Archivo del blog

lunes, 24 de febrero de 2014

ATAQUES DEL ECOTERRORISMO MEDIÁTICO A YACYRETÁ
Segunda Parte - Operaciones de ecoterrorismo contra Yacyretá.
Cada tanto, desde hace varios años, recrudecen los feroces ataques del ecoterrorismo, con fuerte inserción mediática, intentando desprestigiar a la Central Hidroeléctrica de Yacyretá, y paralelamente, buscando denigrar en forma arteramente falaz, a la generación hidroeléctrica.
5 o 6 años atrás, un enorme escandalete mediático se montó en torno al muy publicitado y jamás demostrado “trasvase de aguas al Iberá”. Para poner en tema a no entendidos, el Iberá es un enorme humedal, un gigantesco bañado, que ocupa buena parte del centro de la Provincia de Corrientes, abarcando prácticamente desde las cercanías del río Paraná a inmediaciones del río Uruguay. El Iberá desagua a los dos grandes ríos, por pequeños ríos interiores, siendo el principal el Corrientes, que conecta con el Paraná.
Con el aumento de la cota de Yacyretá, el ecologismo escandaloso y cavernario, comenzó una durísima campaña mediática, con “denuncias” y “alarmas”, de supuestos trasvases de agua al Iberá, que rápidamente fueron copiadas en tono catástrofe por muchos medios, en particular los mediáticos electrónicos que publicaron el caso como si fuese de una fuente científica veraz, siendo que solo eran acusaciones vertidas al viento, con los habituales presagios catastróficos en tono profético, que tanto usan los ecoterroristas. Hasta contrataron los servicios de ciertos “científicos” de la poco conocida Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, los cuales se borraron olímpicamente, cuando fueron convocados a defender sus “informes”. Curioso que hayan convocado a una Universidad situada a 1.000 Km de distancia, habiendo otras muchas más cercanas…
El tema se comprobó totalmente como una enorme mentira, cuando ante una gran creciente del Paraná, el nivel del Iberá no varió, y entonces se pudo precisar que el taponamiento con ramas y otros desechos vegetales y sólidos en suspensión, de los ríos que desaguan desde el Iberá, causan cada tanto subas del nivel del mencionado humedal. Es como una pileta, a la que se le tapa el desagüe…
Hace un par de años, otro escándalo mediático enorme, realizado con evidente muy mala intención, instaló miedos ante un supuesto colapso de la presa de Yacyretá, en forma artera y mentirosa, pues presentaron la foto de una estructura horizontal –el piso de cemento armado de la pileta de aquietamiento de aguas, ubicado aguas abajo de la presa-, como si fuera una pared vertical de la propia presa.
Esa foto muestra el desgaste –producto de la acción turbulenta del agua que cae de los vertederos con mucha fuerza-, y de ningún modo ninguna falla en la estructura en sí misma de la presa. Poniendo en contexto, es como denunciar el riesgo de caída de un edificio de 30 pisos, basándose en algunos daños menores en el piso del patio posterior. ¡Absurdo! La propia Justicia determinó fehacientemente la falta total de sustento de la escandalosa “denuncia” mediática, reconviniendo –pero muy suavemente- a los irresponsables que difundieron esa mentira con tanta mala fe. Otra “denuncia” de los ecoterroristas, falsa completamente, pero sin lógico ni honesto justificativo, y ahora vuelven a mencionar la mencionada mentirosa “denuncia” de “posible colapso”.

Esos no fueron los únicos casos de ecoterrorismo contra Yacyretá, pero sí los más resonantes, en años anteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario