Archivo del blog

miércoles, 7 de diciembre de 2016

DECRETAZO CONTRA PUERTOS PATAGÓNICOS – OTRA ETAPA EN LA OPERACIÓN DE VACIAMIENTO DE LA PATAGONIA ARGENTINA.
La derogación por la vía ya usual actual de los decretazos, del subsidio a las operaciones de los puertos patagónicos, es otra más de la larga y constante cadena de medidas tomadas con mucho apuro y notables carencias de fundamentación, o al menos acentuadamente discutibles, que atacan desde diversos frentes a la economía y al tejido social de la Patagonia Argentina.
Dicho de forma más explícita, atentan contra la soberanía argentina en La Patagonia (incluyendo en ello a Tierra Del Fuego).
Esa compensación daba competitividad a los alejados puertos patagónicos, que sin la misma difícilmente podrán mantener sus operaciones, respecto a los más competitivos y poderosos puertos bonaerenses de Mar Del Plata y Bahía Blanca; no por casualidad privilegiando en esta nueva vuelta de tuerca neoliberal centralista (unitaria) a la Provincia de Buenos Aires y castigando a la postergada gran Región Patagónica.
Esta nueva agresión a La Patagonia, se agrega a:
- las paralizaciones totalmente injustificadas de las dos grandes hidroeléctricas de Santa Cruz (que habían comenzado a construirse, y que costaron miles de despidos), con burdos comentarios respecto a China, que provocaron el lógico malestar diplomáticamente manejado por esa milenaria cultura oriental;
- los ataques y arteras amenazas de cierre a la mina carbonífera de Río Turbio (que de perpetrarse significará el despoblamiento total de la ciudad homónima y su entorno);
- el no justificado “parate” a la usina carbonífera montada al pie de la mina;
- la destrucción total de la activa y creciente industria electrónica instalada en Río Grande, Tierra Del Fuego, que será arrasada previsiblemente por las importaciones indiscriminadas, recientemente aprobadas, y “justificadas” por los personeros del liberalismo extremo y apátrida, como el comentarista Julián Guarino, del neoliberal medio El Cronista Comercial, opinando displicente y en forma cómplice con el desguace industrial, en su columna en el canal C5N;
- los masivos despidos en YPF, que afectan principalmente al sur patagónico y que son consecuencia de las operaciones de achicamiento y vaciamiento para forzar su reprivatización y extranjerización, y de las facilidades para importar combustibles elaborados; - los absurdos enredos diplomáticos con Rusia, gestados por el accionar macrista, que en los hechos provocaron que no se construya la Central Hidroeléctrica Chihuido I, en Neuquén, en el norte de la Patagonia;
- la parálisis total de las obras públicas, excepto unas pocas en el núcleo duro de Capital Federal – Provincia de Buenos Aires, y que beneficiaron a empresas vinculadas a familiares del propio presidente; esa parálisis es muy negativa en La Patagonia y en el Norte Grande de Argentina; - agrava ese cuadro de por si patético, la política de concentración acentuada de la riqueza, que destroza el consumo, lo cual es acentuado en contra de la producción
nacional por la operatoria de apertura comercial indiscriminada, lo cual castiga duramente a la economía nacional, y en forma mucho más sensible a las regiones postergadas, como La Patagonia y el mencionado Norte Grande.
Cabe mencionar que el propio presidente, se refirió en su característico tono zumbón y supuestamente desprejuiciado, diciendo que “no entiende de problemas de soberanía”…¡lo está demostrando!
Y varios de sus ministros tuvieron expresiones sarcásticas contrarias al sano nacionalismo y al conocimiento debido de la Historia Argentina; sumado eso al sincericidio de la vicepresidenta, que destempladamente afirmó que “Argentina no debe tener industrias”, lo cual es un claro ataque a la soberanía nacional, pues a nadie bien informado escapa que defender la industria propia es esencial para la soberanía.
Tenebroso panorama se nos presenta, en este neoliberalismo “noventista recargado”, que está arrasando todo a su paso, mientras enriquece más a algunas minorías muy ricas, como la oligarquía campera, las mineras extranjeras, los Bancos y financieras, importadores y especuladores varios. 
Algunos que claman un hueco patriotismo que se agota en el himno y la bandera, parecen no darse cuenta de la gravedad del cuadro de situación, al igual que ciertos sectores de clase media muy desinformados o encandilados por engañosos cantos de sirena de promotores del liberalismo extremo, así como determinados “progres” que solo parecen razonar desde rígidos oldes ideológicos extranjeros a los que parecen intentar comprimir la realidad nacional; lo opuesto a partir desde lo nuestro para entender el todo; tal como lo hicieron los grandes pensadores y hacedores nacionales, como  Ugarte, Jauretche, Scalabrini Ortiz, el Pepe Rosa, Ferrer, Guglialmelli, Yrigoyen y Perón, entre otros. Ideas -
fuerza esclarecedoras de esos patriotas que necesitamos potenciar para contrarrestar adecuadamente a quienes nos quieren transformar al como sea, en una desarticulada y dócil colonia de los poderes atlantistas y de las mega finanzas transnacionales.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario