Archivo del blog

miércoles, 26 de diciembre de 2018

UN VETERANO DE GUERRA MUY CONFUSO Y FUNCIONAL A LOS ANGLOS.
Es notable, y a la vez preocupante respecto a la barrera infranqueable que produce evitando razonar con objetividad, el hecho repetidamente constatado, que es usual y diríase institucionalizado como “práctica corriente”, que cualquier opinión emitida por un uniformado, goce automáticamente de total credibilidad ante sus camaradas, por su sola condición de ser tal (uniformado); y eso lo aplican sin pasar a razonar el grado de coherencia y debida fundamentación, o la falta parcial o total de ambas, lo cual es claramente evidenciado por las opiniones subidas a las redes sociales por personas que se identifican como uniformados, o que evidencian serlo por el tenor seguido para emitir sus opiniones. Eso se verificó ante los apoyos que recibieron las deplorables declaraciones del veterano de guerra que incoherentemente defendió el accionar vergonzosamente antiargentino del actual embajador en Gran Bretaña, quien públicamente admitió la tesis de usurpación británica en Malvinas. Muy de colonizados mentales y confusos en grados crónicos.
Esto sin duda se vincula con el caso de “hablarse encima” (solo hablan entre ellos y rechazan tajantemente todo lo que cuestione a sus dogmas, establecidos como verdades indiscutibles, con cero razonamiento) y por el espíritu de casta pretendidamente superior, tan remachadamente inculcado desde 1955, cuando purgaron no solo todos los componentes con Mentalidad Nacional de Las Fuerzas, sino también que cambiaron drásticamente los planes de estudio y las bibliografías existentes e incluso “tolerables” en los institutos de formación militar.
Hay incluso casos que pueden llegar a ser patéticos, como el acá analizado, del veterano de guerra Roberto Curilovic, que en un enrevesado “razonamiento” –publicado en Infobae el 15/12/2018, en el que evidencia su resentimiento generalizado hacia el sector político y su estrechez de conceptos muy grave para los Intereses Nacionales, ensayó una pretendida defensa del embajador Sersole, ante la ruin actitud del diplomático que en un “tuit” reconoció explícitamente –a su cipayo criterio- la soberanía británica en Malvinas, lo cual generó un amplio rechazo de diversos sectores.
El rechazo que generó el repudiado diplomático, consistió en haber reconocido como autoridades de Malvinas al gobierno de usurpación de los súbditos británicos, lo cual en una persona poco avisada sería un error garrafal, pero en un diplomático de carrera solo significa una vergonzosa sumisión a los dictados británicos, o sea un cipayo declarado, ni más ni menos, al estilo de los vendepatria de la década infame (1930-1943), y continuador directo de los rivadavianos y mitristas del siglo XIX.
Pero he aquí que el veterano de guerra, se apersonó en la redacción de un medio claramente afín a sus ideas, para verter sus “razonamientos”, los que pasan a ser un compendio de doctrina del sempiterno (desde 1955) partido militar liberal. Ese enrevesado pensamiento se resume seguidamente.
*Afirma pero no fundamenta que la deplorable expresión del diplomático Sersole no es grave, quitándole importancia al escrito público del nefasto embajador. ¿Es ignorante total en Geopolítica, el veterano piloto naval, o está tan embebido del espíritu pro británico que campea en muchos sectores de La Armada, que pretende omitir la atroz consecuencia diplomática que evidentemente tiene, al reforzar las acciones rastreramente entreguistas de soberanía del macrismo?
*Mezcla burdamente el tema cuestionado al embajador, para tratar otro como eje central, lo cual representa una típica “opereta” de tapadera de “los operadores en las sombras” cargados de dogmas proceseros – macristas, actuando a destajo a favor de sus amos neoliberales anglófilos; pues se centra en las acciones de identificaciones de las víctimas argentinas no identificadas sepultadas en las islas –las que en principio constituyen actos humanitarios-, pero que no tapan ni justifican el aberrante proceder del embajador Sersole, genuflexo ante el poder imperial agresivo británico. Es como pretender eximir de culpa a un violador flagrante, si antes fue un buen y meticuloso empleado público.
*Su burda justificación está en línea con lo expuesto por otro veterano de guerra de La Naval, según el cual personajes harto discutibles como Gómez Centurión, deben recibir reconocimientos vitalicios perpetuos, por sus supuestos roles de “héroes de guerra” (tal vez solo veteranos que cumplieron el rol para el cual fueron entrenados), y bajo esa cobertura de veteranos de guerra exculparlos de toda acción posterior de traición a la patria o al menos claramente culposa y cómplice, de colaboración activa con el actual gobierno apátrida que está destruyendo intencionalmente al país y nos está conduciendo con hipocresía y alevosía a la disolución nacional. Que es ni más ni menos que pasar a ser herederos del voluble Lavalle, a quien los historiadores revisionistas pusieron el mote de “espada sin cabeza”, pues luego de ser destacado General de la Independencia, a las órdenes de San Martín y Bolívar; operó como marioneta de los apátridas unitarios, para disculparse luego bajo juramento ante Rosas, y terminar siendo perjuro que reincidió en sus deplorables acciones, directamente bajo las órdenes de Francia, que agredía a Argentina junto a Gran Bretaña, buscando hacernos resignar soberanía. Soberanía que no se vendió bajo el gobierno patriótico de Rosas, y que luego se mancilló vilmente con Urquiza, Mitre y sus continuadores. Claro que eso es Historia Argentina lejos de la historia edulcorada del mitrismo, que es la única que superficialmente enseñan a nuestros uniformados, para evitar que entiendan la realidad, y para que con ello sigan las pautas del “partido militar liberal”, vigente como “único pensamiento militarmente correcto” desde 1955, con muy pocas y muy honrosas excepciones.
*Dentro de su cerrado esquema militar – procesero – ultra liberal, el veterano de guerra sacó a relucir su indisimulado odio y desprecio “hacia los políticos”, barrabasada conceptual repetida como loros por varios militares retirados (y muchos en actividad), cargados de prejuicios anti civiles, que pretenden ubicar a “la familia militar” como un sector supuestamente límpido y exento de toda contaminación política, lo cual tiene implícito un desprecio a toda la actividad política asimilándola a algo inexcusablemente culposo; lo cual forma un dogma falaz, que solapadamente exalta a los también supuestamente “muy patrióticos” gobiernos usurpadores militares, que hemos padecido con tanta frecuencia, cuando no a las presiones de todo tipo sobre los gobiernos civiles que pudimos tener hechas por altos mando militares, sea sin o con exclusiones políticas, como las hubo desde 1955 hasta 1973…por no mencionar al siniestro y apátrida “proceso”. ¡Y por supuesto omite tan siquiera considerar que el sector militar ultra liberal (excluyente en las FFAA desde 1955), ha hecho e intervenido en política prácticamente sin solución de continuidad hasta ahora; tan elemental eso como que Política es el arte de gobernar!
*Como está siendo opinión corriente entre los uniformados (particularmente entre los retirados), quita toda posición clara de defensa de la soberanía, ante los embates continuos de los británicos, de las Potencias Atlantistas y del poder financiero transnacional, acorde al vergonzoso concepto que se está difundiendo entre muchos uniformados (cargados de prejuicios de los años ’70, que les impiden ver y razonar la realidad), pues llegan a afirmar que “no hay enemigos externos, solo enemigos internos”, lo cual seria irrisorio y pueril, de no ser tan alevosamente servil a los intereses antinacionales. Ven “subversivos” hasta en la sopa, de acuerdo con febriles y cerrados dogmas de “defensa del mundo ‘libre, occidental y cristiano’ “ de los años ‘70, pero no ven o no quieren ver las vergonzosas acciones de pisoteo de la soberanía que a diario perpetra el neoliberalismo hoy “reinante”, con la plena y abyecta complicidad de la “familia militar liberal”, entre otros colaboradores activos del desguace nacional en plena perpetración.
Simplemente deplorables y totalmente injustificables las expresiones del muy confuso veterano piloto naval.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario