sábado, 21 de diciembre de 2019

FALSEDADES CONCEPTUALES DEL DIPUTADO RADICAL
El diputado nacional Luis Pastori, incurre en numerosas falsedades y tergiversaciones, en un reciente artículo publicado en ECONOMIS.
No sorprende, pues su campaña política para acceder a ese alto cargo, estuvo viciada de falsedad, pues se montó sobre dos ejes: el apoyo al ultra ecologismo cavernario, que en Misiones junta a los grupúsculos cerradamente anti hidroeléctricos (con “letras” dictadas por las transnacionales británicas pseudo ecologistas, como Greenpeace y WWF Fundación Vida Silvestre), y su supuesta auto asumida función de “control” (o como se lo llame) a la entonces presidenta CFK. Para lo primero, montó un supuesto “debate”, cuyos panelistas fueron todos militantes del ultra ecologismo…¿debate monocorde?, eso es falsedad ideológica. Y respecto al “control” o “límites” a CFK, más parece una sobrevaloración de su rol de visceral antiperonismo al como sea, como lo practicaron todos los radicales agorilados, luego trasvestidos en marionetas del macrismo.
Ahora opina con impostada autoridad político – moral, en línea con el operativo que pretende instalar en la opinión pública los “logros”, del desastroso tercer gobierno neoliberal que padeció Argentina.
De por si, además de su autoasumido rol de “censor” o “calificador” político, se suma a los que quieren tapar los innumerables hechos perniciosos y deleznables, perpetrados con premeditación y alevosía por el recientemente expulsado peor gobierno de la Historia Argentina; siendo incluso más nefasto en sus resultados y objetivos económicos, sociales y geopolíticos, que los de los agentes británicos Rivadavia y luego Mitre y sus continuadores; que la década infame de los años ’30; que el de la “fusiladora” y sus continuaciones, que el siniestro “proceso”, y que el apátrida noventismo de la partidocracia cleptocrática.
Se lo supo muy entusiasta apoyador de las de por si jugosas dietas de los legisladores, con las que el macrismo mantuvo contentas a las mayorías de legisladores que avalaron sus tropelías, pero en cambio guardó cómplice total silencio cuando el impresentable presidente de un plumazo y sin ninguna justificación coherente, abortó el GASNEA, condenando a Misiones y Corrientes a la exclusión del suministro del vital insumo energético.
Como es habitual en la politiquería apátrida y de muy baja estofa, omite el sin fin de desastrosos efectos del macrismo, los cuales para peor no fueron básicamente por impericia e incapacidad manifiesta (que las hubo y en abundancia), sino perpetradas con premeditación y alevosía, con el objetivo de mínima de llevarnos a aquella perimida Argentina feudal del mitrismo y sus continuadores; y con el evidente objetivo de máxima de perpetrar la disolución nacional, acorde los dictados del mega poder financiero transnacional, que busca la globalización salvaje al como sea.
Por eso, nada dice del brutal e intencional industricidio; de los masivos cierres de empresas de todo tipo, ahogadas por los tarifazos descomunales y por el achicamiento del mercado interno; del endeudamiento frenético, para alimentar la masiva fuga de divisas de sus amigotes y otros personajes y  empresas 
“importantes”, y para tapar los desmanejos burdos de las cuentas públicas; de la orgía financiera perpetrada con los títulos públicos; del desguace de los entes tecnológicos y las paralizaciones de sus proyectos y de obras públicas de importancia estratégica; de la desfinanciación de la salud y la educación pública,
con desastrosas consecuencias; de la multiplicación de desocupados crónicos, de nuevos pobres y nuevos indigentes; de la subordinación explícita y desvergonzada hacia las Potencias Atlantistas y los poderes financieros transnacionales; y el
listado sigue…, con extrema dureza facial omitido todo por el diputado opinólogo.
Pese a haber sido cómplice de semejante desgobierno apátrida, pretende “dictar cátedra” sumándose a los que pugnan por marcar la cancha, como si nada tuvieran que ver con los desmanejos perpetrados.
Analicemos su sesgada y errónea nota.
“Después de 91 años, un gobierno no peronista culminó su mandato”. Para empezar, el peronismo data de 1945, quince años menos que los señalados, los que marcan el segundo gobierno de Yrigoyen destituido por el golpe de Uriburu.
Y como sea, el mérito de completar el período no es del inútil y perverso gobierno caducado, sino de la paciencia infinita de nuestro pueblo, y de la sensatez de la oposición política, que quiso evitar un baño de sangre, que hubiesen causado la explosión del descontento y el accionar represivo de las fuerzas de seguridad, envalentonadas y alentadas por la ex guerrillera y tránsfuga (1) política Bullrich.
Menciona “aciertos que considera importantes” y “avances que permitieron notables mejoras a los argentinos”. ¿Vive en un termo el diputado, o es negacionista de la realidad, o peor aun un tergiversador serial? Claramente, hablar de “mejoras” y “avances importantes” en medio del aquelarre de desastres intencionales, empobrecimiento masivo, negociados infames perpetrados por el macrismo, y concentración obscena de la riqueza en unos pocos sectores ultra privilegiados (oligarquía campera, mineras, petroleras/gasíferas, concesionarias de autopistas, generadoras de energía y proveedoras de servicios públicos, y el sector financiero/especulador), es directamente intentar tomarle el pelo a la gente…además de darles letra a unos cuantos maliciosos y descerebrados crónicos.
Alaba la “mayor coparticipación a las provincias”, siendo que en realidad las postraron, les indujeron a endeudarse irresponsablemente en dólares, a la vez que paralizaron casi todas las obras públicas en marcha, frenando además las que estaban listas para comenzar; siendo acentuadas las preferencias hacia las provincias del núcleo duro de la Pampa Húmeda y algunas prolongaciones del “país central”, acorde a la excluyente mentalidad liberal, que es apátrida por definición.
Dice “política aerocomercial eficiente y federal”. No se le cae la cara de vergüenza, al irse destapando los negociados del ministro Dietrich, vinculados con las aerolíneas de “bajo costo”, o “low cost”, algunas de las cuales ya cesaron sus actividades, prácticamente todas trajeron aviones obsoletos y por ello de riesgos
que no deberían tolerarse, hicieron “operativo” el aeropuerto militar de El Palomar, transformándolo a la fuerza en civil, con enormes molestias para los vecinos, con problemas de seguridad latentes, y con mayores costos de traslado en tierra para los pasajeros. Todo eso además de agredir semi solapadamente a la estatal Aerolineas Argentinas, perdiendo rutas internacionales rentables, achicando la flota, atacando la empresa por medio de los mercenarios de los 
medios y con las balbuceantes frases del impresentable presidente Macri, Y como frutilla del postre de la desvergüenza y el descaro total, promoviendo vuelos a Malvinas, para debilitar los reclamos argentinos de soberanía, tema este último claramente despreciado por el neoliberalismo, y en particular por el macrismo.
“Integración con el mundo y aumento del ingreso de dólares”. Esas
afirmaciones del diputado, revelan que no está en el uso de sus facultades mentales, o que practica un grado de hipocresía descomunal. ¿Acaso antes estábamos “desintegrados”, y en ese marco comerciábamos ampliamente, además de rubricarse acuerdos estratégicos con China y Rusia. ¿Llama “integración” a la subordinación vergonzosa y explícita a los dictados de las 
Potencias Atlantistas; y a la subordinación visible a Gran Bretaña, evidenciada con una sumatoria de genuflexas actitudes, a las que mandaron a plegarse a las desconcertadas y conceptualmente confusas Fuerzas Armadas?
Y del ingreso de dólares…¿no sabe el diputado que solo ingresaron
cuantiosos créditos, destinados a financiar las fugas de divisas, y fondos especulativos, para enriquecerse a costa del Estado Argentino, con los “festivales” de bonos a tasas descomunales? Causa vergüenza ajena, que afirme semejantes brulotes.
“Lucha contra el narcotráfico y la inseguridad” es otro de los eslóganes macristas, mendaz como todos los mensajes de la corruptocracia neoliberal.
Mientras secuestraron algunos pequeños cargamentos o unas pocas plantitas de marihuana, lo grueso parecería ni haberse tocado. Claro que dieron sobradas muestras de “operar desde adentro” con Varisco y la estructura municipal de Paraná, con alguna diputada chaqueña y algún intendente correntino, y otros casos que no habrían sido muy difundidos.
Respecto a la inseguridad, deben contarse los asesinatos por la espalda (doctrina Chocobar), la “desaparición” de Maldonado, y la manifiesta agresividad de las fuerzas represoras contra obreros, docentes, jubilados, y pueblo en general.
La inseguridad en las grandes ciudades siguió, mientras se desguarnecían las fronteras y los ríos.
“Freno a la corrupción”. El diputado intenta literalmente tomarnos el pelo a los argentinos. En un gobierno de corte mafioso, con un presidente multiprocesado que nunca demostró su inocencia, contrabandista y parte de la “patria contratista” sobornadora serial; con operaciones y negociados varios (algunos fallidos, como la autocondonación de deudas por el Correo Argentino);
con funcionarios que atendieron de los dos lados del mostrador (como Aranguren), con un fumigador de escuelas y denunciado por su propia hermana, el ruralista Etchevehere; con fugadores de divisas y habitués de operaciones como los Panamá Papers, con escandalosos operativos mediático-judiciales y de “los servicios” proceseros subordinados al macrismo; con armado de causas a opositores políticos y prisiones preventivas de claros cortes vengativos; entre otras muchas perlitas; con todo eso y mucho más, que los macristas hablen de “freno a la corrupción”, es de hipocresía pura de la peor calaña.
“Estadísticas creíbles y transparencia de los actos de gobierno”; otro resumen de gruesas falsedades. Por varios meses produjeron un apagón estadístico; para luego negar con sus falaces discursos, los contundentes datos de la realidad que las propias estadísticas oficiales mostraban, de destrucción generalizada del tejido socio económico argentino. Y la proclamada “transparencia” no se condice con las múltiples y sucesivas acciones de gobierno 
impresentables, muchas de ellas de cortes delictivos, y todo eso con la complicidad manifiesta de “Laurita” Alonso, la auto proclamada “enamorada del presidente” a cargo de la Oficina Anticorrupción, puesta en funciones sin acreditar la formación profesional necesaria. Y por supuesto, todo muy bien tapado por los – según trascendió y es habitual- bien remunerados periodistas amigos del poder.
¿No se le cae la cara de vergüenza al diputado, ante semejante cúmulo de gruesas falsedades y tergiversaciones?
(1) Tránsfuga político es el que cambia de partido y posición política.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

2 comentarios:

  1. Es interesante que en pequeño artículo está condensada toda la política macrista como la defensa infantil que de ella hacen sus militantes. Excelente

    ResponderEliminar