Archivo del blog

sábado, 20 de julio de 2013


ACUERDO YPF CHEVRON - APUNTALANDO EL FUTURO CON ENERGÍA

 

Después de largas negociaciones y de sortear diversos obstáculos, tal como suele suceder en todos los acuerdos energéticos de gran envergadura, se rubricó el acuerdo de explotación de hidrocarburos no convencionales, entre la petrolera estatal YPF y la norteamericana Chevron, esta última una de las siete mayores petroleras del mundo.

Por supuesto que para un análisis exhaustivo, se debería conocer el texto y la “letra chica” de los acuerdos, pero sin perjuicio de ello, conociendo el contexto es factible obtener conclusiones valederas.

Después de la muy necesaria recuperación de YPF, las tareas por realizar son enormes, de una magnitud abrumadora, para recuperar los destrozos sistemáticos consumados por Repsol,  con la anuencia de todo el arco político que responde al neoliberalismo, y sus claques de ciertas “izquierdas” siempre funcionales al establishment.

De las urgentes tareas de reconstrucción y desarrollo del sector petrolero y gasífero, que hace un año quedaban por realizar urgentemente, como tremendas consecuencias negativas del desmadre ultra privatista del noventismo y sus predecesores, pueden señalarse algunas de las más evidentes.

·       Hubo que normalizar la provisión de combustibles, dado el desabastecimiento programado, claramente implementado como maniobras desestabilizadoras por Repsol y el lobby petrolero – privatista. Sin duda hubo una notable mejoría en esto.

·       Hay que volver a mejorar la calidad (octanaje) de las naftas y del gas oil. Seguramente eso requiere ajustes, y las inversiones en Luján de Cuyo apuntan a ello, así sea parcialmente para nuestro enorme país.

·       La total falta de inversiones de los “eficientes” privados, no construyó ninguna refinería nueva desde las malhadadas “privatizaciones”. La mencionada inversión en Luján de Cuyo, es un hecho muy positivo, que esperemos sea el primero de varios más.

Falta aumentar los volúmenes de producción de crudo, además de gas natural. A la vez reconstituir las reservas, literalmente saqueadas por la mencionada “eficiencia privada”, del modelo neoliberal, tan nefasto en todos los sentidos. Las últimas noticias indican que se revirtió la curva descendente de producción, lo cual es interesante, sobre todo partiendo del cuadro de desmantelamiento que evidentemente había implementado la petrolera nominalmente española, copartícipe del enorme negociado leoninamente perverso, que fue la venta a precio vil de nuestra petrolera de bandera.

Ubicándonos en el contexto de una demanda constantemente creciente, tanto por la reactivación económica, como por el notable aumento del parque automotriz, es destacable que el consumo está siendo correctamente abastecido.

Pero más allá de esos evidentes logros, y de la enorme importancia estratégica, económica y geopolítica, que es volver a tener el manejo de nuestra muy querida YPF, estaba quedando como una de las grandes materias pendientes, comenzar a poner en marcha la explotación del gigantesco yacimiento no convencional de Vaca Muerta.

La tecnología para extraer hidrocarburos no convencionales permite prever un auge de producción, hasta ahora liderado por EEUU, a tal punto que se prevé que ese país de ser uno de los mayores importadores, pasará a ser exportador de gas natural. Consecuentemente, las empresas norteamericanas están entre las líderes de esta tecnología de producción de hidrocarburos.

En nuestro país, poseedor de una de las mayores reservas no convencionales del mundo, los agoreros de siempre, los que callaron cómplices cuando se regalaron por migajas nuestras Empresas Estatales, y se desguazaron irracionalmente entes importantísimos, como Agua y Energía Eléctrica y nuestros ferrocarriles (cuyas ausencias padecemos), aducían “el mal clima de negocios” para las inversiones extranjeras, sobre todo en áreas capital intensivas como las hidrocarburíferas, y aseguraban que no llegarían inversiones interesados en explotar el yacimiento de Vaca Muerta.

Ahora que la primera inversión se concretó -lo cual es un verdadero hito positivo-, aquellos mismos agoreros, de prédicas ultra privatistas (incluyendo los terroristas mediáticos corporativos), viraron repentinamente a supuestas y nada creíbles posturas “nacionalistas”…¡parecería que todo vale con tal de enlodar logros y seguir intentando confundir a los argentinos! Y como es usual en la política argentina, los voceros del marxismo y otros pseudos “progresismos” han salido a hacer causa común con los ultra - liberales, todos ellos oportunistas y siempre  antinacionales.

Tampoco puede sorprender que el ecologismo fundamentalista, con letras dictadas desde transnacionales digitadas desde Gran Bretaña (Greenpeace y WWF – Vida Silvestre), salga en otro tipo de operaciones de terrorismo mediático, a intentar evitar el autoabastecimiento hidrocarburífero y el desarrollo nacional que a mediano plazo podrá lograr la gigantesca cuenca no convencional neuquina; tal como ese fundamentalismo ecológico se opone sistemática y arteramente a otros proyectos valiosos y muy necesarios para terminar de salir del subdesarrollo y continuar desarrollándonos.

En la misma línea de “embarrar la cancha” están las acciones del muy perverso ultra indigenismo, fomentando odios absurdos y realizando tareas de zapa para fragmentarnos en varias republiquetas “originarias”, y a la vez para prefabricar infinitas oposiciones a diversos proyectos tendientes al Desarrollo Nacional. No por casualidad, más allá de algunos odiadores crónicos como Osvaldo Bayer y otros teóricos que manipulan la sociología como factor de disolución nacional, tras bambalinas también actúan ONGs británicas (como Mapuche Nation), y otras más que desde el mismo origen son promovidas y fogoneadas, como sutiles agentes de la desintegración social.

Ultra ecologistas y ultra indigenistas son los dos brazos de las mismas tenazas que pretenden ahogar toda posibilidad de engrandecimiento argentino, no sorprendiendo que actúen paralelamente, en este caso para abortar la necesaria explotación de los yacimientos no convencionales de petróleo y gas natural.

Como la Historia Argentina enseña, ya en 1954 Perón había avanzado en acuerdos con la petrolera California, para asegurar a YPF el autoabastecimiento, en ventajosas condiciones para nuestro país. No por casualidad, el golpe de Estado de 1955, promovido por Gran Bretaña y luego festejado por el propio Churchill, abortó el proyecto, manteniéndonos atados a la dependencia del petróleo importado.

Tan nefastos como los siempre antinacionales liberales dogmáticos, y tan peligrosos y perversos como los fundamentalistas del ecologismo y del indigenismo, son ciertos curiosos “nacionalistas” que no ven más allá de sus prejuicios y de sus cegueras conceptuales.

Pese a todos esos opositores, ¡bienvenido sea el pronto comienzo de las tareas de explotación de Vaca Muerta, que por los hechos, demuestra estar totalmente viva y rebosante de los hidrocarburos que tanta falta nos hacen!

El tema no se agota aquí.

 

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

Investigador de temas económicos y geopolíticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario