Archivo del blog

miércoles, 7 de octubre de 2015

HIDROELÉCTRICA URUGUA Í – 25 AÑOS DE EFICIENTE, LIMPIO Y ECONÓMICO SERVICIO El pasado 13 de setiembre, la Hidroeléctrica Urugua-Í cumplió sus primeros 25 años. ¡Todo un acontecimiento! Pero lamentablemente pasó casi totalmente desapercibido. Soportando largos años de malintencionada propaganda en contra, muy pocos conocen su interesante historia, y menos aun se sabe el importante rol que cumplió y sigue cumpliendo, dentro de la matriz eléctrica de Misiones. Hoy la realidad del Sector Eléctrico de Misiones es mucho más desahogada que un cuarto de siglo atrás, si bien queda mucho por hacer y existen estrecheces en la infraestructura –sobre todo en Transmisión y Distribución- que deben resolverse prioritariamente en el corto y mediano plazo. Hoy no tenemos –puntualmente- crisis por faltante de Potencia Instalada en esta provincia, y somos la única que exhibe una matriz eléctrica con más del 90 % generado por las limpias y económicas centrales hidroeléctricas. En otro artículo podrá ser analizado el cuadro de situación actual, que pese a las fuertes inversiones de los últimos años, sigue requiriendo cuantiosas inversiones adicionales a las ya concretadas, y mucho más si se analizan las necesidades de mediano plazo en una marco de industrialización –esperemos que así sea-, de mejoras socio económicas y de fuerte crecimiento poblacional. Urugua-Í es un claro ejemplo de una gran obra pública bien construida, eficaz en cubrir los objetivos de abastecimiento previstos, eficiente en su funcionamiento (sigue proveyendo la energía eléctrica más barata que dispone EMSA –Electricidad de Misiones S.A.), habiendo cubierto con holgura la inversión de su construcción, y permitiendo contar con una larga vida útil previsible adicional a su primer cuarto de siglo; con el plus potencial de triplicar su generación media de energía anual con una pequeña inversión que se pagará fácilmente antes de los cinco años de ejecutada. En el primer cuarto de siglo, siempre trabajó dentro de los parámetros de funcionamiento para los cuales fue construida. Se sabía que la relativamente pequeña cuenca del río Urugua-Í, tiene notables oscilaciones en su caudal, por lo que estaba previsto que la generación media, de 355 GWh/año, tendría notables variaciones anuales, con períodos de alta hidraulicidad (mucha agua), en los que incluso se vuelca parte del caudal por el amplio vertedero, con la central trabajando a pleno con sus dos turbinas; y años de estiaje, con bajos caudales y consecuentes bajas en la generación. Es bien sabido que para optimizar el funcionamiento, superando los parámetros originales, será muy conveniente concretar la obra del Túnel del Urugua-Í, que permitirá adicionar a la cuenca propia una pequeñísima proporción del caudal medio del Iguazú (tan solo 57 litros por segundo, de un caudal medio de 1.500 m/s). Este tema tiene proyección de futuro, pero es interesante analizar los contundentes datos históricos. La producción total de los primeros 25 años de vida, alcanzó la considerable magnitud de 8.728 GWh (8.728 millones de kWh), lo cual da un promedio anual de poco más de 349 GWh, o sea prácticamente calcada la media anual proyectada. Esa limpia y económica generación hidroeléctrica, reemplazó muy ventajosamente a las muy contaminantes y sumamente costosas centrales termoeléctricas en las que antes se basaba el servicio público de electricidad de Misiones. Resulta tan grosero que los vocingleros y habitualmente agresivos activistas (varios de ellos a tiempo completo…¿de que viven?...) del ecologismo cavernario, nunca se ocupan del tema…¿será porque claramente contradice sus virulentas y fanáticas prédicas de falsos dogmas, dictados desde ONGs británicas? Ese enorme volumen de generación hidroeléctrica, permitió economizar la cuantiosa magnitud de 1.920 millones de litros de gas oil o diesel oil, y evitó continuar con la irracionalidad de transportar en camiones 2.000 kilómetros de ida y vuelta (sumando el flete falso) el vital combustible del que antes imperiosa y peligrosamente dependíamos, lo cual agregaba costos (35 % de sobrecostos del combustible quemado antes en las usinas misioneras), la contaminación que provocaba esa enorme flota de camiones, los cuantiosos daños a las rutas pavimentadas, y los incidentes y accidentes camineros potenciales que afortunadamente se evitaron al suprimirse la necesidad del transporte de combustible para las hoy solo marginales usinas térmicas de esta provincia. Para que no queden dudas, es una irracionalidad total pretender afirmar que con las muy costosas y también contaminantes eólicas y solares se hubiera podido reemplazar a Urugua-Í. Las eólicas y solares son mucho más caras por kWh, y por sus limitaciones técnicas intrínsecas, son inútiles para operar como usinas de base, operatoria en la que por el contrario descollan positivamente las hidroeléctricas, más aun las que poseen un gran reservorio que las hace totalmente previsibles en sus funcionamientos a varios meses…lejos de las intermitencias y condicionalidades imprevistas de las eólicas y solares. Indiscutiblemente en Misiones no existen vientos en forma permanente, por lo que las eólicas serían acá unos dudosamente bellos e inservibles pero muy costosos “juguetes”; y los bajísimos rendimientos de los paneles solares necesitarían tapizar buena parte de nuestras tierras, solo para generar durante doce o menos horas diarias, energía de pobre calidad. Por otra parte, si en vez de la hoy rozagante y lozana Central Hidroeléctrica Urugua-Í, con al menos 100 años más de vida útil; se hubieran (irracionalmente) montado “ventiladores” y paneles solares, hoy tendríamos chatarra inútil al término de sus vidas útiles, y con costosos y contaminantes procesos de desmontaje por realizar. Lamentablemente, la ley 26.190, y la que la amplía (en proceso de reglamentación), pretenden promover exacerbada e irracionalmente las energías “renovables” (léase eólicas, solares y similares), sin importar sus elevados costos y sin atender a sus insalvables limitaciones técnicas. ¡Verdaderos salvavidas de plomo, para las crecientes necesidades eléctricas de nuestro país! Pero este ya es otro tema, que fue tratado separadamente, y sobre el cual volveré, Dios mediante. MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario