jueves, 4 de agosto de 2022

 ALEMANIA EN EL LABERINTO DE LAS RENOVABLES 
La principal potencia económica de Europa y una de las principales del mundo, conocida como la locomotora de la Unión Europea, se está quedando sin energía. 
En buena medida, esta situación puede llamarse “crónica de una crisis energética autoinducida”, que tuvo dos factores fuertemente desencadenantes, los que básicamente fueron provocados por la miopía evidenciada por la propia conducción del Estado Germano, la cual evidenció no aplicar criterios estratégicos bien fundamentados, justamente en el sensible Sector Energético. 
El primer grueso error estratégico fue sucumbir ante las fuertes presiones del nada inocente ecologismo cavernario, cuyas persistentes y muy bien financiadas campañas de ecoterrorismo son funcionales y/o están alineadas con los muy influyentes factores de poder que operan para imponer al como sea a las “energías renovables”, básicamente a las eólicas y solares. 
Los planificadores germanos (y sus dirigencias políticas) evidenciaron dejar de lado, o ignorar, que todo sistema eléctrico se sustenta en la Energía de Base disponible, y que solo existen tres tipos de tecnologías calificables como Generadoras de Energía de Base: Termoeléctrica (quemando hidrocarburos o biocombustibles), Hidroeléctrica, y Nuclear. 
Los restantes tipo de generadoras de energía eléctrica adolecen de intermitencias (variaciones bruscas de voltaje, e incluso repentinas salidas de servicio), por lo que solo son Generadoras Complementarias. Las Complementarias carecen de aptitud técnica para reemplazar a las De Base. 
Osada o maliciosamente, afirmaron los promotores de eólicas y solares, que son energías limpias, económicas y aptas para sustituir a la energía nuclear y al gas. El prolongado gobierno de Angela Merkel, ante las urgencias electorales, sumó a su coalición al Partido Verde (ultraecologista), el cual impuso su nociva agenda anti nuclear y pro “renovables” eólicas y solares. Ahora pagan las consecuencias.
Lo real es que eólicas y solares no son limpias, pues sus poluciones directas e indirectas son considerables, mucho más acentuadas que las que son consecuencia de las energías hidroeléctrica, nuclear, e incluso más que la provocada por el del gas natural. 
No son nada económicas, y por eso en todo lugar donde se las instala masivamente, se monta una red de subvenciones, privilegios y diversas ventajas prebendarias, sin las cuales sus altos costos reales las harían inviables. 
No pueden sustituir a ninguna Energía de Base, entre ellas la nuclear y la térmica en base a gas. Por sus intermitencias, solo son aptas como Energías Complementarias, careciendo de aptitud técnica para reemplazar Usinas de Base, como lo son las nucleares y las termoeléctricas. Prueba contundente de lo inútiles que son para operar como energías de base las eólicas y solares, es el hecho irrefutable que Alemania había implementado la masiva utilización de centrales eléctricas a gas, para cubrir los faltantes provocados por las cancelaciones de proyectos nucleares y el proyectado cierre anticipado de todas las nucleares en servicio. Eso pese al discurso hueco que decía sustituir las nucleares por las “renovables”. 
Y ahora, ante la desesperante crisis energética, piensan volver a utilizar las usinas a carbón. El discurso “ecologista” dejado de lado, la crisis manda, y las “renovables” son poco más que muy caros elementos decorativos. 
Pero pese a la conocida inoperancia de eólicas y solares como supuestos reemplazos de usinas de base, ciertas publicaciones “especializadas” - promotoras de esas energías y sus negocios vinculados- insisten en afirmar - falsamente- que supuestas nuevas y masivas inversiones de eólicas y solares, “reemplazarán” al gas natural ruso, lo cual es técnicamente imposible, por las citadas intermitencias de las “renovables”. Además, los altos costos de las energías “renovables” afectaron las tarifas de electricidad, restando competitividad de la industria germana. Pese a eso, Los Verdes insisten en acentuar la matriz “renovable” sin importarles acentuar más los precios de la energía. 
El segundo craso error estratégico en el que incurrió el -insólitamente- muy dudoso eficiente accionar diplomático de cortas miras geopolíticas, de las cúpulas gobernantes de Alemania, fue involucrarse contra su principal proveedor de gas natural y petróleo, en la guerra entre Rusia y la OTAN. Guerra que se libra en territorio de Ucrania; conflicto de posibles derivaciones muy peligrosas, en el que la UE (Unión Europea) parece operar bajo las directivas de las dos mega potencias anglosajonas. Involucramiento germano muy activo, como proveedor de armamentos pesados y seguramente otros insumos; a la vez que no parece haber ejercido su fuerte influencia para evitar y luego frenar el conflicto, en vez de echar más leña al fuego. 
Las dirigencias de la UE parecen dispuestas a sacrificar el desarrollo, el bienestar y la seguridad del bloque, subordinándolos a mandatos de la OTAN, con tal de apuntalar la pretendida imposición al como sea, del Nuevo Orden Mundial, prioridad geopolítica neocolonial del Bloque Atlantista. Un accionar complicado, que lleva al europeísmo a dejar jirones del Poder Real Mundial que antes detentaba, hoy disputado por EEUU más RU, Rusia y China.
Con el involucramiento “indirecto” en esa guerra, una consecuencia directa es la abrupta caída en los volúmenes del económico gas natural, del que disponía Alemania por medio de varios grandes gasoductos, y en particular los dos Nord Stream que por el gélido Báltico conectan directamente al proveedor ruso con el ávido mercado germano, del cual derivan conexiones a otros miembros de la UE. 
El segundo de esos gasoductos ni se habilitó, por las fuertes presiones ejercidas por EEUU, con un explícito doble objetivo: limitar el predominio de la estatal rusa Gasprom en el abastecimiento del vital insumo en Alemania (y en toda la UE); y reemplazar el económico gas ruso (de gasoductos), por el mucho más costoso gas de EEUU, que debería transportarse en buques metaneros. 
Ese abrupto cambio de proveedor de gas, además de encarecer ese esencial insumo, llevará cierto tiempo de implementación, para contar con las instalaciones que permitan descargar los buques metaneros.
¡Y parecen no existir alternativas técnicamente viables para solucionar el vital abastecimiento de gas, en el próximo invierno europeo! 
Como es el caso de toda Europa, a excepción del gigante bicontinental que es Rusia, el viejo continente es muy dependiente del abastecimiento de materias primas e insumos estratégicos; y dentro de este último rubro, la Energía en todas sus formas y para todos sus múltiples e imprescindibles usos. 
Esa realidad continental, es marcadamente acentuada en el caso de Alemania, gran consumidor de energía para su poderosa industria, para el buen nivel de vida de su población, y otros usos diversos. Ahora Alemania en particular, y la UE en general, afrontan una casi certera, cercana y muy profunda crisis energética. 
Grandes estadistas de relevancia mundial, de la estatura de Charles De Gaulle, Jean Monnet, Konrad Adenauer, Robert Schuman y otros, que tuvo Europa, parecen no tener sus equivalentes, en la actual compleja realidad de la UE. 
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ 
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

viernes, 29 de julio de 2022

EN ENERGÍA LAS IMPRECISIONES SOLO APORTAN CONFUSIÓN – A PROPÓSITO DE EXPRESIONES DE LA ABOGADA AMBIENTAL PRESIDENTA DE CAMCA 
El tema energético posee complejidades técnicas propias, que es imprescindible conocer con propiedad y fundamentos, sin lo cual es imposible analizar y menos aun emitir opiniones coherentes y que no terminen abonando a las confusiones, cuando no a inducir gruesos errores de apreciación y diagnóstico. 
Hace al tema analizar las opiniones difundidas por una abogada, definida como especialista en derecho ambiental, difundidas en el programa conducido por la periodista Sonia Weisheim en la señal de cable Canal 6, de Misiones. 
Dicho con todo respeto, conocer acerca del derecho ambiental no implica ser especialista en Energía, temática con muchas complejidades y características técnicas propias, y si se las desconoce, las opiniones que se viertan pueden ser muy erróneas.
Por supuesto no se duda de la buena fe de la entrevistada, pero sus expresiones están en las antípodas de una experta en Energía. Se analizan seguidamente los múltiples tópicos que abordó la abogada ambiental (en adelante: a.a.). 
• Cita como ente referencial al Consejo Mundial de la Energía -CMC- (World Energy Council), mencionando ser del Comité Argentino del CMC. Parece no tener en cuenta que esos entes supranacionales casi nunca son neutros ni totalmente apegados a lo técnico, siguiendo por lo general “hojas de ruta” dictadas por los grandes centros del poder mundial (como el Bloque Atlantista). Y los intereses reales de esos bloques por lo general son diferentes a los Intereses Nacionales, como los de Argentina, y más aun, suelen ser contrapuestos. 
• Tampoco mencionó y parece desconocer que el tema ambiental, usualmente exacerbado, es herramienta geopolítica de esos mega bloques de poder, para impedir el desarrollo de naciones excluidas del grupo “selecto” de los detentadores del poder; todo eso funcional a mantener la hegemonía del Poder Mundial y seguir disponiendo de fácil y muy barato acceso a materias primas y otros insumos estratégicos. 
• La a.a. citó reiteradamente el concepto de “energía sustentable”, muy en boga y habitualmente utilizado para promover energías falsamente presentadas como “limpias”, principalmente las muy poco eficientes y nada económicas energías solar y eólica. Omitió señalar los serios problemas técnicos que causan las intermitencias que adolecen esas energías. Tampoco citó los costos reales de esas energías, las que en los hechos son mantenidas en base a diferentes subsidios y otras ventajas prebendarias (como el despacho preferencial de sus energías, sin importar el costo de las mismas). Todo eso forma parte de un combo, cuidadosamente ocultado por los promotores. 
• Exalta el rol de la energía fotovoltaica, claramente desconociendo las insalvables limitaciones técnicas por sus intermitencias (por lluvia o nubosidad, ambos fenómenos muy frecuentes en Misiones), por solo poder entregar su potencia nominal en el entorno del mediodía, y por no generar nada desde el oscurecer, precisamente el horario del pico de consumo. Tampoco menciona la corta vida útil de los paneles, ni el costo real de esa energía por kWh (dato este último cuidadosamente ocultado por los promotores de esa energía). 
• Parece desconocer que los paneles solares utilizan tierras raras, cuyas extracciones tienen un considerable costo ambiental, además que algunas de ellas serían de elevada toxicidad, transmitida al entorno en casos de roturas o al fin de sus cortas vidas útiles.
• Menciona el supuesto “gran ejemplo” de Alemania en lo referente a las fotovoltaicas, desconociendo que la actual severísima crisis energética que asola a la Unión Europea, es la más cabal prueba del fracaso rotundo de las “renovables” eólicas y solares, energías que por sus intermitencias y otras limitaciones, son absolutamente inútiles para reemplazar al gas natural y a la energía nuclear, esta última desechada como política energética en base a las presiones y falsedades conceptuales groseras de los verdes y otros extremistas del ambientalismo. 
• También la a.a. evidencia desconocer la realidad geopolítica mundial, pues insólitamente afirmó que “la guerra de Ucrania es consecuencia de la crisis energética”, siendo en realidad exactamente al revés. 
• Deslizó la habitual opinión ultra ambientalista opuesta al fracking, tecnología en base a la cual vamos en claro rumbo de pasar del rol de importadores de hidrocarburos, a autoabastecernos y a ser exportadores. O sea que los extremistas del ambientalismo operaron y operan para impedir nuestro autoabastecimiento energético. 
• En la misma línea de pensamiento, omitió el accionar del ecologismo cavernario (“primo hermano” del ambientalismo), que en realidad actúa como factor de presión para impedir obras y acciones estratégicas que concretadas nos conducen al desarrollo. Ese “ambientalismo” operó contra las construcciones de las dos hidroeléctricas en Santa Cruz y de la central carbonífera de Río Turbio (esenciales para el extremo sur continental, proveyendo energía de base y creando polos de desarrollo); contra el puente Rosario – Victoria (con infantiles argumentos de terrorismo ambiental); contra la exploración y explotación petrolífera en el Mar Argentino, con mentirosos argumentos, funcionales a los designios británicos (que nos quieren pobres y subdesarrollados); ferozmente contra ese gran factor de desarrollo tecnológico, que es el Sector Nuclear Argentino; contra la Hidroeléctrica Urugua-Í, omitiendo que esa gran obra fue la que nos sacó del cáncer económico y ambiental de la termogeneración, y es la que provee la energía más económica y limpia que dispone Misiones, y que fue la que nos salvó del corte masivo de electricidad ocasionado por la desidia para invertir en reparaciones durante el macrismo. 
• En idéntica postura desliza sutiles (o no tanto) habituales críticas del ultra ecologismo contra la mega central hidroeléctrica de Yacyretá, omitiendo los múltiples beneficios que son consecuencia de la misma: lazo de unión con Paraguay; principal generadora eléctrica de Argentina; enorme ahorro de combustibles y de la vinculada polución de la generación termoeléctrica que hubiésemos tenido que montar para reemplazarla; facilidades para la navegación; y -saliendo del corset neoliberal impedidor de obras-, los notables avances urbanísticos financiados por la EBY en Posadas, Encarnación y otras localidades en ambas márgenes, además de haber terminado con el recurrente flagelo de las inundaciones. ¿Viviendo acá, donde esos notables avances son palpables, como los puede omitir? 
• En referencia a las grandes hidroeléctricas, mencionó -conceptualmente- que Brasil cuenta con “Itaipú y otra gran hidroeléctrica, aguas arriba”. ¡La experta ambiental debería informarse mejor y de buenas fuentes; en la Cuenca Del Plata Brasil tiene construidas más de medio centenar de grandes hidroeléctricas, la mayor de ellas en sociedad con Paraguay! 
• Exalta el rol de las usinas de biomasa y afirma que es “energía limpia”. Bienvenidas esas usinas, de las que solo tenemos una, de modestos 30 MW, valiosos en su entorno, pero poco relevantes ante el previsible fuerte incremento de la demanda eléctrica provincial, la cual tiende a duplicarse en cada década. Si se pensara en montar 20 usinas más de biomasa y de ese rango de potencia, sería al menos complicado abastecerlas de residuos maderables en calidad y cantidad necesarios. Y ese tipo de usinas provoca contaminaciones en el proceso de combustión, a lo cual se deben adicionar los muchos costos ambientales de la logística, con camiones y máquinas operando para abastecerlas con sus combustibles maderables. La a.a. omite o no sabe todo eso. 
• Desconociendo claramente el rotundo fracaso que fue el plan de microcentrales hidroeléctricas, por una elemental cuestión de escala (de tan pequeñas no podían autosolventar sus costos operativos), la experta ambiental alaba y las promueve, en base a saber que en el entorno de Oberá funcionan dos. De tan pequeñas que son, pueden ser una solución para una familia rural, o poco más, pero eso “no mueve la aguja” en el contexto de la mega demanda de Potencia y Energía Eléctrica provincial. 
• Menciona las supuestas ventajas personales de tener paneles fotovoltaicos en las casas, para vender el excedente de energía de día (omitió decir que “siempre que no llueva o esté nublado”), y comprar de noche a la red. Pero omitió analizar que si la red eléctrica se basara en generación solar (o hipotéticamente en eólica), se deberá volver a caer en la dependencia de usinas termoeléctricas en base a petróleo, para estabilizar el voltaje y para cubrir los baches de generación, lo cual además de muy costoso por kWh, es muy contaminante. Eso pasa a ser ambientalismo de pacotilla.
• Pese a demostrar su desconocimiento en el tema energético (el cual requiere conocimientos técnicos y clara visión estratégica), la a.a. deslizó que ella y su grupo quisieran ser referentes para asesorar a personas interesadas en el tema. Eso es un contrasentido insalvable, pues demostró no saber del tema. 
Siguiendo las prédicas de las Potencias Atlantistas, que como ya no tienen ríos donde seguir construyendo nuevas hidroeléctricas, ahora las denostan, los “predicadores” locales de ese ultra ambientalismo semi encubierto, excluyen de todo análisis a las hidroeléctricas, apelando a las demonizaciones del terrorismo ultraecologista. Con esa negativa postura energética, se siguen postergando las grandes hidroeléctricas binacionales ya estudiadas para nuestra región, y aparentemente no se desarrollan acciones para recuperar los ocho proyectos hidroeléctricos de mediana potencia, que en su momento fueron desarrollados por nuestra provincia, siendo hoy aparentemente inhallables esos valiosos estudios, que bien podrían hacer sus factibles aportes para generar energía limpia y tener reservorios de agua, muy importantes en épocas de nuestras recurrentes sequías. 
Y a nivel nacional, las presiones del Sector Atlantista, demoran la necesaria construcción de la Cuarta Gran Central Nuclear, la cual tiene financiación y apoyo tecnológico de China; y algo similar ocurre con otros importantes proyectos en carpeta, que en su momento contaban con concretos ofrecimientos de financiación y respaldos de China y Rusia. 
En ese contexto, los ambientalistas y ultra ecologistas, con libretos dictados desde Gran Bretaña y sus socios estratégicos, festejan la paralización de nuestro Plan Nuclear. 
Cito el acceso al reportaje a la citada ambientalista: https://youtu.be/EkriZVCBwvg 
MGTR. EN GESTIÓN DE LA ENERGÍA CARLOS ANDRÉS ORTIZ 
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos 

sábado, 23 de julio de 2022

 ACERCA DEL VIDEO GOLPISTA DE ALDO RICO

Promoviendo el golpe, diciendo que "los que trabajan son los del "campo" " (acaso todos los que no somos “del campo” no trabajamos), ocultando que el golpe de Estado de 1976 se hizo para imponernos el neoliberalismo -el cual es apátrida por definición, aunque los milicos proceseros y otros desinformados crónicos lo ignoren-; demonizando a quienes se ocupan bien o mal de los desposeídos pero callando ante las maniobras extorsivas de los oligarcas y especuladores. Y repitiendo el verso infame de "empujarnos a ser Cuba, Venezuela e Irán", demostrando ser marioneta de la geopolítica de los anglos. Por supuesto omite, con evidente nula honestidad intelectual, que las Potencias Continentalistas, China y Rusia, apoyan decididamente la postura argentina por Malvinas…y por supuesto Cuba, Venezuela e Irán son aliados de las citadas potencias.

Como típico milico procesero, de pocas entendederas y careciendo del real Sentido de Lo Nacional, omite que han sido tan apátridas y funcionales a los dictados británicos, los milicos golpistas proceseros como los violentos de las guerrillas, siendo ambos sectores perfectamente funcionales a los dictados expuestos sutilmente por el historiador y analista canadiense – británico Harry S. Ferns, quien afirmó que solo por medio de una guerra civil, se podrían destruir los notables avances logrados en Argentina por el peronismo.

Por algo, Rico posa junto a personeros de la peor estofa, del neoliberalismo apátrida, para el cual claramente opera.

Eso es el video de Aldo Rico.

lunes, 18 de julio de 2022

 

EL SISTEMA PARLAMENTARIO COMO INSTRUMENTO

 PARA EL CAOS POLÍTICO PERMANENTE


Título corregido, salvando error de tipeo, del artículo precedente



domingo, 17 de julio de 2022

 EL SISTEMA PARLAMENTARIO COMO INTRUMENTO PARA EL CAOS POLÍTICO PERMANENTE 
En forma sutil y persistente, es perceptible una operatoria mediático – política, que pretende instalar la supuesta necesidad de transformar el sistema de gobierno presidencialista, por el parlamentario, en el cual el Parlamento, o Poder Legislativo, tiene la potestad de imponer sus decisiones e incluso de sacar de sus funciones al presidente, democráticamente elegido. 
Eso implica, en buena medida, que el Poder Legislativo, también elegido por el voto popular, pasa a tener capacidades destituyentes, y en cierta medida a forzar decisiones y orientaciones del Poder Ejecutivo. 
Por supuesto, algunos opinan desde la constructiva buena fe, apoyando el parlamentarismo, pero parecería que no evaluaron el todo. 
Como suele ser muy frecuente en analistas y operadores políticos de mentalidad afín al conservadurismo extremo, cuando no a posturas sutilmente violentas funcionales al establishment, toman como referencia supuestamente contundente e inapelable, al caso del Reino Unido, cuyo eje del poder está en Inglaterra. 
Yendo a bases históricas, imprescindibles en análisis como este, es indudable que la transformación de monarquía absolutista a monarquía parlamentaria, fue una notable evolución positiva en Gran Bretaña, evitando y morigerando los abusos que el absolutismo ocasionó en ese y otros reinos; y puede considerarse la causa principal que evitó que suceda en “La Rubia Albión” algo similar a la muy cruenta Revolución Francesa, con su terrible cuota de sangre, muertes y violencias desatadas hasta un nivel irracional, que incluso tuvo como víctimas a sus principales actores, como Danton y Robespierre. 
Eso llevó a que la monarquía británica, como lo son todas (o casi todas) las que anacrónicamente perduran en el mundo, tenga carácter meramente formal, o si se quiere, “decorativo” del statu quo; mientras el Poder Real, tras bastidores, opera en ambas Cámaras Legislativas, digita al Primer Ministro de turno e influencia decisivamente en sus políticas y acciones. 
De algún modo, aunque el parlamentarismo británico pueda hacer perdurar o eyectar al ejecutivo del Reino Unido, las políticas de fondo no parecen ser afectadas ni en lo mínimo, ni configuran un contexto de inestabilidad o, menos aun, de ingobernabilidad. Se trata de una de las dos principales potencias anglosajonas, las que a la vez evidencian ser el núcleo duro del Poder Real del Bloque Atlantista. En esas potencias, sus respectivos núcleos internos del poder, parecen consolidados y estables. 
Sería no solo peligroso, sino irracional, trazar un paralelismo con los resultados reales, que una eventual transformación de Argentina a un sistema parlamentario pueda ocasionar. 
Como dos de los claros ejemplos de la negatividad del sistema parlamentario en países en los cuales el Poder Real no se encuentra totalmente afianzado, o al menos está en (hasta ahora) permanente discusión, caben analizar los casos de Perú y de Italia. 
El hermano país del Perú, se encuentra sumido en una profunda y persistente crisis política, en cuyo contexto parecería poco menos que imposible la perdurabilidad de ninguna presidencia, pues la institución presidencial está permanentemente jaqueada por el Poder Legislativo, el cual parece operar casi a discreción al contar con poderosos instrumentos legales que le permiten con notable facilidad cuestionar y destituir al presidente, contando en ese proceso con el fogoneo del casi omnipotente poder mediático, el cual a su vez en forma cada vez más abierta parecería ser un mero instrumento de grandes poderes transnacionales, a los cuales les importa y conviene mantener ese contexto de ”ingobernabilidad controlada”. 
Con eso se limita en mucho el posible accionar presidencial, asegurando mantener el statu quo, lo cual torna casi imposible que se transforme positivamente la economía nacional peruana (manteniéndola sujeta al rol de simple proveedor de materias primas), y congelando la realidad social (o agravándola), imposibilitando toda positiva redistribución de la riqueza, con lo que se tienden a petrificar las profundas diferencias sociales, a la vez que se limitan las capacidades para encarar grandes obras públicas que sean instrumentos del desarrollo. 
Queda en claro que, en ese contexto, forzosamente congelado e imposibilitado de cambios profundos, las riquezas peruanas pueden fluir con pocas o ninguna traba al exterior, con solo migajas volcadas a la economía nacional. Parecería que el parlamentarismo allí es un instrumento al servicio del mantenimiento intacto del Poder Real, que operaria sin sobresaltos tras bambalinas. 
Italia, país con el que también nos unen lazos de fuerte afinidad humana y cultural, y con buena parte de nuestra población de ese origen; también adolece de una inestabilidad política crónica, con sucesivas crisis que forzan cambios de Primer Ministro, en cuyo contexto parecería empequeñecerse el rol de ese país en la UE y en el mundo. 
Quedó muy atrás su posicionamiento como 5º o 6º economía mundial, y como una de las naciones referentes del bloque continental; además de evidenciar ser muy limitada la capacidad propia de decisión en temas claves, lo cual parecería advertirse con mayor nitidez en el actual contexto de gran crisis energética, de la consecuente muy seria recesión económica mundial en ciernes, y el muy peligroso desbarranque geopolítico mundial hacia escenarios de violencia que pueden ser dantescamente destructivos. 
Volviendo al caso argentino, la Historia Nacional nos enseña que los poderes colegiados o de estructuras difusas del poder, han sido instrumentos para impedir o destruir los cambios positivos que nos conduzcan al desarrollo y al ejercicio pleno de soberanía. 
En cambio, con liderazgos fuertes e imbuidos de clara Conciencia Nacional, se defendió la soberanía y se superaron las innumerables trabas con las que los sectores ultra conservadores y sus mandantes foráneos, desde siempre buscaron impedir el desarrollo nacional en un marco de dignidad nacional. 
Por supuesto que el sistema presidencialista puede llegar a adolecer de problemas, incluso serios, pero subsanables y de cronicidad evitable. 
En cambio, el parlamentarismo, en un contexto como el de Argentina, casi con seguridad nos llevaría al empantanamiento crónico. Y ese es el escenario que buscan implementar, los que lucran con el subdesarrollo nacional, y el que añoran los sectores oligárquicos y especuladores, que quieren llevarnos a los empujones a las estructuras de tipo feudal, como las que adolecimos en la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del siglo XX. 
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ 
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

jueves, 14 de julio de 2022

 EÓLICAS Y SOLARES ATENTAN CONTRA EL EQUILIBRIO FISCAL 
El título completo debió ser: LOS MÚLTIPLES SUBSIDIOS Y VENTAJAS ABUSIVAS A FAVOR DE LAS EÓLICAS Y SOLARES ATENTAN CONTRA EL EQUILIBRIO FISCAL, pero mejor va abreviado. 
Tema poco o nada conocido por la gran mayoría de los argentinos, y de seguro poco analizado por muchos legisladores que aprobaron distintos instrumentos legales y reglamentarios, que forman un conjunto de ventajas claramente abusivas, sin las cuales esas poco eficientes y costosas energías no podrían existir, al menos no en el forzado crecimiento en que se encuentran. 
Son tan aberrantes esas múltiples abusivas ventajas, que suprimen por completo el riesgo empresario, pasando a ser un pingüe negocio para los poderosos sectores del Poder Financiero, que, una vez ganada una operatoria, tienen rentabilidad asegurada. 
Eso permitió que, en un pasamanos, el grupo formado entre otros pocos, por el expresidente Macri y el exfutbolista Tévez, ganaran en pocas semanas un jugoso monto dolarizado, sin esfuerzo ni riesgo alguno, y sin ningún beneficio para el país. Especulación pura que le dicen…Otros lo calificaron de negociado escandaloso. 
Las leyes aprobadas, claramente por presiones, sutiles o no, de los intereses que buscan promocionar al como sea a ese tipo de generadoras, incluyeron la aberración técnica de excluir caprichosamente del concepto jurídico -y del consecuente paquete de promociones- de “energías renovables” a las hidroeléctricas de más de 60 MW. O sea que la definición legal se da de bruces contra la clara definición técnica, pues queda en claro que todas las usinas hidroeléctricas producen energía de tipo renovable. Además de diversos subsidios y ventajas impositivas (de los que no gozan otras tecnologías de generación), lo más abusivo es la prioridad en el despacho de energía, sin importar que existan otras alternativas de generación más económicas y eficientes. 
O sea, se está condenando a los usuarios argentinos a soportar en un horizonte muy cercano, tarifas más caras, o en su defecto, que las diferencias de precios sean pagadas por el Estado Nacional, con lo cual se estarán malgastando recursos que deberían ser prioritarios para otros destinos de necesidades muy acentuadas, sobre todo en el marco de extremo cuidado fiscal al que nos somete el enorme endeudamiento con el FMI. 
Dicho en castellano más simple, las abusivas y prebendarias ventajas concedidas a las energías eólica y solar, son una injusta y crecientemente pesada carga que soporta el Estado Nacional, y que es atentatoria contra la política de equilibrio fiscal. Y obligar a los usuarios a consumir energía más cara, quitará competitividad a la economía argentina. 
Esa metodología de presionar fuertemente para ir obteniendo sucesivas ventajas, y de atacar en forma más que acentuada, a quienes no se subordinan a los “mandatos” de ONGs ultra ecologistas, medios periodísticos creados ad hoc, y sobre todo a las presiones de entes supranacionales (como el Acuerdo de París, que obliga a promover esas tecnologías de generación), se verifican en toda Íbero América, en África, en Asia, y en la propia Unión Europea. 
En nuestra Gran Región Íbero Americana, el presidente de México, AMLO (Andrés Manuel López Obrador), junto con otras reformas del Sector Eléctrico - muy afectado por precedentes medidas de corte neoliberal-, pretendió invertir el orden de prioridad en el despacho de energía eléctrica, buscando con toda lógica privilegiar a las energías más económicas, dejando en el último lugar a las costosas “renovables sesgadas” eólicas y solares. Pero las presiones deben haber sido brutales, y los legisladores no acompañaron el valioso proyecto de AMLO. 
Son tan fuertes esas presiones, de los nada inocentes fuertes intereses vinculados con eólicas y solares, con sus fuerzas de choque del ecologismo cavernario, que incluso Alemania y España, cayeron doblegadas aceptando dócilmente las nocivas imposiciones de apostar en forma irracionalmente muy acentuada, por esas falsas “grandes soluciones” … y como apostaron a perdedor, están pagando las consecuencias; sobre todo ahora en el desmadre de la guerra. 
Pero hispanos y germanos ya venían sobrellevando problemas técnicos por las instables “renovables sesgadas” y por los crecientes costos fiscales que provocan, con sus habituales marañas de subsidios y ventajas abusivas. 
Según datos obtenidos “off the record” pero de buena fuente, en España, el respaldo en caliente (o sea con equipos funcionando), es casi equivalente a la totalidad de la generación de las “renovables”, lo cual implica elevados costos ambientales y económicos, que son consecuencia directa de las “renovables”, pero no los computan a las mismas. 
Para una más fácil comprensión, el respaldo de eólicas y solares, en España, está basado en equipos termoeléctricos (que consumen petróleo o gas, y por lo tanto emiten contaminación), que funcionan permanentemente solo para cubrir los baches de generación y estabilizar fluctuaciones en el voltaje; con lo cual, además de los costos económicos, se incurre en costos ambientales vinculados directamente a las generaciones eólica y solar…que no se computan como tales. 
Eólicas y solares no solo son muy caras por kWh, necesitando fuertes subvenciones, que complicaron al presupuesto de España cuando la crisis económica precedente; además están volviendo comparativamente costosa a la energía eléctrica, a costa de sus usuarios, entre ellos la industria. 
Alemania tiene más espaldas económicas para soportar los costos incrementales que ocasionan esas energías, pero como sea, los costos crecientes de la electricidad van restando competitividad, sobre todo frente a otros jugadores de peso, exportadores de manufacturas, en particular China, Francia y EEUU, entre otros. O sea, las falsas “soluciones renovables” afectan en considerable medida los presupuestos nacionales y las economías de España y Alemania, pese a que todos parecen hacerse los distraídos. 
Pero lo totalmente irracional, es pretender reemplazar Energía de Base, mucho más eficiente y menos costosa, como la nuclear (de la cual Alemania y España renegaron); y a cuya consecuencia, silenciosamente, pasaron a depender en forma crecientemente acentuada del gas, y en algo menor medida, del petróleo. 
Y en el contexto de la actual guerra entre la OTAN y Rusia (con Ucrania como chivo expiatorio), el tema energético se le complicó en gran medida a la Unión Europea, mientras que uno de los grandes fogoneadores de esa guerra, EEUU, se beneficia aumentando sus exportaciones de gas, mucho más caro pues debe transportarse en buques metaneros, con toda la compleja logística vinculada. 
Carestía que pagan los miembros de la UE. 
Y en lo que parecería el colmo de las incoherencias geopolíticas, en el minué de acciones que parecerían propias de improvisados en vez de afiatados diplomáticos (que se supone deberían ser los de la Unión Europea), cuesta entender si tiene lógica que esos dos países (Alemania y España) hayan enviado armas a Ucrania, para después tener que seguir dependiendo (y aumentando) las importaciones de gas ruso. ¿Hipocresía o total improvisación? 
La rotura de una turbina, clave para el funcionamiento del gran gasoducto Nord Stream 1, que provee directamente gas ruso a Alemania, dejó muchas incoherencias al desnudo, por parte de la UE y la OTAN. Se señalan las más relevantes. 
• En el corto y posiblemente en el mediano plazo, la UE, y sobre todo su principal economía, Alemania, no tienen alternativas técnicamente factibles, para dejar de depender del gas ruso, preponderante en su matriz energética. 
• Ante las casi desesperadas urgencias germanas, y pese a la oposición de la Ucrania de Zelensky, Canadá terminó dejando de lado “excepcionalmente” las sanciones que la OTAN dispuso contra Rusia, y envió la turbina para normalizar el funcionamiento del Nord Stream 1. 
• Los sucesivos paquetes de sanciones de la OTAN contra Rusia, parecen afectar mucho más a los sancionadores que al Oso Ruso. • Es más que evidente la total inutilidad de las “renovables sesgadas” eólicas y solares, para reemplazar al gas y al petróleo, pues aquellas son fluctuantes, no programables y por lo tanto no aptas como Energías de Base; como sí lo son las Energías Termoeléctrica, Nuclear e Hidroeléctrica. 
• Son estruendosos los silencios de los usualmente muy vocingleros promotores de las “renovables sesgadas”, que con esos silencios pretenden tapar las ahora muy evidentes falencias y limitaciones insalvables de las costosas, ineficientes y nada limpias, energías eólica y solar. 
Siendo posiblemente muy complejo y judicialmente embrollado cancelar los subsidios y otras ventajas abusivas ya acordadas por el Estado Nacional de Argentina a las ya licitadas instalaciones eólicas y solares; es en cambio muy necesario y urgente, eliminar esas ventajas prebendarias para licitaciones aun no acordadas, cortando la sangría de recursos que, en el colmo de las incoherencias, financian a nuevas generadoras que no son “limpias” ambientalmente, ni menos aun eficientes técnicamente, ni tampoco económicas. 
Queda en claro que, para consumos aislados, lejos de redes eléctricas, y provistas de baterías, las generadoras eólicas y solares, pueden ser soluciones puntuales. 
Es un rol muy diferente que el que masivamente pretenden instalar en el Sistema Interconectado Nacional, en el cual las severas limitaciones de las “renovables sesgadas” fueron explicadas precedentemente.
 MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ 
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

sábado, 9 de julio de 2022

LAS EÓLICAS Y SOLARES NO SON ENERGIAS LIMPIAS 
Entre las muchas falsedades difundidas masivamente por los poderosos intereses creados, que promocionan a ultranza las usinas eólicas y solares, se repite cuan mantra pretendidamente indiscutible que son “energías limpias”, lo cual es una aberrante y maliciosa afirmación. 
Claramente, no son “limpias”, pero para presentarlas así, solo consideran el mero proceso de generación eléctrica, dejando de lado todos los muchos y considerables costos ambientales pre y post generación, lo cual es técnicamente por lo menos un grueso error, sino una evidente maniobra de ocultamiento, de maquillaje para tapar lo impresentable que tira por tierra la imagen supuestamente impoluta que, sin inocencia alguna, sus promotores instalaron. Analicemos: 
• Las superficies afectadas por las propias centrales “renovables sesgadas”, en función de sus muy bajos rendimientos, medidos en energía generada, las solares en particular, no resisten ninguna comparación con otras tecnologías de generación eléctrica, como las hidros, nucleares y las termoeléctricas. Ese dato, contundente en sí mismo, puede no ser relevante en zonas desérticas o poco habitadas, como La Puna y diversos puntos cordilleranos, pero es esencial en provincias con relativa alta densidad demográfica y con tierras escasas y costosas, por ejemplo en Misiones. 
• También las eólicas ocupan mucho espacio, que pasa a ser desproporcionado, pues no solo debe computarse el de cada molino, sino también las amplias zonas circundantes, que, por seguridad, quedan excluidas de toda actividad humana, incluyendo en ello viviendas y áreas de esparcimiento, la agricultura y la ganadería. Esas áreas vedadas son considerables, y varían según las legislaciones de cada país, llegando a superficies de algunos cientos de metros a la redonda, en torno a cada torre. En los casos de parques eólicos, las superficies vedadas llegan a ser muy extensas. Esa superficie vedada tiene un doble motivo: los ruidos molestos de las aspas girando; y los desprendimientos de partes (y de hielo en áreas frías), los cuales pasan a ser proyectiles que pueden impactar a personas, animales y cultivos. 
• Las superficies afectadas a eólicas y solares, también sufren serios impactos ambientales. Las eólicas necesitan enormes plataformas de cemento armado, las que quedan más allá de las cortas vidas útiles, pasando a ser áreas desérticas casi a perpetuidad. Y los parques solares, supuestamente tan “ecológicos”, ocupan proporcionalmente grandes extensiones, que quedan vedadas quitando espacios verdes, incluso en sus entornos, pues las sombras de árboles cercanos afectarían sus ya pobres desempeños, por lo que deben ser mutilados o directamente eliminados. 
• Una muletilla habitual, es repetir como mantra que “el sol y el viento son gratis y usándolos no se contamina”. Por cierto, que las generaciones eólica y solar no son “gratis”, siendo en realidad muy costosas por kWh. Pero en lo ambiental, amañadamente, sus promotores solo consideran aisladamente el propio proceso de generación de energía, sacando de la ecuación ambiental a todos los muchos y elevados costos ambientales que son consecuencias de esas generaciones falsamente limpias. Todo el proceso de fabricación, transporte, instalación, mantenimiento y desguace final, tiene una larga y abultada “huella de carbono”, que esos procesos causan. Y además, el desguace o disposición final, tiene otros elevados costos ambientales, que los ultra ecologistas y otros promotores de las “renovables sesgadas”, omiten; sea por ignorancia, o por cómplice ocultamiento. 
• La disposición final de las abultadas chatarras de muy difícil manejo, en que se convierten las eólicas, al término de sus relativamente cortas vidas útiles, es un serio problema, tanto desde lo estrictamente ambiental, como en lo económico. De por sí, desarmar las voluminosas torres eólicas, con sus gigantescas aspas y otros componentes, es un proceso muy complejo, con costos ambientales en el proceso mismo de desguace, pero también en lo que hace a la disposición final de los componentes. Las partes mecánicas, embebidas en lubricantes y otros componentes tóxicos, terminan en basurales o chatarreros al aire libre, en los cuales el viento y las lluvias vuelcan esos componentes tóxicos, pasando a contaminar la tierra y las aguas de lluvias y de escurrimiento subterráneo. Y las gigantescas aspas, difíciles de ser desguazadas para sus improbables reutilizaciones como materias primas para otros procesos industriales, suelen terminar tiradas en los entornos de sus emplazamientos, como voluminosas basuras y refugios de alimañas. Eso provocó problemas y quejas en España, lo cual fue tratado con sordina, seguramente por “presiones” de los grupos de poder económico que lucran con las promociones a ultranza de las eólicas. • Las chatarras en que se convierten los paneles solares, son también un problema de complejo tratamiento, que parece no ser tenido en cuenta, pese a los elevados riesgos ambientales que pueden ocasionar. Los paneles tienen, entre sus componentes, tierras raras, algunas de las cuales son fuertemente tóxicas para el ser humano. Si no se tratan con sumo cuidado (lo cual no se suele hacer, pues es costoso), esas tierras raras, algunas radioactivas, terminan siendo nocivas en el entorno. Lo propio habría que hacer con los vidrios y otras partes en contacto con esas tierras raras. Los propios vidrios, muchas veces se rompen, y por “simplicidad operativa” los filosos pedazos pueden terminar diseminados en el entorno. ¡Son costos ambientales encubiertos! 
• El mantenimiento de eólicas y solares, también es fuente potencial y prácticamente certera, de serios costos ambientales, así como de serios accidentes humanos y otros problemas, que nunca computan los promotores a ultranza de esas generadoras; y que casi todos los comunicadores sociales y otros responsables públicos (como los legisladores que aprueban esas instalaciones, desconocen, o no les dan las debidas importancias). Por caso, las reparaciones de los elementos mecánicos de las eólicas, se deben hacer a grandes alturas, lo cual es fuente potencial de graves accidentes, y las piezas desechadas, contaminadas con lubricantes y otros elementos, suelen terminar tiradas por error o desaprensión, en sus entornos. 
• Un tema esencial, especialmente ocultado por los que pretenden imponernos al como sea las dudosas “grandes soluciones” de eólicas y solares, es lo vinculado con sus insalvables intermitencias (o sea que se “prenden y apagan” o varían abruptamente el voltaje, según el sol y los vientos cambian), lo que tiene varias consecuencias negativas. Esas intermitencias hacen a esas energías solo aptas como meros Complementos, y nunca como energías de Base, lo cual limita mucho sus reales potencialidades. Pero además, para estabilizar las energías que producen eólicas y solares, evitando bruscas alteraciones en el voltaje, y para tapar sus abruptas salidas de servicio, necesitan contar con el respaldo (en caliente, o sea funcionando), de una Central de Base, generalmente turbinas de gas o ciclos combinados, los cuales consumen petróleo o gas, o sea contaminan. Con lógica técnica, esa contaminación debe ser computada y achacada a las “renovables sesgadas” eólicas y solares, pues se vinculan a las mismas. Pero, contra toda lógica técnica, los tecnócratas y periodistas promotores de estas poco eficientes usinas, omiten ese cómputo de costos ambientales que deben ser atribuidos a las falsamente limpias “energías renovables sesgadas”. 
El tema no se agota, pero en mérito a la brevedad, acotemos el listado de costos ambientales de las nada limpias energías eólica y solar. 
Caben sí, tres observaciones. 
1 – La severísima crisis energética europea, demuestra la total inutilidad de eólicas y solares para sustituir a las energías de base. Por eso no pueden suplir las muy acentuadas carencias en los suministros de gas y de petróleo, insumos de Usinas de Base de tipo termoeléctrico. En particular, Alemania está pagando muy cara su irracional adhesión a los postulados de tipo talibánico de los “verdes ultras”, que vociferaron poder reemplazar a las canceladas Usinas de Base nucleares con los “ventiladores” eólicos y los “espejitos de colores” solares. 
2 – Es muy evidente que el Acuerdo de Paris, que pretende obligar a instalaciones masivas y compulsivas de eólicas y solares (que hoy, ante la severísima crisis, los europeos -para ellos- dejan de lado, pasando a considerar “ambientalmente positivas” al gas natural y a la energía nuclear), es otra maniobra del neocolonialismo del siglo XXI, para obligarnos a los subdesarrollados a aceptar costosas y muy poco eficientes inversiones en eólicas y solares, lo cual tendrá efectos a varias puntas: por una parte, seguir con el negocio de ventas de esos equipos, en parte a ser provistos por los europeos y sus socios Atlantistas; y por otra, atarnos al subdesarrollo crónico, con el salvavidas de plomo de energías muy caras y muy poco eficientes, provocando caos en nuestras matrices eléctricas. 
3 – En Argentina, urge anular las leyes de promoción a ultranza de las “renovables sesgadas” (son sesgadas, pues omiten del concepto de renovables a las hidroeléctricas de más de 60 MW), y con esa anulación terminar con las costosas prebendas de subsidios, despacho de energías “renovables” privilegiadas sin importar el costo, y otras ventajas abusivas, con las que se disimulan los muy altos costos reales de esas energías. Prebendarias ventajas incompatibles con la necesaria cuidadosa administración de los escasos recursos de nuestro Estado Nacional. 
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ 
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos