Archivo del blog

viernes, 14 de junio de 2013


DESARROLLISTAS DE PACOTILLA

Las confusiones y distorsiones conceptuales, que día a día pretenden reforzar la trama de la colonización cultural, adquieren cambiantes argumentaciones, hoy fácilmente amplificables por el masivo uso de las comunicaciones electrónicas que casi todos realizamos a diario.

Algunas (o muchas) de esas argumentaciones adquieren ribetes absurdos, que caerían por tierra si tan solo se ejercitara un elemental razonamiento. Pero como pensar requiere algún esfuerzo, para unos cuantos suele ser más cómodo aceptar sin más cuanto mensaje anda dando vueltas, ¡sobre todo sI es acorde a “pensamientos políticamente correctos”, predefinidos como tales por el constante machacar del aparataje mediático, convenientemente reforzado por comentarios de café, repetidos como al pasar, luego que algunos supuestamente “bien informados” los instalen sibilinamente!

Dentro de los casos corrientes, pueden citarse algunos pocos, a simple guisa de ejemplos.

-         Evangélicos muy crédulos respecto a lo dicho –con gran teatralidad gestual- por determinados pastores mediáticos, que “profetizan” hechos ya sucedidos, o descubren a Satanás en determinados y muy puntuales países, los cuales “casualmente” son los señalados por el establishment estadounidense o mundial como “ejes del mal”, mientras “no se dan cuenta” (pues las omiten) de las tropelías y genocidios masivos cometidos “en nombre de la libertad” por las operaciones militares “liberadoras” como las perpetradas en Siria, Libia, Iraq, Afganistán, varios países del África Negra, antes en la ex Yugoeslavia, etc. Por supuesto que “casualmente” esas agresiones se realizan en objetivos donde abunda el petróleo y el gas, o donde la geopolítica expansiva del G 7 (Grupo de los 7) marca sus prioridades. ¡Claro está que también “casualmente” los generosos apoyos financieros a otras sectas o religiones, para destruir la unidad religiosa latinoamericana, previstos en el Informe Rockefeller (1969), provienen del “Gran País del Norte” o sus cercanías!

-         Están también aquellos católicos al estilo Videla; y determinados religiosos que se llenan la boca de valores morales teóricos, mientras en los hechos apoyan a cuantos reaccionarios, clasistas y cipayos pululan en el variopinto arco político, y “olvidan” con notable facilidad los negociados y tropelías que aquellos políticos partidocráticos (que hoy pretenden dictar cátedras de moral y civismo) perpetraron con lesiva alevosía. ¿Acaso esos no son pecados gravísimos?

-         En una misma bolsa de confusiones, por ser las dos caras de la misma moneda transnacional apátrida, podemos incluir a los patrioteros de bandera, que predican sus exaltadas adhesiones al antinacional liberalismo económico, que sus anteojeras mentales les impiden evaluar; y a los marxistas huérfanos de causa, que no obstante los estrepitosos fracasos de la dogmática doctrina comunista, siguen sin poder entender las realidades nacionales que esos dogmatismos preconcebidos les distorsionan.

-         Y que decir de los fervorosos e irreflexivos adherentes a ultranza del ecologismo cavernario, que no se detienen a analizar las sartas de falsedades y verdades a medias de las transnacionales del ultraecologismo, y se niegan a entender los perversos objetivos de esas ONGs que buscan mantenernos esclavizados al subdesarrollo crónico.

-         Pero sin duda colma el asombro constatar que algunos que se dicen desarrollistas (en Argentina aquel movimiento político – económico liderado por Frondizi y Frigerio -el abuelo, NO el nieto ultraliberal-); esos mismos supuestos “desarrollistas de pura cepa”, en una voltereta doctrinal incomprensible, en sus actuales cerrados afanes opositores, pasaron a exaltar pautas de recalcitrante liberalismo económico, pretendiendo “olvidar” que la acelerada industrialización implementada por aquel trunco gobierno frondizista se basó en un fuerte proteccionismo, además de no practicar el desguace del Estado, que algunos “desarrollistas” actuales pretenden tergiversar.  La notable voltereta doctrinaria, propia del tránsfuga reacomodamiento ideológico, curiosamente les impide justipreciar el notable crecimiento del PBI, la fuerte reindustrialización, los notables estímulos a la Investigación Científica pura y aplicada, las cuantiosas inversiones en infraestructura, los notables incrementos presupuestarios en Educación y Salud Pública, las muy necesarias (y a mi criterio incluso insuficientes pero estratégicas) reestatizaciones, el profundo cambio positivo del rol del Banco Central (conducido por una desarrollista de indudable sólida formación), la fuerte disminución de la tasa de desempleo, el accionar geopolítico en temas de profunda significación como el Mercosur, la Unasur y la Celac, además por supuesto de evitar razonablemente bien el “contagio” de la crisis económica europeo – norteamericana.

Ni más ni menos, los actuales tránsfugas que de desarrollistas pasaron a ser ultra liberales de hecho, están apoyando a los mismos que en 1962 expulsaron a Frondizi de la Presidencia y destrozaron su plan de desarrollo, volviendo al esquema pastoril tan a gusto de la Sociedad Rural y otros sectores oligárquicos que aún hoy siguen atados a retrógrados conceptos decimonónicos y crudamente antinacionales.

En cierta forma sorprende, pues generalmente los desarrollistas están bien formados intelectual y doctrinalmente, lejos de las confusiones o tilinguerías que con tanta precisión describió Jauretche en su Manual de Zonceras Argentinas.

Por supuesto lo aquí expresado no pretende suponer que la década que recién termina haya estado libre de errores. Pero entre la heterodoxia aplicada (con intervencionismo estatal tal como lo practican TODAS las Potencias Emergentes), y la ortodoxia liberal del variopinto arco opositor (que claramente pretende reinstaurar el caos de los perversos años “90), la cosa está muy clara para los que tenemos conciencia del Pensamiento Nacional (tal como lo planteó Jauretche), y que entendemos que el desarrollo no es solo una opción… ¡es una necesidad estratégica ineludible!

Aclaremos que el término tránsfuga se utiliza en su concepto académico, referido a aquel que cambia de partido u orientación política.

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario