Archivo del blog

miércoles, 24 de abril de 2013


DIARIO PRO TERMOELÉCTRICO, COMENTARIOS ECOLÁTRICOS

El domingo 21/04/2013, el matutino misionero Primera Edición, destinó dos páginas (5 y 6), a difundir con enorme amplitud un artículo y reportaje efectuado a un muy publicitado activista del ecologismo fundamentalista, tan cargado de frases y conceptos de fuertes impactos mediáticos como falto del necesario rigor científico. Es lo que en la jerga periodística se conoce como terrorismo mediático.

Este diario es el mismo que constantemente difunde artículos, comentarios y notas de fuerte tinte anti hidroeléctrico, estando también comprendido en similares difusiones de opiniones contrarias a la generación nuclear, y con ello indirectamente, al desarrollo de la tecnología nuclear argentina.

Por caso diversos artículos, que desde rebuscadas argumentaciones, supuestamente presentando “generaciones alternativas” a la hidroelectricidad que no son tales; como un largo articulo, en el que como al pasar mencionaba las consabidas energías eólica y solar (caras, ineficientes e incapaces de funcionar como bases de ningún sistema eléctrico); la geotermia (ídem anteriores, además de solo aplicables en algunos lugares puntuales del planeta); la biomasa (de muy dudosa aplicación para grandes escalas); y otras de similares cuestionables o nulas fundamentaciones científicas, e inaplicables a grandes escalas, al contrario de lo que necesita sin duda Argentina.

También ese mismo diario difundió –con profusión de fotos y efectos visibles- una osada afirmación del diputado provincial Wipplinger, descalificatoria hacia el Consejo Profesional de Arquitectura e Ingeniería (CPAIM), en cuyo artículo además de expresar profusas incoherencias en la temática energética, pretendió tratar de mendaces a bien fundamentados informes de esos profesionales. En ese mismo artículo, el audaz diputado pretendió calificarnos de falaces a quienes salimos a la palestra para defender a la hidroelectricidad como una de las necesarias palancas para el desarrollo.

Ese desafortunado artículo del diputado (del mismo grupo familiar que posee el diario citado), fue contundentemente rebatido –párrafo por párrafo- por quien suscribe, y por una solicitada del CPAIM, siendo todo ello solo contestado por el silencio. Quien calla otorga…

El patriarca del grupo empresario del diario, citó un rebuscado argumento político, poniendo a Dilma Rousseff como ejemplo. A ello acoté que tenga a Dilma como ejemplo, pues solo en la cuenca del Amazonas, Brasil tiene casi medio centenar de hidroeléctricas en construcción, en vez de la cerrada postura anti hidroeléctrica del diario. Sin respuesta.

Hay muchos más casos a citar, acerca de la tendenciosidad anti hidroeléctrica y antinuclear, efectista y fuertemente emotiva pero muy huérfana de basamentos técnicos, del citado matutino…así como de su acentuado perfil “verde” in extremis. Si bien carece de basamentos científicos, sus motivaciones tendrá, y es evidente que hoy la ecología “vende” y es “simpática”…aunque mienta y engañe.

Por otra parte, debe tenerse presente que las energías de base de todo sistema eléctrico, solamente  pueden tener tres tipos de tecnologías: hidroeléctrica, nuclear o termoeléctrica. Esta última se basa en la quema de combustibles fósiles, o sea que es la más cara y la más contaminante.

El diario, al atacar sistemática –y erradamente- a la generación hidroeléctrica y la nuclear, de hecho está favoreciendo la proliferación de más centrales termoeléctricas, insaciables devoradoras de petróleo, gas o carbón, todos ellos escasos hoy en Argentina... además de caros y contaminantes.

El grupo empresario que gerencia el diario, no puede desconocer los beneficios sociales de la hidroelectricidad, pues la inauguración de la central hidroeléctrica Urugua-Í hizo innecesarios los costosos y muy contaminantes fletes de combustibles que antes gravaban a la generación termoeléctrica en Misiones. ¡Y lo debe conocer bien, pues la empresa transportista del diesel oil que alimentaba a las costosas termoeléctricas de Misiones, es del mismo grupo empresario!

Yendo al artículo que motiva principalmente este análisis, el “especialista” utilizado para montar el artículo, carece de toda capacitación específica en temas energéticos, y demuestra su total ignorancia (o absoluta mala fe) para opinar sobre energía nuclear. El biólogo Raúl Montenegro usa el sello de goma de Funam, una ONG que actúa como un operador asociado (al servicio de los objetivos) de Greenpeace, siendo esta última una poderosa ONG de fuerte perfil fundamentalista, creada por y manejada al servicio de Gran Bretaña, amén de sus claras y fuertes vinculaciones estratégicas con las grandes petroleras transnacionales británicas, que su accionar pone en evidencia.

Existe un doble motivo por el cual Greenpeace, sus acólitos y satélites (tales los casos de Funam y de “Los Verdes”) ataquen tan ferozmente al Sector Nuclear Argentino: por ser un objetivo de Gran Bretaña volver a involucionarnos a una economía pastoril sin desarrollo tecnológico propio; y para evitar que la eficiente generación nuclear compita con la termoeléctrica, esto último por los claros nexos de los ecólatras con los intereses de petroleras y afines. Y para esos ruines fines se prestan los medios amarillistas, los que no chequean informaciones y los comunicadores mercenarios, o muy mal informados.

Ya el título es fuertemente mentiroso y con claro carácter de terrorismo mediático: en letra tipo catástrofe dice “En secreto quieren construir peligroso reactor nuclear en el NEA”.

¡Doblemente falso, pues el proyecto NO es secreto, habiendo tomado estado público hace al menos dos años, e incluso se realizaron numerosas conferencias en Formosa…y poner énfasis en su “peligrosidad” es otro de los mitos falaces elaborados por los cultures del fundamentalismo ecológico!

Es bien sabido…pero muy ocultado por los terroristas ecológicos (¿por qué…?), que el nivel de seguridad demostrado por el Sector Nuclear Argentino, está en los más altos niveles del mundo. A su vez, las centrales nucleares están entre las fuentes más seguras para generar electricidad,

Las comparaciones que el activista ecolátrico desarrolla en esa “entrevista”, al mencionar Chernobyl y Fukushima, son absolutamente burdas, irreverentemente tergiversadas y brutalmente mal orientadas

Las diferencias de escala entre la pequeña CAREM a instalarse en Formosa, respecto a los gigantescos complejos nucleares de Chernobyl (Ucrania) y Fukushima (Japón) son sencillamente enormes. En un cálculo rápido, la futura pequeña nuclear formoseña solo equivaldrá a entre un 2 % al 5 % de esos dos complejos núcleo eléctricos, tan “promocionados”.

Esos dos accidentes fueron atípicos, y prácticamente irrepetibles, y por ese motivo, por la fuerte conveniencia económica y el muy reducido impacto ambiental, tanto Ucrania como Japón están construyendo nuevas centrales nucleares. ¿Puede calificarse de tontos o insensatos a los ucranianos y a los japoneses?

Por otra parte, el caso de Chernobyl se trató de un burdo desmanejo, en el marco de la por entonces decadente URSS. Y en Fukushima, las muertes fueron consecuencia del maremoto (tsunami), y NO de la central nuclear. Por otra parte, comparar la fuerte sismicidad de Japón, con la muy estable formación geológica de Formosa, es simplemente delirante, o de muy mala fe.

Una serie de otros “argumentos” esgrimidos por el activista ecolátrico, solo entran en lo absurdo, además de demostrar gruesa ignorancia y/o mucha mala fe.

El proyecto CAREM –un real orgullo argentino, amén de un objeto de ataque para el cipayismo ultra ecológico- se caracteriza por sus altísimos indicadores de seguridad, y se decidió instalarlo en Formosa, dado que esa provincia es punta de línea del Sistema Interconectado (el SADI), y al no contar con centrales en su territorio, se suscitan lógicos problemas de calidad del servicio (oscilaciones de tensión y de voltaje). Si se paralizara el proyecto CAREM, la alternativa obligada sería montar otra usina termoeléctrica, incrementando el consumo de hidrocarburos, cargando más costos al sistema eléctrico y aumentando los niveles de polución, con la inseguridad propia de toda central operada con petróleo o gas.

¡Mientras los mismos ecólatras “miran para otro lado” lo referente a los problemas de la generación termoeléctrica, escrachan con mentiras al Plan Nuclear Nacional!

Y para esa infame tarea se prestan algunos medios periodísticos, los cuales no por casualidad son usualmente voceros de los intereses del pernicioso neoliberalismo, del “noventismo” apátrida que tanto daño nos hizo…y que tanto daño quiere volver a hacernos.

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario