Archivo del blog

jueves, 1 de marzo de 2018

NO APRENDIERON NADA - SEGUNDA PARTE
No me referiré a esos casos de la voluble (y dudosamente pensante en profundidad) parte de la clase media, que se deja llevar por lo que instalan los mercenarios del periodismo, pues ya lo hice antes.
Tampoco analizaré acá las posturas generalmente antinacionales de las oligarquías y de las progresías, las cuales curiosamente yendo “por derechas e izquierdas” terminan coincidiendo –salvo raras excepciones- en sus enfoques y posturas divorciadas de los Intereses Nacionales.
Me focalizaré en este análisis, a la estanqueidad conceptual del sector definido como los patrioteros de bandera, los cuales pueden ser civiles o militares, y de estos últimos por lo general en situación de retiro y con marcadas afinidades ideológicas con “el proceso” y todos sus predecesores liberales golpistas oligárquicos y pro anglosajones, desde 1955 en adelante.
Se dicen todos –sin excepción- “muy patriotas” y por ende muy “nacionalistas”…pero, apoyaron y apoyan a cuanto gobierno ultra liberal hemos padecido, incluyendo al desastroso gobierno actual que nos lleva a pasos forzados hacia la disolución nacional. Indudablemente la amplia mayoría de esos patrioteros de bandera, ignora que decirse “patriota” y ser liberal, es un burdo oxímoron, pues el liberalismo (político y económico) es una doctrina no solo totalmente opuesta a todo sano patriotismo, sino que es la más temible herramienta utilizada para socavar los Estados nacionales, con el objetivo de hacerlos dóciles y disciplinados para obedecer las “sugerencias” (léase órdenes) de los grandes poderes transnacionales, y de los Estados poderosos hoy aglutinados en lo que se conoce como Las Potencias Atlantistas.
Ese párrafo seguramente es totalmente incomprensible para muchos muy fervorosos pseudo patriotas, de muy pobres formaciones y muy cerrados razonamientos, que gritan a voz en cuello sus supuestos “profundos patriotismos” (como un presunto alto oficial retirado, que se proclama “sanmartiniano” pero actúa como un mísero rivadaviano, o sea cipayo elitista asumido), mientras apoyan los operativos de desguace nacional, sucesivamente implementados por “la fusiladora” y sus sucesores hasta 1973, por su versión recargada que fue el siniestro “proceso”, y la versión civil neoliberal del noventismo que nos puso al borde de la disolución nacional en 2001-2002; y también por cerrazón mental extrema, apoyan al neoliberalismo que hoy nos lleva directo a la disolución
nacional…pero por lo general ni lo entienden.
Ese tremendo grado de confusión se origina en los planes de estudios de los Institutos Militares, en los que se “enseña” que solo existen dos escuelas o doctrinas económicas: liberalismo y marxismo, falsedad brutal que induce a groseros furcios ideológicos, como los acá descriptos, y muchos más. También se enseña que Mitre fue “el gran organizador del país”, siendo que fue agente al servicio británico y principal gestor del feudalismo oligárquico que como poder subalterno del imperio británico, manejó a su antojo a Argentina desde 1852 a 1916, utilizando la violencia y el fraude como herramientas de perpetuación en el poder, manteniendo atado a nuestro país a la economía primaria, desindustrializada y dependiente. ¡Pero algunos tan poco informados cantan loas a la “grandeza de la Argentina del Centenario”, sin informarse de la miseria generalizada de ese período, y de la coyuntura mundial favorable que la oligarquía de patriotismo hueco desperdicio por más de tres décadas! Por cierto, es evidente que en los Institutos Militares se enseña poco de Historia Argentina, y lo poco que se da, se cierra en la orientación académica – mitrista, o sea “historia al cuento” narrada “a piacere” por Don Bartolo.
Analicemos casos concretos demostrativos de profundas confusiones, errores, y de seguir lamentablemente “anclados en los años ‘70” por parte de prominentes figuras del patrioterismo de bandera.
 Las dos guerras libradas - Con enjundia tan acentuada como su carencia de reflexión y debida fundamentación, un alto oficial retirado de clara “mentalidad procesera” (ultra liberal y “justificador” del siniestro “proceso”), se refirió exultante a “las dos guerras que libraron nuestras Fuerzas Armadas”, rematando con “¡que más se les puede pedir!”. ¡Se les pudo pedir coherencia, respeto de las leyes y total prioridad de los Intereses Nacionales! ¡Se les pudo exigir no ser subordinados a los dictados de la doctrina de la seguridad nacional y el acatamiento servil al “sistema”, motivo real por el cual se  desecharon 
ofrecimientos concretos de ayudas bélicas en pleno conflicto! Antes que priorizar los Intereses Nacionales, recibiendo apoyos de quienes fuera, los proceseros prefirieron ser dóciles y sumisos al sistema impuesto por las propias potencias agresoras. Y se les pudo exigir –a los proceseros- no llevarnos a una guerra para perderla
solo para considerarnos “ganadores morales” y luego terminar 
subordinados a Gran Bretaña con un vergonzoso tratado de rendición consumado en el menemato, continuación clara del “proceso”, como neoliberales que fueron ambos tristísimos períodos de nuestra historia reciente.
De ambas “guerras” una nunca debió librarse con clara mentalidad
perdedora (la del Atlántico Sur)…solo los muy necios se embarcan en un conflicto sin prever la potencia del enemigo y sus presuntos o claros aliados, y sin buscar aliados de similares envergaduras o potenciales bélicos. Claro está, que los muy colonizados comandantes proceseros y otros altos niveles, obtusamente se 
supusieron “aliados” de EEUU, por haber combatido la guerrilla local y enviar asesores encubiertos para tareas similares en Centro América. No les dio la pobre capacidad de comprensión para entender que operaron como mandaderos dóciles y descartables, como finalmente ocurrió. ¡Y hay que ser muy ignorante de la Historia (sobre todo de la reciente del siglo XX) y de la Geopolítica, para desconocer los profundos lazos que basan la fuerte alianza estratégica entre Gran Bretaña y EEUU!
Y respecto a “la otra guerra”, que fue la guerra civil que “sugirió” el intelectual británico Harry S. Ferns para desarticular a Argentina; o sea la “guerra” contra las guerrillas, ¿era necesario acaso usurpar el poder político? ¿Y era necesario violentar normas legales? Omiten que la represión a la guerrilla, fue la excusa perfecta para operar como tropas de ocupación en el propio territorio, para impedir toda resistencia u oposición al neoliberalismo que con toda crudeza fue impuesto desde esos siniestros años. Neoliberalismo que tanto daño hizo y que es la oposición total al “nacionalismo” que los militares liberales pregonan pero no practican. ¡Por algo en los Institutos Militares se enseña la falsedad según la cual solo existen dos doctrinas o escuelas económicas, liberalismo y marxismo!
Por supuesto cabe señalar cuantas muertes y desapariciones fueron perpetradas, incluso de personas que nada tenían que ver con la guerrilla, como el dirigente gremial Smith y el muy querido flolclorista Jorge Cafrune, entre muchos más; y cuantos casos de encarcelamientos por pura vengatividad, como el caso del ilustre
patriota Dr. Julio Carlos González, cuyo único delito fue ser un muy leal, probo y capaz funcionario de clara identificación peronista. ¡Y los contumaces proceseros se jactan y vanaglorian de tantas atrocidades! Prototipos de colonizados mentales en grados superlativos.
 “Íbamos camino a ser Venezuela”- Otra de las recurrentes tonterías burdas de los proceseros ultra liberales (que apoyan sin cortapisas al desastre generalizado en perpetración por el macrismo), es afirmar con altanería que no admite ninguna discusión “íbamos camino a ser Venezuela”; malicioso comentario instalado por los mercenarios de la incomunicación, que por cierto no tiene ningún asidero, y que incluso la realidad desmiente, pues “gracias” al neoliberalismo macrista, la caída del PBI y la indomable inflación, nos ponen en paralelo hoy, con la indudable grave crisis que azota al hermano país, pero sin afrontar nosotros la guerra híbrida que soporta Venezuela.
Notable es que repitan semejante dislate incluso altos oficiales retirados, los cuales por sus formaciones profesionales deberían ser expertos en geopolítica.
Ni se les ocurre analizar los poderosos motivos geopolíticos que llevan a las agresiones de EEUU, sus aliados atlantistas y los gobiernos títeres de Íbero América, contra la Venezuela chavista, la cual más allá de sus falencias y errores, intentó dejar el tristísimo rol de dócil colonia del “gran país del norte” en el cual estuvo casi sin solución de continuidad. Pero claro, este pensamiento es muy 
complicado, como para poder ser analizado por mentes adocenadas por décadas de cursos de la Escuela de las Américas.
 La subversión marxista ¿hoy? - Este es uno de los más usuales disparates que como muy colonizados mentales en grado posiblemente irrecuperable, repiten como “mantra sagrado” los muy confusos patrioteros de bandera, los proceseros contumaces y por supuesto los siempre muy agresivos gorilas asumidos, por lo general cargados de prejuicios y muy faltos de fundamentación y de lecturas que les puedan ampliar, así sea un poco, las estrecheces conceptuales y de razonamiento que exhiben…¡y las exhiben con “orgullo”, como si fueran grandes cualidades!
 Ni se enteraron que existe el neoliberalismo - El tenor usual de los comentarios de los patrioteros de bandera y de otros muy confusos varios (por lo general fervorosos “proceseros” que siguen pensando que Videla y sus secuaces y seguidores “hicieron un gran servicio a la patria”), revelan no tener ni la más pálida idea acerca de que es, que hace y que objetivos tan profundamente antinacionales y tan perversamente antihumanos tiene la doctrina político - económica 
neoliberal. Por ello no muestran ni pizca de arrepentimiento por haber sido los guardianes pretorianos de los grandes poderes financieros y corporativos transnacionales que destrozaron la economía, el tejido social y las proyecciones geopolíticas de Argentina. Como para autojustificarse, sacan pecho y vociferan
 estentóreamente que “combatieron a la subversión apátrida”, pero no saben, o no quieren saber que la forma en que lo hicieron y la doctrina del terror que impusieron fueron no solo el marco perfecto para hacer retroceder brutalmente a Argentina, sino que además fueron los ejecutores de una perversa política de instauración de odios profundos, equivalente a una feroz guerra civil, tal como lo
planificó Gran Bretaña, para anular los notables avances sociales, económicos, industriales y tecnológicos, que habíamos logrado, y que nos habían posicionado a las puertas del desarrollo autosostenible. Todo este largo párrafo, de seguro es
incomprensible para los muy cerrados que viven anclados en los años ’70, y que solo ven como único enemigo a “la subversión marxista”, e insisten en no tener ni la mínima idea de los profundos cambios geopolíticos operados a escala planetaria, que siguen en plena y rápida evolución.
 Siguen odiando a Rusia y a Putin “por ex KGB”, pero no ven las groseras injerencias de EEUU-UE-GB – No “ven” los accionares de “agencias” extranjeras con los avales del propio gobierno nacional, los que parecerían más que evidentes.
Semejantes disparates fueron expresados por algunos “muy sesudos” opinantes retirados. No merece mayores comentarios. Cero en Geopolítica para esos “analistas estratégicos” proceseros, cooptados mentalmente o peor aun, actuando adrede a favor de intereses antinacionales.
 Se dicen “muy católicos” pero odian al Papa Francisco y sus contundentes enseñanzas – Sus extremas cerrazones mentales les impiden entender las claras condenas del Papa al sistema inhumano y ateo en extremo, que es el neoliberalismo, que solo endiosa al “dios dinero” y cultiva el egoísmo extremo. Es evidente que prefieren los prelados oligárquicos e incluso soberbios, de la Iglesia preconciliar.
 Continúan con razonamientos erróneos en los ’70, hoy perimidos y anacrónicos – Quedaron anclados en los años ’70, sujetos a las aberraciones inculcadas en los cursos de adoctrinamiento de las Potencias Atlantistas…¡y encima pretenden “dar cátedra” como si fueran “grandes entendidos”! Esto ya se explicó sobradamente. Por caso, entender que no hay Defensa Nacional sin industria y tecnología propia, y sin población sana y bien instruida. ¡Algunos
“pensadores” se alegran ante el cuadro de despidos y de achiques de entes tecnológicos y cierres de fábricas, mientras que otros, solo piensan en sus haberes y en los indultos; lo demás no parece importarles nada!
 Se dicen “muy patriotas”, pero homenajean a cipayos manejados por los británicos, como Isaac Rojas y Pedro E. Aramburu; este último puesto como referencia al dar su nombre a la Escuela de Infantería. ¡Aberrante”
Por supuesto, el listado de incongruencias, que son inculcadas a diario a “la tropa” por medio de canales de comunicación que parecen mantener los proceseros, como cadenas de correos electrónicos, páginas web y otros; mantienen y amplifican las gruesas confusiones conceptuales, impidiendo entender la realidad, y haciendo que no aprendan nada, ni de sus propios gruesos errores.
Por cierto, ciertas “progresías” odiadoras seriales, cargadas de enfermizo antimilitarismo tan irreal como incoherente, denostando negativamente desde medios de comunicación y otros canales de opinión, dificultaron en años precedentes todo posible canal de diálogo abierto y constructivo, totalmente necesario, pues una nación soberana es inconcebible sin Fuerzas Armadas; pero deben tener clara Mentalidad Nacional, bien fundamentada desde el conocimiento y el razonamiento amplio y coherente.
Realmente muy preocupante.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario