Archivo del blog

miércoles, 1 de febrero de 2017

BREVE RESEÑA DE UN AÑO DE GOBIERNO NEOLIBERAL MACRISTA.
- Freno brutal y retroceso sustancial cuantitativo y sobre todo cualitativo de la economía argentina.
- Despidos masivos con alevosía en el Estado, para acomodar “ñoquis gourmet” macristas con sueldos altísimos y con funciones indefinidas.
- Brutal proceso de concentración de la riqueza.
- Despidos masivos y crecientes en las actividades privadas.
- Desindustrialización acelerada y ejecutada con perversa intencionalidad.
- Aumento acelerado de la desocupación.
- Bajas sensibles en los salarios reales.
- Suicida apertura comercial total, que busca destruir todo vestigio de industria argentina, y endeudarnos más.
- Endeudamiento en espiral creciente, con tasas muy altas, que busca subordinarnos a los poderes financieros transnacionales y destrozar la soberanía.
- Masiva fuga de divisas, la cual es avalada por leyes de apertura financiera total, y “lubricada” por la masiva entrada de divisas del endeudamiento, divisas que rápidamente se fugan al exterior.
- Reimplantación de la operatoria de la “bicicleta financiera” con el mismo perpetrador de los años ’90, Federico Sturzenegger.
- Manejo del estratégico Ministerio de Energía, en manos de la británica Shell, por su testaferro/socio menor Aranguren.
- Freno casi total a las obras públicas, pese a la masiva entrada de divisas, que las hubiese podido financiar.
- Acciones explícitas de sumisión servil a Gran Bretaña y a las Potencias Atlantistas, tirando por la borda todo vestigio de soberanía.
- Sumisión servil a las potencias atlantistas y sus poderes financieros. Freno a los muy acuerdos estratégicos con Rusia y China, geopolíticamente muy significativos e interesantes.
- Ataques a los organismos regionales (Mercosur, Unasur, Celac), y búsqueda de acuerdos de sumisión político-económica con pérdida de soberanía, como el TLC y similares.
- Políticas racistas contra paraguayos, bolivianos y peruanos.
- Cese abrupto bajo banales excusas de “corrupción” de planes sociales de alta significación real, como el FinEs (Finalización de Estudios); Argentina Sonríe (arreglo de dentadura a sectores muy carenciados, que no cuentan con medios para hacerlo); Qunita (ejemplar plan de entrega de cunitas con accesorios, a madres de escasos recursos, tal como se implemente en otros países, incluso los desarrollados). Si el problema hubiese sido “la corrupción” se podría corregir, lo que en realidad existe en este gobierno es un manifiesto desprecio por los pobres.
- Freno absurdo a obras energéticas con financiaciones aseguradas (Atucha 3, Hidroeléctricas en el Río Santa Cruz, Central Carbonífera Río Turbio, Hidroeléctrica Chihuido I).
- Achicamiento operativo sustancial de la Entidad Binacional Yacyretá.
- Irracionales planes de instalaciones de “energías renovables” bajo
condiciones leoninas contrarias al interés nacional (tarifas dolarizadas, prioridades absurdas para vender sin importar precios –o sea, priorizar las energías caras-; con apoyos a energías intermitentes, que no son aptas para funcionar como energías de base, y que como respaldos operativos necesitarán masivas instalaciones de turbinas de gas, volviendo falsas las presuntas economías de combustibles y ambientales.
- Pérdida total de soberanía financiera, al aceptar explícitamente las
injerencias de los tribunales de Gran Bretaña, para la masiva operación de endeudamiento de 25 mil millones de dólares.
- Destrucción o frenos de todos los planes y entes tecnológicos de avanzada (satélites, vectores, radares, industria aeronáutica, radares, nuclear, Fabricaciones Militares, Conicet, etc.
- Desfinanciación de Universidades Nacionales, y discriminaciones con criterios unitarios.
- Ataques muy evidentes a YPF, Aerolíneas Argentinas y el ANSES, buscando sus desfinanciamientos para provocar sus extranjerizaciones.
- Aprietes financieros a las provincias, buscando acallar toda oposición.
- Ataques y agresiones constantes a opositores, como los casos de Milagro Sala, sus familiares y seguidores, con apresamiento previo sin condena judicial, y con condenas mediáticas de los medios concentrados; agresiones a periodistas y canales de TV “indóciles”; agresión al ex titular del Instituto Antártico, quien denunció entrega vil de la soberanía; agresiones judiciales a CFK y colaboradores, en procesos vengativos calcados de los efectuados en su momento contra Rosas, Yrigoyen, Perón, Frondizi, M E M de Perón, y los respectivos gobiernos provinciales.
- Mentiras constantes y sistemáticas, en los mensajes presidenciales y de sus colaboradores, buscando engañar y confundir a la opinión pública (pobreza cero, un millón de viviendas por año –mentiras burdas de campaña-, en cinco años no crecimos –dato falso-; la inflación se combate fácilmente y luego decir “se está
reduciendo”” –todo eso falso-; estamos creando empleos de calidad –siendo que los están destruyendo y precarizando-, etc., etc.)
- Manejos alevosos y operaciones de “influencias” claramente perceptibles por los hechos (“por sus obras los conoceréis”, dijo El Maestro de Palestina) en componentes del sector gremial, político, judicial, periodístico, etc.; acallando o entorpeciendo toda posible protesta.
- Operaciones de generar conformismo cómplice, en sectores adocenados y colonizados mentales de las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad. Mientras, las operaciones tendientes a nuestra balcanización, prosiguen subrepticiamente, pero los colonizados mentales no se dan por enterados.
- El listado no se agota.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario