patología endeudadora ataca en tres frentes al mismo tiempo: el convencional (endeudamiento en divisas del Tesoro Nacional, solo para pagar los desmanejos mayúsculos y la brutal especulación financiera con fugas de divisas); la “timba financiera” dolarizada, implementada por el Banco Central, alentando a los capitales golondrinas; los leoninos contratos de promoción a ultranza de las “energías renovables sesgadas”, con tarifas dolarizadas y con fórmulas polinómicas que prevén incrementos de las mismas.
Achicamiento y primarización de la economía.
- Destrucción económica generalizada, con gravísima afectación al sector industrial, perpetrada por mecanismos de pinzas múltiples: apertura comercial irrestricta; achicamiento del mercado interno por la caída del PBI y brutal concentración de la riqueza en manos de la oligarquía campera, de las grandes mineras, del sector financiero, y de los especuladores varios; encarecimiento de la financiación, priorizando la especulación desenfrenada por sobre la producción; sobrevaluación del peso, por la elevada inflación y el evidente retraso cambiario. Una economía débil y enferma, como siempre es consecuencia de medidas neoliberales, implica carecer de toda noción de fortaleza geopolítica.
Miseria y exclusión socio económica generalizada.
- Ese cuadro de debilidad social en rápida acentuación, debilita el frente interno y torna irrelevante cualquier planteo geopolítico soberano que se pretenda desarrollar.
El listado no se agota en esto.
(*)Artículos publicados en http://caoenergia.blogspot.com.ar/ :
Motivos Semi Ocultos de la Postergación de Obras Energéticas //
Energía - Achicamientos Disfrazados de Economía y Eficiencia //
Aranguren y la Máquina de Impedir //
El Lucro Cesante Hidroeléctrico.
(**) Proceso de Reorganización Nacional – Golpe de Estado cívico militar neoliberal – oligárquico – 1976-1983.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario